Conectáte con nosotros

Conflicto entre Rusia y Ucrania

Alemania activa la segunda fase de su plan de emergencia ante la escasez de gas tras los recortes de suministro de Rusia

Suministro de gas. Foto: DW

Suministro de gas. Foto: DW

El ministro de Economía y Clima, Robert Habeck, anuncia que el hidrocarburo se ha convertido “en un bien escaso” y pide a los alemanes que ahorren.

Alemania se prepara para un posible racionamiento del gas en caso de que se interrumpan completamente las entregas desde Rusia y en previsión de no poder llenar los depósitos antes de que llegue el otoño. El Gobierno alemán ha elevado este jueves a una segunda fase el nivel de alerta tras los recientes recortes en el suministro de gas ruso, que han reducido a poco más de un tercio la cantidad de hidrocarburo que llega por el principal gasoducto que todavía está operativo, el Nord Stream 1. Los elevados precios del combustible en el mercado también han contribuido a la decisión.

Este segundo nivel -solo hay uno más, el de emergencia- se activa cuando el Gobierno observa un riesgo alto de que el suministro de gas sea insuficiente a largo plazo y permite, por ejemplo, a las empresas subir los precios a los usuarios para reducir la demanda. Sin embargo, el ministro alemán de Economía y Clima, Robert Habeck, aseguró que de momento no se activará esa cláusula. La situación, en cualquier caso, es “grave” y el país debe prepararse. “Incluso si aún no lo notamos, estamos ante una crisis del gas”, dijo este jueves en una rueda de prensa en Berlín. “El gas es a partir de ahora un bien escaso”, anunció.

La disminución de los flujos de gas procedentes de su principal proveedor, Rusia, ya había provocado que la primera economía europea se encontrara en la fase 1 de su plan de emergencia desde finales de marzo. Alemania ha conseguido reducir su dependencia del gas ruso muy rápido, del 55% de antes de la invasión de Ucrania al 35% a mediados de abril, pero la industria y sus 83 millones de habitantes siguen necesitando que fluya el hidrocarburo por los gasoductos controlados por el Kremlin. “No debemos engañarnos. El corte en el suministro de gas es un ataque económico contra nosotros por parte de Putin”, aseguró el ministro. Distintos organismos y expertos, entre ellos el Bundesbank, pronostican que un corte total de las importaciones rusas antes de encontrar cómo sustituirlas sumiría a Alemania en una recesión.

Fuente: El País.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!