Conectáte con nosotros

Mundo

Así está Brasil de cara a las elecciones presidenciales

Elecciones presidenciales en Brasil. Foto: CNN

Elecciones presidenciales en Brasil. Foto: CNN

Esto es lo que debes saber de Brasil, el país más grande en extensión y con más población de América Latina, que se extiende desde la cuenca del Amazonas hasta los viñedos y las cataratas de Iguazú, en Sudamérica. Este país celebra elecciones presidenciales el 2 de octubre.

Esto debes saber. (Con datos del CIA World Factbook)
Área: 8.515.770 km2. Es el sexto territorio más grande en área después de Rusia, la Antarctica , Canadá, Estados Unidos y China.

Población: 217,2 millones de habitantes estimados a 2022.

Fronteras: Argentina 1.263 km; Bolivia, 3.403 km; Colombia 1.790 km; Guyana Francesa 649 km; Guyana 1.308 km; Paraguay 1.371 km; Peru 2.659 km; Suriname 515 km; Uruguay 1.050 km; Venezuela 2.137 km.

Edad media: 33,2 años.

Capital: Brasilia.

Grupos étnicos: Blancos (47,7%), mestizos (43,1%), negros (7,6%), asiáticos (1,1%), indígenas (0,4%). (estimado a 2010)

Lenguajes: El portugués es el idioma oficial y el más hablado en el país, sin embargo, también se habla español (en áreas fronterizas y como segunda lengua en colegios), así como alemán, japonés, italiano e inglés. También se habla algunas lenguas indígenas.

Tasa de desempleo: 9,3% para el segundo trimestre de 2022, el mayor nivel de desempleo desde 2012, según reporte Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas, citado por la estatal Agencia Brasil.

Tasa de pobreza: Alcanzó el 23,7% en 2021, que representa casi unos 20 millones de brasileños, según un estudio de agosto de 2022 de la Universidad Católica de Rio Grande do Sur, el Observatorio de Metrópolis y la Red de Observatorios de Deuda Social, reportado por Agencia Brasil. El porcentaje de pobreza en 2014 fue del 16%.

¿Cómo se viven las elecciones en Brasil?

La elección presidencial de 2022 enfrenta a Jair Bolsonaro, un exmilitar y líder de derecha que gobierna el país desde 2019 y a Luis Inácio Lula Da Silva, uno de los políticos más carismáticos de Brasil, que gobernó el país 2003 y 2010.

Durante la pandemia de covid-19, Brasil reportó 34,6 millones de casos y poco más de 685.000 muertos desde marzo de 2020 hasta finales de septiembre de 2022, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

La selección de fútbol de Brasil es catalogada como una de las mejores del mundo. Es el equipo nacional que más mundiales de fútbol ha ganado, con cinco títulos mundiales en la categoría masculina, que ocupa el puesto número 1 en la clasificación mundial de la FIFA.

Hechos históricos

Brasil pasó más de tres siglos bajo el dominio de Portugal y alcanzó su independencia en 1822, manteniendo un sistema monárquico de gobierno hasta la abolición de la esclavitud en 1888. Luego se proclamó como una república en 1889.

El país estuvo bajo una dictadura militar durante 21 años, entre 1964 y 1985. Una de las sobrevivientes notables fue la expresidenta Dilma Rousseff (2011-2016). La tortura y los asesinatos bajo la dictadura militar fueron en una escala mucho menor que las atrocidades dictatoriales en los vecinos Argentina y Chile pero, según Human Rights Watch, al menos 475 personas desaparecieron durante ese período. Otros miles fueron detenidos y torturados.

Desde su independencia hasta 1930, los exportadores de café del país dominaron la política del país. Ese año, el líder populista Getulio Vargas, uno de los políticos más importantes del siglo XX. Vargas gobernó Brasil de diferentes maneras: fue jefe de gobierno provisional después de la Revolución de 1930; fue presidente elegido de forma indirecta en 1934; luego instauró una dictadura con la que estuvo en el poder entre 1937 y 1945; y finalmente fue reelegido democráticamente como presidente en 1951. El 24 de agosto de 1954,Vargas se quitó la vida de un disparo en su cuarto del Palacio de Catete, en Río de Janeiro, donde gobernó por 19 años.

Según la brasileña Fundación Getulio Vargas (FGV), el entonces presidente dejó una carta de despedida con su firma en la que explicaba las razones que le habían llevado a quitarse la vida: “Grupos internacionales cuyos intereses el gobierno contraria, aliados a grupos nacionales que se oponían a lo que Vargas definía como ‘el régimen de garantía del trabajar”.

Vargas acusaba a los enemigos de Brasil de ser los responsables de su suicidio, una decisión que produjo “sensibles alteraciones en los rumbos políticos del país”, según la FGV.

Economía

Es el país más grande y poblado de América del Sur. A finales del siglo XX vio un periodo de dificultades financieras, pero bajo la presidencia de Lula, durante la primera década de los 2000, el país obtuvo un estatus como uno de los países emergentes más fuertes del mundo, según el FactBook de la CIA.

Después de varias décadas de prosperidad económica, la superabundancia de petróleo de la década de 1980 abofeteó a Brasil con una deuda externa vertiginosa, una moneda drásticamente devaluada e hiperinflación de más del 200%. Durante la siguiente década, los brasileños sufrieron congelamientos salariales, precios de los alimentos que se dispararon y estantes vacíos.

Casos de corrupción

Brasil fue sacudido por el megaescándalo de corrupción —junto a otros países de América Latina— por el llamado caso Lava Jato.

La mayor investigación sobre corrupción en la historia del país, el caso Lava Jato, es la mayor investigación de corrupción de la historia de Brasil. Inició en marzo de 2014 y desde entonces se descubrió una red de corrupción masiva que incluía a ejecutivos de Petrobras, intermediarios, políticos de diversos partidos y cúpulas directivas de las mayores constructoras de Brasil.

Los tentáculos internacionales de Lava Jato quedaron en evidencia en diciembre de 2016, cuando el Departamento de Justicia de Estados Unidos señaló a 12 países, 10 en LATAM de haber recibido más de 788 millones de dólares en coimas por parte de la constructora brasileña Odebrecht a cambio de más de cien contratos.

Solo en Brasil se pagaron 349 millones de dólares en sobornos, mientras que los pagos en los otros once países ascendieron a 439 millones, según las cifras entregadas por el Departamento de Justicia de EE.UU.

Tras la pandemia de coronavirus, el país enfrentó una de las peores recesiones económicas de la su historia. Millones de personas perdieron el empleo, la inflación aumentó, e innumerables empresas cerraron mientras la gente pasaba hambre. “Es la nueva década perdida, peor que la de los 80”, dijo a CNN Claudio Considera, economista y coordinador del Centro de Cuentas Nacionales de la Fundación Getulio Vargas.

La deforestación del Amazonas es por estos días una de las problemáticas más importantes del país. Expertos dicen que las actividades ilegales en el Amazonas brasileño y la deforestación están ganando fuerza en los últimos meses del gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

Una convulsionada política en los últimos años

La presidenta Dilma Rousseff fue destituida de su cargo en agosto de 2016 por el Senado. La expresidenta enfrentó un juicio político por decretos que alteraron el presupuesto de la nación. Fue acusada de modificar ilegalmente cuentas antes de su reelección en 2014 para ocultar un déficit en el presupuesto y seguir financiando programas sociales populares.

Rouseff ha dicho que es no cometió ningún delito del que se le acusa: “Sé que seré juzgada, pero mi conciencia está tranquila. No tengo nada que esconder”, dijo entonces.

Tras la destitución de Rousseff, su vicepresidente Michell Temer, a quien Rousseff acusó como uno de los cabecillas de un complot que buscaría su defenestración, asumió la presidencia de Brasil desde 2016 hasta 2018. Temer negó las acusaciones de complot en su cargo.

Temer también enfrentó pedidos de juicio político por el mismo caso de maquillaje fiscal por el que se juzgó a Rousseff, donde lo señalaron como corresponsable, aunque él alegó que no tuvo responsabilidad en las presuntas irregularidades.

El expresidente Lula Da Silva, quien sobrevivió a un cáncer de garganta en 2011, fue condenado por corrupción y lavado de dinero en 2017, en la Operación Lava Jato. Sus problemas legales continuaron hasta abril de 2018, cuando se entregó a las autoridades federales y comenzó a cumplir una condena de 12 años de prisión.

Sin embargo, en marzo de 2021, un tribunal anuló sus condenas, despejando el camino para su volver a la política.

De cara a las elecciones presidenciales de 2022, Bolsonaro ha atacado las instituciones democráticas, restado importancia a la gravedad del covid-19 y atacado las protecciones ambientales, además de revivir las divisiones de la era de la Guerra Fría para pintar a los opositores como comunistas.

En contraste, la campaña de Lula Da Silva está tratando de ampliar su coalición electoral nombrando al centrista Geraldo Alckmin como su compañero de fórmula en una candidatura titulada “Unidos por Brasil”, un intento de superar las dudas de muchos brasileños hacia su izquierdista Partido de los Trabajadores, debido a sus vínculos pasados con escándalos de corrupción.

La primera vuelta presidencial en Brasil será el 2 de octubre. Allí se elegirá quien gobernará el país entre 2023 y 2026.

Fuente: BBC Mundo.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!