Connect with us

Nacionales

Ranas y sapos como indicadores de la calidad ambiental

Leptodactyluselenae - Infante Rivarola, Dpto. Boquerón. También se la conoce como rana marmolada de labio blanco. Los machos emiten un canto nupcial que se asemeja a un corto silbido humano.

Leptodactyluselenae - Infante Rivarola, Dpto. Boquerón. También se la conoce como rana marmolada de labio blanco. Los machos emiten un canto nupcial que se asemeja a un corto silbido humano.

Los anfibios son un grupo de animales vertebrados bien comunes en nuestras vidas, están obviamente en la naturaleza, pero también en nuestros alrededores asociados a las áreas urbanas. En la naturaleza están distribuidos en todo el territorio nacional y aunque en las zonas más secas y áridas, con escasas precipitaciones, los anfibios no son aparentes, cuando llegan las pocas lluvias en la primavera, ocurre una “explosión de vida anfibia” aprovechando el escaso tiempo para reproducirse. Difícilmente exista una charca, laguna u otro ambiente acuático en el cual no se escuche vocalizar (cantar) a un anfibio. Los anfibios son las ranas, los sapos y los escuerzos.

Todos conocemos a los renacuajos, estas formas de desarrollo previo al adulto, que muchos confunden con peces. Son las formas larvarias de los anfibios que desarrollan en el agua y en su metamorfosis comienzan a “caminar” con el desarrollo de sus miembros, pierden la cola y aletas para transformarse en una rana o sapo, tal como las conocemos.

Ceratophrys cranwelli - Kururu chini - Parque Nacional Tte. Enciso, Dpto. Boquerón. Especie endémica del Chaco, carnívora y con valor comercial por ser muy querida como mascota.

Ceratophrys cranwelli – Kururu chini – Parque Nacional Tte. Enciso, Dpto. Boquerón. Especie endémica del Chaco, carnívora y con valor comercial por ser muy querida como mascota.

Los anfibios tienen una piel muy permeable y cuando los animales están expuestos a condiciones de sequías son muy propensos a deshidratarse, por ello han desarrollado diferentes formas de mantener su piel húmeda, como por ejemplo sustancias mucilaginosas (como gelatinas) que en algunos casos también son tóxicas. Siempre se resguardan en lugares que también les ayudan a mantenerse húmedos como en huecos de árboles, bajo la tierra o en la hojarasca, seguramente muchos de ustedes habrán visto ranas en sus baños, pues es allí donde hay humedad, por ello están en esos lugares.

Con el avance del conocimiento hemos aprendido que a veces anfibios comunes aparecen y desaparecen de sus ambientes, y esto nos ha llevado a considerar que estos animales, por desarrollar parte de su vida en el agua y otra fuera de ella, además de una piel muy permeable, son muy buenos indicadores ambientales. Un indicador ambiental desde el punto de vista de las especies y de la biodiversidad, es aquella especie cuya presencia y abundancia podría estar indicándonos condiciones ambientales de su entorno, como por ejemplo la contaminación afectándola, y esta condición sirviéndonos para darnos un mensaje.

El cambio climático que trae aparejado un conjunto de cambios en las condiciones atmosféricas afectan de sobremanera las poblaciones de anfibios.

Pithecopusazureus - Parque Nacional Médanos del Chaco, Dpto. Boquerón. Conocida como rana monito, por ser arborícola. Se desplaza comúnmente caminando y no saltando.

Pithecopusazureus – Parque Nacional Médanos del Chaco, Dpto. Boquerón. Conocida como rana monito, por ser arborícola. Se desplaza comúnmente caminando y no saltando.

Los sapos o kururu son anfibios muy comunes en nuestros patios durante las horas de oscuridad y cerca o durante las temporadas de lluvias, principalmente atraídos por los insectos que merodean en nuestros sistemas lumínicos. El día que dejemos de verlos en nuestros patios, deberíamos tener una señal de alarma. Si el kururu desaparece o se hace menos frecuente podría ser por diferentes razones, pero algunas de las más comunes tiene que ver con aguas contaminadas (y sus larvas o renacuajos no se pueden desarrollar),  o presencia de agroquímicos en el suelo y la vegetación (que afecta la fisiología de los individuos) o cambios en las condiciones de lluvias, temperatura o radiación, como así también cambios en la estructura del hábitat (falta de lugares para ocultarse) o disminución de sus presas (por ejemplo insectos que también sufren las amenazas de los agroquímicos).

Muchas de las sustancias contaminantes se acumulan dentro de los tejidos de los anfibios, por ello el análisis de ellos para detectar qué sustancias podrían estar contaminado los ambientes es extremadamente importante. Existen muchas otras amenazas por lo cual una especie de anfibio puede desaparecer y tienen que ver con la presencia de un competidor que lo desplaza (como la amenaza de la introducida rana toro) y un depredador al que no estaba acostumbrada la especies. Lo cierto es que estos cambios en los anfibios nos indican algo sobre el ambiente y por ello decimos que son excelentes bioindicadores.

Dermatonotusmuelleri - Parque Nacional Tte. Enciso, Dpto. Boquerón. Especie que pasa gran parte del tiempo enterrado en hormigueros o termiteros, y aparecen luego de las lluvias. Tiene una coloración verde oliváceo en el dorso.

Dermatonotusmuelleri – Parque Nacional Tte. Enciso, Dpto. Boquerón. Especie que pasa gran parte del tiempo enterrado en hormigueros o termiteros, y aparecen luego de las lluvias. Tiene una coloración verde oliváceo en el dorso.

Estos excelentes bioindicadores que tenemos a lo largo y a lo ancho del Paraguay en un conjunto de unas 85 especies, y seguramente con un número mayor en la medida que avance el conocimiento. Hay sapos, escuerzos y ranas extremadamente pequeños, y también grandes. El sapo kururupuede ser extremadamente grande y pesado, como la rana ternero o lechosa, ya que segrega una sustancia blanca y extremadamente pegajosa. Hay ranitas muy pequeñas, muchas de ellas con ventosas que les permite trepar o inclusive pegarse a los vidrios de nuestras ventanas o azulejos de los baños, y sapitos muy vistosos con colores negros, rojos y amarillos. La gente en general le teme a los sapos y a los escuerzos, no tanto así a las ranas, pero igualmente en general no consideran a los anfibios como animales carismáticos; a pesar de que algunas de estas especies son buscadas como mascotas.

La naturaleza tiene su equilibrio y se va balanceando para mantener esta intricada red de relaciones entre los diferentes elementos de la biodiversidad y su ambiente. La naturaleza no evolucionó para darnos señales de alarmas, pero nosotros debemos ser lo suficientemente inteligentes para captar esas señales que están ahí y entender qué es lo que está ocurriendo con el ambiente que nos rodea.

 

Fotos: Tatiana Galluppi Selich.

 

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!