Connect with us

Conflicto entre Rusia y Ucrania

Xi Jinping defiende ante Bachelet los avances de China en derechos humanos

Michellet Bachelet y Xi Jinping. Foto: El País

Michellet Bachelet y Xi Jinping. Foto: El País

La alta comisionada de la ONU realiza una gira por el gigante asiático que incluye una visita a Xinjiang para comprobar sobre el terreno la situación de la minoría uigur.

El presidente chino, ONU, lanzó este miércoles una insistente defensa de los avances de su país en el respeto de los derechos humanos, en una reunión virtual con la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet. La representante de Naciones Unidas se encuentra en China en una visita de una semana que tiene como eje un recorrido por la región de Xinjiang, en el noreste, para intentar conocer el trato que reciben la etnia uigur y otras minorías musulmanas, entre denuncias de gobiernos y ONG de graves abusos contra esas comunidades.

La visita de Bachelet coincide con la publicación, por parte de un consorcio de medios de 11 países, entre los que se encuentra El País, de miles de fotografías y documentos que ilustran la campaña de represión sistemática de Pekín contra la minoría uigur. Centenares de miles de personas fueron enviadas a centros que Pekín asegura que eran escuelas de formación profesional para luchar contra el extremismo y que los defensores de derechos humanos sostienen que son centros de reeducación donde los internos son sometidos con frecuencia a maltratos.

China sostiene que, en cualquier caso, la mayor parte de esas instalaciones se cerraron o cambiaron de uso y los internos han regresado a casa. Pero las ONG extranjeras sostienen que al menos una parte continúan operando como prisiones o centros de alta seguridad, y que los internos “graduados” son en muchos casos obligados a trabajo forzoso en industrias como el algodón.

Sin mencionar en ningún momento a Xinjiang ni la visita de la alta funcionaria a la región, el presidente chino aseguró que el desarrollo de los derechos humanos en China “se ajusta a las condiciones nacionales”. El concepto chino pone el énfasis en derechos como la subsistencia y el desarrollo, más necesarios en economías no totalmente avanzadas.

“Desviarse de la realidad y copiar al pie de la letra los modelos de otros países no solo no encajaría con nuestras condiciones locales, sino que acarrearía consecuencias desastrosas”, ha indicado Xi, en un comunicado divulgado por el Ministerio de Asuntos Exteriores en Pekín. “Al final, sería la gente común y corriente la que acabaría sufriendo”.

El presidente chino reconoció que “no hay ningún país ideal” en el respeto a los derechos humanos, pero subrayó que tampoco “hay ninguna necesidad de un ‘maestro’ que dé órdenes a otros países”, en aparente alusión a las críticas que el viaje de la alta comisionada ha recibido por parte de representantes de los Gobiernos de Washington y Londres. El martes, tras la publicación de los nuevos documentos sobre Xinjiang, el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, consideró que era “un error” que Bachelet hubiera “aceptado la visita, dadas las circunstancias”.

Acceso sin cortapisas

La expresidenta chilena comenzó el lunes en la ciudad sureña de Cantón su visita a China, la primera de una alta comisionada de la ONU al gigante asiático desde la que realizó Louise Arbour en 2005. Los críticos con el viaje, incluidas cerca de 200 organizaciones de derechos humanos, consideran que la gira no cumple las condiciones necesarias para que Bachelet tenga “acceso sin cortapisas” —el objetivo inicial de la visita cuando comenzó a negociarse hace tres años— y pueda discernir con sus propios ojos la verdadera situación de los uigures.

Bachelet, que este miércoles también ofreció un discurso en la Universidad de Cantón sobre la importancia del multilateralismo y completará su visita el domingo con una rueda de prensa, acudirá a las ciudades de Urumqi y Kashgar en Xinjiang, dentro de lo que China denomina “circuito cerrado”, una burbuja para evitar posibles contagios por covid.

En una reunión con la alta funcionaria el lunes en Cantón, el ministro chino de Exteriores, Wang Yi, expresó su esperanza de que la visita sirva para “aclarar información falsa” sobre el respeto a los derechos humanos en la segunda economía del mundo, y acusó a “ciertos países y fuerzas anti-China” de diseminar “calumnias” y “difundir ataques falaces con los que manchar la imagen de China”. “Su propósito es politizar y utilizar como un arma la cuestión de los derechos humanos”, sostuvo, según la versión difundida por los medios oficiales del país.

Tras su reunión con Xi, Bachelet ha tuiteado que “las reuniones con el presidente Xi y altos funcionarios han sido valiosas para abordar directamente cuestiones sobre derechos humanos y preocupaciones en China y globales. Para que el desarrollo, la paz y la seguridad sean sostenibles: los derechos humanos, la justicia, la inclusión de todos sin excepción deben ser protagonistas”.

Fuente: El País.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!