Connect with us

Mundo

Cómo el Estado más poblado de EE.UU. logró reducir la violencia con armas

Un gran número de armas fue incautado. Foto: CNN

Un gran número de armas fue incautado. Foto: CNN

California ha puesto en práctica desde hace años algunas de las políticas de regulación que el presidente Joe Biden pide al Congreso adoptar ahora.

El 26 de mayo de 2021, un empleado de 57 años de la red de transporte de la ciudad de San José entró a un patio de trenes y mató a nueve compañeros. Después se suicidó. Aquella matanza fue un duro golpe de realidad para California, el Estado con la regulación de armas más estricta de Estados Unidos. Después de tragedias como la de Búfalo o la escuela primaria de Uvalde, en Texas, el país mira al oeste para tener un referente en el control de armas. Las leyes que han sido aprobadas en este territorio desde 1989 han dado resultados, dicen las autoridades locales. Esto a pesar de que California no pueda sacudirse del todo uno de los grandes males de la nación: el Estado sufre un tiroteo masivo —cualquier incidente armado con al menos cuatro heridos o muertos— cada ocho días.

Samuel James Cassidy, el autor de la matanza de San José, perpetró el tiroteo en 10 minutos con tres pistolas semiautomáticas obtenidas legalmente y cargadores de gran capacidad, accesorios prohibidos en California. A diferencia de la mayoría de las matanzas masivas recientes, en esta no se utilizó el rifle AR 15, una popular arma entre los aficionados que provoca un enorme daño.

Los rifles de asalto llevan 23 años prohibidos en la región. Las autoridades estatales cambiaron las normas después de que un hombre asesinara en julio de 1993, en solo 15 minutos, a ocho personas e hiriera a otras seis en un bloque de oficinas ubicado en el número 101 de la calle California, en San Francisco. Este tiroteo múltiple fue un parteaguas que provocó la más ambiciosa regulación en el Estado. Seis años más tarde, en julio de 1999, el gobernador Gray Davis, un veterano de la guerra de Vietnam, promulgó la ley más dura en todo el país contra los rifles de asalto. “Amigos, las armas matan gente. Y los rifles de asalto son un asalto a nuestros valores comunes. Hoy California responde”, dijo el mandatario el día de la entrada en vigor de la norma, apenas unos meses después de la pesadilla de Columbine.

California, con casi 40 millones de habitantes, es el Estado de la Unión con la regulación de armas más estricta, según la calificación otorgada por Giffords, un reputado centro partidario de la regulación de las armas que toma su nombre de Gabrielle Giffords, una congresista de Arizona que sobrevivió un atentado hace 11 años. En California, nadie menor de 21 años puede hacerse con un arma, no se permite estar armado en público (a diferencia de Texas) y para poseer un arma se requiere una licencia expedida por la policía local, algo extremadamente difícil en algunos grandes núcleos urbanos. El diseño legal también permite a jueces ordenar la incautación de las armas de las personas que representan una amenaza para sus familiares o la sociedad.

Episodios como los que se vivieron en Uvalde, Búfalo o Laguna Woods representan el 3% de los homicidios en el Estado más poblado de Estados Unidos. Los californianos tienen 25% menos probabilidades de morir en un tiroteo masivo que los habitantes de Wyoming, Carolina del Sur, Misisipi o Missouri. De acuerdo con el Instituto de Políticas Públicas de California, la región tiene una tasa de homicidios en este tipo de incidentes de 1,4 personas por cada millón de habitantes, un 37% menos que la media nacional. En resumen, es el séptimo Estado con menos víctimas de violencia armada en todo el país, a pesar de ser el más poblado de la nación.

Fuente: El País.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!