Conectáte con nosotros

Destacado

Solidaridad en tiempo de pandemia, la luz al final del túnel

Almuerzos con mensajes de aliento preparados por la familia de Nacho Masulli.

Almuerzos con mensajes de aliento preparados por la familia de Nacho Masulli.

«Solo le pido a Dios, que el dolor no me sea indiferente. Que la reseca muerte no me encuentre, vacío y solo sin haber hecho lo suficiente», reza la popular canción de León Gieco que Mercedes «La Negra» Sosa cantó con alma. Esas frases están hoy más que nunca vigentes ante el abandono del Estado a miles de familias que sufren en los hospitales a causa de la pandemia. El coronavirus vino a evidenciar aún más las falencias de Paraguay no solo en materia sanitaria, sino de capacidad real de gestión desde el gobierno para atender las todavía mayores necesidades de la población en varios aspectos, no solo el sanitario. El clamor diario de cientos de familias por medicamentos para sus parientes internados en hospitales ya colapsados a estas alturas, es la cara más triste de ésta realidad. La desesperación de médicos, enfermeras y otros personales de blanco ante la sobrecarga del sistema de salud también es parte de ese dramático cuadro del que nadie escapa.

Pero cual luz al final del túnel y para recordarnos como pueblo que esas letras no fueron escritas ni cantadas en vano, los gestos de solidaridad ciudadana vienen a agregar algo de esperanza en medio de tanto dolor e incertidumbre. Todos los días son difundidas variadas noticias, no solo en medios, sino sobre todo en redes sociales, sobre la enorme movilización de varios grupos, tanto en Asunción, Central y otros departamentos, que con comida, agua, hielo, bebidas energizantes, insumos médicos y hasta ropas, llevan un bálsamo a los parientes de enfermos Covid-19 que luchan por su vida en los diferentes centros asistenciales. Pero no solo a ellos, sino también al personal de blanco, verdaderos héroes de estos tiempos tan aciagos para todos.

Por un lado, la familia Masulli, cuyos miembros comenzaron llevando platos de guiso y sándwich a los familiares de los enfermos y al personal de blanco en el Ineram, lograron con esa iniciativa movilizar a la ciudadanía con más donaciones para que este gesto de solidaridad sea extendido a más centros asistenciales. De momento cada día visitan y asisten a miles de personas en más de 10 hospitales, con donaciones de todo tipo aparte de desayuno, merienda y cena.

 

El sector privado tampoco se quedó atrás con su gesto solidario. Es el ejemplo de Casa Grutter, quien donó por varios días unos 100 platos de almuerzo al personal de blanco que batalla en el Hospital de Clínicas.

La juventud también se movilizó. Unas amigas se unieron para acercar insumos de limpieza, viandas, meriendas entre otros elementos de primera necesidad al área de contingencia del Instituto de Previsión Social -Sede Ingavi.

También unos amigos del barrio San Vicente se pusieron en campaña, ofreciendo almuerzos a unas 180 personas en el Hospital de Barrio Obrero.

Otros personas se acercan con donaciones de pañales, agua, elementos de higiene, sueros fisiológicos, entre otros productos.

Por su parte, Hipermercados Luisito, cuyo propietario es Carlos Alberto Díaz, donó al Hospital Nacional de Itauguá, tres camas para la Unidad de Terapia Intensiva y otros equipos para uso de los pacientes del área respiratoria.

La empresa Mc  Donalds tampoco se quedó atrás. El restaurante de comidas rápidas se sumó a la causa donando unos 360 combos también para los familiares de los pacientes internados y al personal de blanco del Hospital de Clínicas.

Las Asociaciones de ex becarios paraguayos y amigos de Taiwán, con el apoyo de la embajada de China-Taiwán, lanzaron la actividad “Aportes Solidarios”, la cual consiste en la colecta de alimentos y fondos de 100 kits para las familias hospedadas en el Albergue del Hospital de Clínicas.

Unos hermanos emprendedores fabricantes de hielo “Lobos” también se sumaron a la causa, con la provisión de un refrigerador con hielos gratis para los familiares de pacientes y personal de blanco de la Contingencia Respiratoria de Clínicas.

La empresa de hielo Juancho también acerco su donaciones al personal médico y familiares de la zona de Contingencia del Hospital de Clínicas.

La fundación Rassmuss, entregó un desayuno solidario para los familiares de pacientes de Clínicas. Así también, donaron camillas para los internados en el nombrado nosocomio.

En estos momentos tan duros que vive el país, la solidaridad del pueblo viene a suplir la criminal falta de respuestas por parte del gobierno a las miles de familias afectadas por el Covid-19, muchas de las cuales perdieron todo en pos de la sanación de uno o más de sus miembros.

Por una parte, llena de satisfacción ver a mucha gente movilizada aportando ya sea dinero para comprar material sanitario, o proveyendo de ingredientes para la elaboración ollas populares para al menos dar un alivio a estas personas que se encuentran atravesando por un amargo trance en los hospitales. Pero por otra parte, se siente la inoperancia de un Gobierno que no ha sido capaz de inmunizar ni a una cuarta parte de su población, ni ha asistido como corresponde tanto a enfermos como al personal de blanco.

En conclusión, el paraguayo siempre se ha caracterizado por su solidaridad, cuya virtud hoy en día es más que  fundamental para superar esta pandemia. Cada uno en función de sus posibilidades debe hacer lo que pueda para que todo esto sea más llevadero y así en un futuro cuando venzamos, todos seamos protagonistas en esta historia.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos