Connect with us

Nacionales

Bióloga: “Un país sin investigación es un país sin conocimientos de su propio ser como país”

Durante el acto para la entrega del título Honoris Causa. Gentileza. UNAE.

Durante el acto para la entrega del título Honoris Causa. Gentileza. UNAE.

Reconocida recientemente con el título de Honoris Causa por la UNAE y jurado del premio Nacional de Ciencias, la bióloga María Fátima Mereles Haydar habla sobre la ciencia e investigación en el país.

Su fuente de estudios en el campo de la hidrobiología son los humedales. Sus estudios los inició en el Instituto de Ciencias Básicas de la UNA y con la beca para estudiantes de la UNESCO entró al área de la biología que actualmente es su especialidad. Desde un principio ya realizó la investigación multidisciplinaria que tenía como principal foco el estudio de las algas y plantas acuáticas del Lago Ypacaraí.

“Es así como me inicié con el estudio de los humedales que continúa hasta hoy, siendo una de mis líneas de investigación. Es un tema bastante abandonado en nuestro país y necesitamos de más investigadores jóvenes que continúen y profundicen más los conocimientos en el tema”, comentó la bióloga.

¿Qué importancia tiene en nuestro país ser bióloga?

Considero, no porque lo sea, que es un campo no solo importante sino necesario. El término biólogo es muy amplio y cada campo es muy importante. En lo que respecta al campo en el cual me desempeño, traemos datos de base y especializados en biodiversidad, aspectos físicos y ambientales en general de todo el país. Aportamos datos de qué y cuánto tenemos, para poder hacer extensiones para el futuro en éste campo, del país. Incluyen las grandes formaciones y asociaciones vegetales con sus extensiones en la fauna de todo tipo, en los diversos hábitats: acuáticos, aéreos y terrestres.

Y me quedo corta. Tampoco hablo de otras áreas de la biología. Solo un ejemplo: un biólogo en el ámbito de la salud, en la Universidad de Queensland, Australia, está colaborando con la Vacuna Anti COVID-19, entre otras cosas.

¿Cómo estamos como país en el área de la biología?

Probablemente en lo más básico aún, pero ya hay avances gracias a la gente que va formándose afuera, en las grandes universidades, al menos en el área en la que me desempeño. Estamos saliendo muy firmemente y esperemos que las universidades aporten a la consolidación de los mejores formados, para conformar los equipos de investigación.

¿Cuáles son las principales investigaciones que realizó en Paraguay?

Aporté algo, pero nunca lo que uno realiza, es suficiente. Describí cuatro especies nuevas para la ciencia en una familia botánica de mi especialidad. Describimos una ecorregión en el Chaco que no estaba catalogada como tal. Aportamos (fíjese que siempre hablo en plural, porque formamos equipos de trabajo) con lo básico para el conocimiento de los grandes tipos de formaciones vegetales del país, sus recursos fitogenéticos ligados a la alimentación, un conocimiento de las plantas acuáticas y palustres de nuestro país, etc. Este es un campo infinito. Lo importante es avanzar y dar más frutos necesarios para el desarrollo país.

¿Cómo fue su experiencia como jurado para el Premio Nacional de Ciencia?

Muy buena, al ver que los trabajos presentados fueron en primer lugar numerosos y en segundo lugar muchos de ellos de altísima calidad y competitividad local. Se nota que todo lo que se hizo en estos 10 años, al formalizar la ciencia con el apoyo del Conacyt, está dando sus frutos. Me sentí muy orgullosa al ver que la investigación está prendiendo a muchos investigadores de manera muy seria. Eso es muy bueno para el país. Ojalá esto vaya incrementándose con el tiempo.

¿Qué siente al lograr el título de Honoris Causa de la UNAE?

Lo del Doctorado Honoris Causa en primer lugar fue algo inesperado. Significa muchísima honra y un gran orgullo para mí acceder a lo más elevado en la parte académica. Esto me obliga no solo a producir más y mejor, sino a apoyar programas existentes y otros que puedan abrirse dentro de mi campo en la universidad. Fue y es uno de mis más grandes incentivos.

Investigación en el país

En comparación a los países de la región, Paraguay lleva décadas de retraso en el país en cuanto a la investigación científica. Aunque existen hitos importantes a lo largo de la historia, queda por delante mucho por hacer.

¿Desde cuándo el Paraguay inicia la investigación científica?

Paraguay se lanza a la investigación científica no formalizada, por decirlo de alguna manera y en la universidad probablemente en la década de 1960 en adelante, en la Universidad. Sin embargo, no debe desconocerse todo lo importante que se realizó con anterioridad: el grupo que aglutinó el Dr. Andrés Barbero ya en la década de 1920 en adelante y que conformaba a gente estudiando grupos de animales, vegetales y demás: Dr. Emilio Hassler, Moises Bertoni, Carlos Fiebrig y más adelante Branislava Susnik con sus investigaciones antropológicas, entre otros. Tampoco se debe desconocer y creer que la investigación se inicia con CONACYT. Más bien en esos momentos nada se formalizó o mejor el país no le dio ninguna importancia y es así como los vecinos más importantes: Brasil, Argentina, Chile, nos llevan al menos medio siglo de ventaja.

¿Cuántos investigadores existen en Paraguay?

Hoy día están categorizados un poco más de 500 investigadores desde candidatos a investigador siguiendo con los Niveles I, II y III, o de investigadores más consolidados.

¿Cómo se puede formar parte de Conacyt?

En realidad, el investigador no ingresa al Conacyt per sé sino a parte de uno de los Programas que administra el Conacyt que el PRONII, ya mencionado más adelante. Cada investigador interesado se presenta y concursa bajo criterios existentes para cada una de las etapas ya mencionadas: desde candidato a investigador a niveles superiores I, II y III.

Existe un tiempo de duración al final del cual el mismo es evaluado según los criterios existentes y permanece o sube de nivel. Si no se cumplen con los criterios, se sale del sistema. Al mismo se puede re-ingresar con un nivel superior. Todo es cuestión de prepararse. Las evaluaciones la realizan los propios pares investigadores.

 ¿Cómo es hacer investigación en Paraguay?

Como en todas partes del mundo, guardando las diferencias de hasta dónde podemos llegar nosotros, dado a que llevamos años de atraso, como ya se explicó. En general el Investigador necesita insumos, infraestructura para el trabajo, necesita que los llamados a proyectos estén abiertos de ser posible permanentemente, en síntesis, se necesita agilizar el proceso burocrático para avanzar más rápidamente y contar con que los fondos de investigación, en vez de cortarse, se incrementen, en la medida de lo posible. Se necesita urgentemente que la calidad de los proyectos mejore. Si bien muchos son muy buenos, en algunos casos otros no lo son. Eso es responsabilidad del investigador.

¿Cuáles son los aportes fundamentales de la investigación para el país?

Un país sin investigación, es un país sin conocimientos de su propio ser como país. Como lo vamos a aprovechar si nada sabemos de él, de la gente los habita, de la salud de la genta, del entorno mediato e inmediato, de su cultura. Hay ciertas cosas que no se pueden “importar”, como piensa alguna gente que cree que la investigación es solo para el primer mundo.

¿Y que colocó a dichos países como primeros? Entre otras cosas, la educación y la investigación como primera norma. Es así de simple. Nadie va a enseñarnos que tenemos acá. Somos nosotros los que debemos generar dichos conocimientos y gestionar las normas necesarias para avanzar.

Cuáles son los programas de apoyo para los investigadores

Hoy podemos mencionar a las Becas Carlos Antonio López, para la formación de los jóvenes investigadores en las mejores universidades del mundo y que vayan formándose los diferentes equipos de investigación.

El Programa de Incentivo a los Investigadores, que nos permite seguir investigando. Esto nada tiene que ver con los asalariados en la Academia (Profesores). Si bien una cosa lleva a la otra, la investigación no es lo mismo que el desarrollo de programas en el aula. Eso debe quedar muy claro. El incremento de los fondos para la investigación en el país y no a la inversa; que los fondos realmente se utilicen para sus fines directos, es decir la generación del conocimiento.

Los incentivos de otro tipo: por ejemplo, la disminución de la burocracia para los proyectos, los concursos de todo tipo, la asignación de diferentes tipos de reconocimientos, eso también ayuda, motiva al investigador. En países como los nuestros en donde las estrellas son solo deportivas o de vitrina, lo que mencioné, ayuda un poco.

¿Podría mencionar cómo se puede incentivar a los jóvenes a dedicarse a la investigación?

Eso nace básicamente con la formación ya en las escuelas. La manera en como el maestro induce al alumno a sentir curiosidad, a llevar a cabo los ejercicios prácticos, el dejarles ampliar su imaginación, el inculcarles la disciplina en el trabajo. En la Universidad, la multidisciplinariedad es ya casi una obligación. Desde el vamos en la universidad se debe apoyar a la investigación. Es por ello que los mejores profesores son siempre profesores-investigadores. Entusiasman a los alumnos y los van formando. El posgrado es ya la coronación de ello, pero al mismo tiempo es el paso inicial para su carrera como investigador.

 ¿Qué le enorgullece de su trabajo?

Mi trabajo en lo personal, me dio muchísimas satisfacciones. Lo que más me enorgullece es poder ayudar a más jóvenes a incurrir en los mismo. Eso me gusta muchísimo. Y por supuesto las veces que estoy frente a algo diferente, me embarga una sensación increíble que no estoy dispuesta a cambiar por nada.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!