Connect with us

Nacionales

El valor de los bosques paraguayos

Los bosques tienen elementos dominantes y emergentes que permiten caracterizarlos. Alberto Yanosky

Los bosques tienen elementos dominantes y emergentes que permiten caracterizarlos. Alberto Yanosky

El Paraguay era un país netamente forestal, con extensos bosques de diferentes tipos y con áreas limitadas de zonas desprovistas de árboles. Sin embargo, esos diferentes tipos de bosques han sufrido y están sufriendo su eliminación, y en parte está relacionado también con el rápido crecimiento económico del país. Una estrecha relación del uso de los recursos naturales, en el cual la producción agrícola aporta el 11% del PIB y el 70% de las exportaciones. Aproximadamente en la última década, ese PIB creció aproximadamente un 4,5% anual, el PIB per cápita creció un 3,6% y la población creció un 1,3%.

Históricamente, se removieron los bosques para dar lugar a actividades ganaderas y agrícolas principalmente. Hoy con una legislación que busca preservar muestras representativas de bosques, se exige que al menos el 25% de la superficie forestal de las propiedades o los bosques protectores de los recursos hídricos se conserven. Una mirada rápida a las hoy fácilmente obtenibles imágenes satelitales demuestra que estamos lejos de estas muestras representativas.

La producción agrícola incluye la producción agrícola, que está dominada por la soja en los antiguos bosques atlánticos en la región oriental de Paraguay, y la ganadería con expansión de fronteras agrícolas y deforestación de bosques semiáridos nativos en la región occidental o el Chaco. La escala masiva de deforestación en Paraguay se encuentra entre las más altas del mundo.

El país ha decidido que 1986 es la “línea base” para comparar lo que hasta entonces tenía bosques y uso debe ser reglamentado. Esto deja en evidencia un gran pasivo ambiental en la región oriental del Paraguay. Además, desde la entrada en vigencia de la ley conocida como “ley de deforestación cero” en la región oriental del Paraguay en 2005, se puede ver que las tasas de desmonte continúan y hasta se acentúan, inversamente proporcional al desarrollo tecnológico. Más tecnología, más aplicaciones, en lugar de indicarnos sobre las ilegalidades y por dónde atacar el problema, parece que nos indican dónde están los últimos manchones de bosques para exterminarlos.

Los bosques tienen elementos dominantes y emergentes que permiten caracterizarlos. Alberto Yanosky

La región occidental tiene otra historia y la ley que se aplica también es diferente y no tan “restrictiva” como en la región oriental.
Un estudio reciente nos brinda unos de los primeros análisis sobre el valor de los bosques nacionales, resultados por demás elocuentes: El valor estimado por hectárea de bosque se encuentra en el rango de US $ 3.600– $ 7.300 en el este de Paraguay y de US $ 1.100– $ 2.200 en el oeste de Paraguay. Los bosques en Paraguay brindan servicios ecosistémicos esenciales que incluyen servicios de aprovisionamiento (colecta, por ejemplo), regulación (captación de agua, amortiguamiento del calor) y culturales (relación de los pueblos con sus bosques).

Además del valor total del bosque perdido, el impacto de la deforestación en los pequeños agricultores es muy grande, importante porción de la agricultura familiar depende de los bosques. Las funciones de aprovisionamiento de los bosques son de vital importancia para las poblaciones indígenas, como es de esperar y cada una de las 19 naciones indígenas del Paraguay tiene una diferente relación con sus bosques.

Los bosques paraguayos adoptan diferentes fisonomías y se intercalan con pastizales. Alberto Yanosky

El costo anual estimado del desmonte o deforestación en Paraguay está en el rango de US $ 164– $ 1.196 millones (0,4% –3% del PIB equivalente en 2017) y si no hacemos nada y continuamos así con las tendencias actuales (30 mil hectáreas deforestadas anualmente en el este de Paraguay y 250 mil hectáreas deforestadas anualmente en el oeste de Paraguay) resulta en un costo anual de deforestación estimado en US $ 628 millones (1,6% del PIB equivalente en 2017).
Y al remover el bosque y reemplazarlo, perdemos biodiversidad conocida y otra que no se no ha sido suficientemente investigada, sabemos que afectamos la recarga de los acuíferos y amenaza contra nuestra futura provisión de agua, y podría afectar la polinización de las plantas.

Sin embargo, los efectos externos como carga para la salud asociados con la contaminación del aire en los hogares deben también contabilizarse como un costo asociado de la deforestación. La biomasa aporta alrededor del 40% del balance energético en Paraguay. La deforestación ilegal generalizada proporciona combustible barato para la industria, la agricultura y el sector residencial.

El riesgo de contaminación del aire en los hogares por el uso de combustible sólido para cocinar es responsable de aproximadamente el 7% de la mortalidad anual total de Paraguay. Se estima que el costo anual de la contaminación del aire en los hogares equivale al 0.2% –1.7% del PIB de 2017. Esta estimación presenta un resultado asociado de la deforestación que afecta negativamente el capital humano del país, y en particular a los más vulnerables.

Todas evidencias que indican que no estamos haciendo bien las cosas y se requiere una visión más amplia que atienda los beneficios colectivos y no los individuales. Urge que se conserven los remanentes boscosos originales con toda su diversidad funcional, que se restauren aquellos que tienen capacidad de regeneración natural, y que se promuevan acciones de reforestación que puedan hacer de Paraguay nuevamente un país eminentemente forestal.

[1] Golub, E.-S. & R. Tiffer-Sotomayor. 2020. The Value of Forests in Paraguay: Economic Analysis and Policy Recommendations. Washington, DC: World Bank. © World Bank

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!