Conectáte con nosotros

Destacado

Familiares de pacientes cubren faltantes de Salud con compras en Clorinda

Ante la falta de respuestas de Salud Pública, familiares de pacientes traen medicamentos de Clorinda. Foto: Captura de pantalla

Ante la falta de respuestas de Salud Pública, familiares de pacientes traen medicamentos de Clorinda. Foto: Captura de pantalla

Mientras el viceministro de Salud Julio Rolón reconocía en la mañana de ayer frente al Ineram que el Ministerio no está pudiendo resolver el desabastecimiento de insumos y medicamentos, las redes se convertían en el canal por excelencia de noticias sobre la existencia de los fármacos faltantes aquí, Midazolan y Atracurio, en las farmacias de Clorinda, con precios, coordenadas, números de Whatsapp, y hasta el costo del delivery.

El Midazolam costaba G. 20.000 cada uno, al principio de la pandemia. Pero, su precio se quintuplicó producto de la demanda provocada por el desabastecimiento en los hospitales. Hoy, cuesta entre G. 70.000 y G. 100.000 cada uno. El mismo fármaco en Clorinda se consigue a G. 35.000, y el Atracurio, que aquí cuesta entre G. 100.000 y G. 150.000, a G. 54.000.

Según los cálculos, el gasto diario de los familiares de los pacientes intubados en UTI, es entre G. 2,5 millones a G. 5 millones, equivalente a uno y dos salarios mínimos, considerando que cada paciente pasa entre 15 y 30 días, o más, en terapia. La compra de los medicamentos en Clorinda achica, considerablemente, el presupuesto diario.

Son varias las farmacias clorindenses citadas en las redes. El procedimiento es sencillo, según cuenta la misma gente. Se trata de ir a Puerto Elsa y contactar con los paseros, que cruzan, hacen la compra y vuelven por G. 150.000; o bien, comunicarse directamente uno con las farmacias desde aquí, pagar por giro telefónico y recoger el envío en Puente Remanso. El Nacional se comunicó con una de las farmacias clorindenses, que confirmó costos de los medicamentos y del procedimiento.

A la par, las noticias también hablan de varias farmacias que estarían comprando medicamentos en cantidad del otro lado de la frontera, y comercializándolos aquí a precios relativamente más bajos que la competencia. Las farmacias clorindenses confirmaron, además, que tienen suficiente stock, y que de ser necesario pueden cubrir los pedidos en pocos días.

Clorinda siempre estuvo cera

A los titulares que hablaron de “contrabando”, una palabra demasiado fuerte en el contexto que se vive en los hospitales públicos del país, especialmente en el Ineram, convertido en espejo de la desesperación, las redes le contestaron con el tamaño del drama familiar que representa tener a alguien con Covid-19 en Paraguay.

“Apuntar hacia el paso de medicamentos desde Clorinda es atacar la última opción que tienen los familiares de acceder a ellos. Si no fuera por esa alternativa, muchas más personas se quedarían sin posibilidades de seguir viviendo”, escribió una usuaria de Twitter.

“Nunca voy a olvidar que cuando mamá enfermo, todos sus medicamentos traíamos de Clorinda porque uno de sus medicamentos salía más de 30 palos acá y allá menos de 3. Déjense de joder”, tuiteó otra.

“¿Cuál es la diferencia entre esta farmacia de Clorinda y el sistema de salud pública en Paraguay? Exacto. Esa farmacia no está administrada por colorados”, afirmó otro usuario de la red social. “Clorinda salvando una vez más al paraguayo. Paraguay, tenés que vivirlo”, le contestó otro, aludiendo al eslogan de la Senatur para promocionar el país como destino turístico.

Chau bloqueo

El hecho que la frontera argentina se encuentre cerrada desde el comienzo de la pandemia de coronavirus, hace un año, evidentemente no representa un problema para el tráfico de medicamentos (y tampoco de otros productos, como comprobaron hoy las imágenes desde Nanawa).

Los medios recogieron las voces de quienes hacen el paso por la frontera prohibida. “Los gendarmes te cobran G. 100.000 de coima”, contaron, describiendo un escenario donde todos hacen su agosto, en medio de la asfixia económica que significa para paraguayos y argentinos la interrupción del normal tránsito fronterizo.

La provincia de Formosa, además, tiene dispuesto un cordón sanitario que restringe, incluso, la circulación dentro del territorio. Es un protocolo que le ha valido múltiples críticas y protestas al gobernador Gildo Insfrán. Clorinda, por ejemplo, está aislada del resto de la provincia, y justamente esta mañana la Justicia formoseña fallaba en contra de un habeas corpus presentado por ciudadanos clorindenses para levantar el bloqueo.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos