Conectáte con nosotros

Nacionales

Redes sociales: El gran muro de los lamentos ante múltiples necesidades de la gente

Las redes sociales se volvieron en el único vehículo de que disponen miles de usuarios para buscar ayuda para sus familiares, ya sea pidiendo medicamentos, una cama de hospital, cubrir una cuenta médica, o realizar actividades para juntar dinero. Ante la inacción del Gobierno en silencio la población se hace oír a través de las plataformas digitales.

Sin embargo, en las últimas semanas, con todo el colapso sanitario y las cifras altísimas de la pandemia en nuestro país, las redes se convirtieron en el último recurso para pedir ayuda, y también para despedir a un familiar.

La masividad de los mensajes con pedidos de ayuda, la búsqueda de camas en los hospitales públicos, los pedidos para recaudar dinero y ayudar a un familiar o amigo para saldar millonarias deudas en sanatorios privados o conseguir medicamentos, no paran de aparecer y la desesperación se siente en cada posteo por parte de algún familiar, amigo o conocido que sólo desea que su pariente se recupere.

También es el lugar donde algunas personas comparten sus despedidas a familiares, compañeros o amigos, a cuyos velorios, capaz, ni siquiera pudieron asistir por los protocolos sanitarios fúnebres pero a través de sus redes hacen llegar emotivos mensajes dando a conocer lo que la persona representaba.

Otras acciones solidarias son las que llevan a cabo ciudadanos comprometidos que entregan alimentos y hasta víveres en hospitales para intentar dar una mano a familiares de pacientes con Covid-19, quienes permanecen a la espera de respuestas positivas en los nosocomios en la interperie y que necesita de una mano en lo que se pueda.

Falta de respuestas

El Gobierno de Mario Abdo Benítez no logra dar respuestas serias ante la falta de camas, remedios y de terapistas, mientras los contagios y las muertes llegan a cifras alarmantes, el gobierno no logra encontrar un camino eficaz para parar con estos números.

Se le suma la crisis económica, que sigue dejando a trabajadores sin el sustento para sus familias y a comerciantes sin poder trabajar o cerrando definitivamente sus negocios.

Por el momento, las autoridades se concentran en conseguir vacunas, pero estas llegan en dosis tan ínfimas que no llegarán ni al 1% de la población.

Sin una respuesta del Estado, con hospitales colapsados, falta de medicamentos, médicos agotados y muchas víctimas del Covid, a poco más de un año del primer caso positivo en nuestro país nada parece haber cambiado desde ese día 1, sino todo lo contrario.

 

 

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos