Conectáte con nosotros

Mundo

La educación es la gran desaparecida de la campaña de Lula y Bolsonaro en Brasil

Pese al alarmante analfabetismo, es uno de los importantes temas que no se han debatido suficiente con vistas al ballotage del 30 de octubre.

Aula de una escuela en Brasilia. Foto: Infobae

Aula de una escuela en Brasilia. Foto: Infobae

Si ha habido un gran ausente hasta ahora en la campaña electoral brasileña del 30 de octubre para elegir quién será entre Luiz Inácio Lula da Silva y Jair Messias Bolsonaro el próximo presidente, es el tema de la educación escolar. Ha sido derrotado en los mítines, en los debates televisados, pero también en los programas que los dos candidatos han tenido que registrar, como exige la ley, en el sitio del Tribunal Superior Electoral (TSE). Pero, sobre todo, la educación ha sido derrotada en los últimos 20 años de políticas, donde, a pesar de todo, el gobierno de turno ha invertido mal en el único sector que podría transformar radicalmente las gigantescas desigualdades económicas de la sociedad brasileña, es decir, la escuela pública.

Los números confirman el fracaso. En la región más pobre del país, el nordeste, la tasa actual de analfabetismo es del 13,9%, según la Encuesta Nacional Continua de Hogares (PNAD Contínua). Las cifras son de 2019 y el hecho de que sean las más recientes confirma que no hay un interés real para resolver el problema. En los demás estados, las cifras descienden pero siguen siendo elevadas, con una media del 6,6%, un porcentaje superior al de otros países de la región, como Argentina y Colombia. Según el censo brasileño de 2010, hay unos 11 millones de brasileños que no saben leer ni escribir. Y luego está la aparición del analfabetismo de retorno, es decir, personas alfabetizadas que tienen dificultades para leer textos sencillos por falta de práctica. Precisamente contra el analfabetismo de los nordestinos que votaron a Lula arremetió Bolsonaro tras la primera vuelta, desatando comprensiblemente mucha indignación.

Más allá de los latiguillos y los insultos, llama la atención el vacío de ideas sobre el tema de los dos candidatos. El único debate televisado de la segunda fase de esta campaña electoral en el que el presidente se enfrentó al aspirante Lula fue una decepción en lo que respecta al tema de la educación. El tan citado Plan Nacional de Educación (PNA) parece ser más un objetivo teórico que una realidad en construcción.

“Fuimos el gobierno que más creó universidades y escuelas técnicas en este país”, dijo Lula ante las cámaras. Bolsonaro, que sin embargo se ha enfrentado a una pandemia en la que la educación ha sido sacrificada en todo el mundo, ensalzó una aplicación propuesta por su gobierno, el “Grapho Game”, que “alfabetiza a los niños en seis meses”. Sin embargo, muchos educadores le señalaron que esta herramienta, sin la interacción con un profesor y la instrucción sistemática, “no es capaz de alfabetizar por sí sola”.

Si se observan las propuestas presentadas al TSE por los dos candidatos, sorprende la total generalidad de los argumentos en un país donde la educación debería ser, en cambio, la prioridad absoluta. Lula ni siquiera menciona la palabra “profesores” y sigue defendiendo las cuotas sociales y raciales, pero sólo para la escuela secundaria. Se trata de una decisión de hace diez años que en su momento sirvió para abrir simbólicamente una brecha de oportunidades, pero que favorece una discriminación de retorno porque quienes no han disfrutado de una educación de calidad desde el inicio de su escolarización se verán penalizados por el mundo laboral con salarios y tareas inferiores, con el mismo título. Lo que falta es una idea de reforma estructural y cualitativa de la enseñanza pública primaria.

En su programa, Lula quiere “fortalecer la educación pública universal, democrática, gratuita, de calidad, laica e inclusiva, con la valorización y el reconocimiento público de sus profesionales”. Lo que falta, sin embargo, son los detalles y la procedencia del dinero. Hoy en día, los profesores públicos son una de las categorías más maltratadas del país en términos de remuneración. En 2022, su tope salarial aumentó sí un 33 %, pero sigue siendo bajo en comparación con otras categorías. Un profesor de primaria que da 40 horas de clases a la semana gana hoy una media de 3.800 reales en Brasil, unos 700 dólares, en un país donde el subsidio para los pobres es de unos 600 reales, unos 115 dólares.

En cuanto a Bolsonaro, está claramente escrito en su programa que “los padres son los principales actores en la educación de los niños y no el Estado” en un país donde muchas familias son monoparentales y en los segmentos más pobres de la población los niños ayudan a la familia con su trabajo informal. Gran defensor del homeschooling, o educación en el hogar, Bolsonaro quiere “dar prioridad a las materias escolares más importantes, entre ellas las matemáticas y el portugués, sin connotaciones ideológicas que distorsionan la percepción del mundo de los jóvenes y crean decepción” cuando los estudiantes van luego a buscar trabajo. Si es reelegido, promete la democratización de Internet en las escuelas y la construcción de nuevas guarderías.

Pero no faltaron las quejas de recortes en los fondos de investigación. Además, en junio, el ex ministros de Educación de Bolsonaro, Milton Ribeiro, un pastor evangélico, fue detenido junto con otros cuatro pastores con la acusación de solicitar sobornos a cambio de fondos ministeriales.

El problema de la educación, en realidad, no es sólo de Bolsonaro, sino que ha atravesado todos los gobiernos durante al menos los últimos 20 años. En la última edición del Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (Pisa) en 2018, los datos revelaron un escenario preocupante, ya que dos tercios de los brasileños de quince años muestran nociones muy insuficientes en matemáticas y tienen dificultades para leer y comprender textos.

Para Andreas Schleicher, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y creador del Pisa, “la educación de hoy será la economía de mañana, pero desgraciadamente no creo que la educación haya sido una gran prioridad en Brasil”. El problema, sin embargo, no es el dinero.

Según Schleicher, “Brasil gasta cinco veces más en un estudiante universitario que en un alumno de primaria, es decir, se da mucho a los que consiguen sobrevivir hasta el final del sistema escolar” mientras que “es en los niños en los que debemos invertir, desde el principio de la carrera escolar”.

Para que Brasil salga de este impasse, que sólo amplía la brecha social, es necesario que gane quien gane las elecciones se comprometa a crear políticas educativas de calidad, aunque estos temas se hayan mantenido en segundo plano durante la campaña. Y después de la votación para elegir el próximo presidente de Brasil, todas las miradas de profesores y estudiantes estarán puestas en el Examen Nacional de Educación Superior (Enem), que se celebrará sólo dos semanas después de la segunda vuelta, el 13 de noviembre.

Con los juegos electorales ya terminados, los estudiantes serán esta vez libres de citar a Lula o Bolsonaro si lo desean en la disertación del examen, pero – advierten los profesores – “es esencial que la referencia esté bien motivada y vinculada al tema central del texto”.

Fuente: Infobae.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!