Conectáte con nosotros

Nacionales

La UE apoya a comunidades locales para mitigar efectos del cambio climático

En el marco del evento virtual “El mundo que queremos”, impulsado por la Unión Europea, representantes de cuatro proyectos mostraron el rostro de sus beneficiarios y contaron cómo trabajan en el país respetando a la naturaleza, mientras sensibilizan sobre los efectos del cambio climático.

“Estoy complacido de abrir este evento en conjunto con organizaciones socias y sus protagonistas. Son jóvenes comprometidos con el ambiente que plantearán soluciones para el mundo que queremos”, expresó el embajador de la Unión Europea, Paolo Berizzi, en el evento.

Los cuatro proyectos que son financiados por la Unión Europea mostraron su compromiso con el planeta. Desde el consorcio que formaron Pro-Comunidades Indígenas (PCI) y WWF Paraguay, Carmen Monges contó la historia de las tejedoras del Pantanal paraguayo, lugar donde se lleva a cabo el proyecto Vida en el Pantanal, que busca empoderar a las mujeres y niñas para garantizar la seguridad alimentaria y mejorar su calidad de vida.

“Para una mujer indígena, crear una artesanía con karaguata y karanday es mucho más que un arte, representa el cuidado de la biodiversidad y el proceso de maduración como mujer. Sin embargo, ellas sienten que están perdiendo su rol en sus comunidades, les falta materia prima. Por eso, trabajaremos en forma conjunta en el reto del desarrollo sostenible, justo y equitativo, y en la gobernanza de sus territorios. Cuando hablamos de adaptación al cambio climático, las comunidades locales son las grandes protagonistas”, refirió Monges.

David Benítez, del proyecto Espacio Joven, expresó: “La participación de jóvenes y mujeres en la toma de decisiones se vuelve más frecuente, esto podemos constatar luego de acciones llevadas a cabo en varias comunidades, a través de la educación popular que desarrolla capacidad crítica, confianza, visión y protagonismo”. Este proyecto es implementado en consorcio por Entreculturas, Fe y Alegría y El Centro de Estudios Paraguayos Antonio Guasch.

La joven profesional Laura Casaccia, del proyecto Bosque, Comunidad y Vida de la organización A Todo Pulmón – Paraguay Respira, relató la historia de Hilda Gómez, una de las tantas pobladoras que logró mejorar el rendimiento de su huerta y así obtuvo más alimentos ricos, saludables y aptos para la venta local.

“Día a día aprendemos juntos sobre los problemas locales de las personas y las comunidades, sus dificultades y necesidades, y, sobre todo, aprendemos nuevas alternativas para salir adelante. Nos damos cuenta de que somos resilientes como individuos, como comunidad y como parte de la naturaleza”, añadió Laura Casaccia.

Por su parte, Mónica Centrón, del proyecto Ñañua Paraguay, implementado en consorcio por Manos Unidas, COOPI, Asociación Paraguay Orgánico y Alter Vida, explicó que el clima está cambiando y nosotros también debemos hacerloCentrón mencionó una experiencia de mediados de los años 90, en la comunidad Tuna, del Pueblo Mbya Guaraní en Caazapá, donde había menos árboles, el calor empezaba a ser más intenso, no todos los arroyos eran cristalinos y el agua ya no era pura. Esto impactó en la forma y nivel de vida de esa comunidad y es una representación a escala de lo que es el cambio climático y sus efectos.

Los cuatro proyectos reciben apoyo financiero de la Unión Europea por un total de 2.8 millones de euros, para construir la senda hacia el crecimiento inclusivo, sostenible y amigable con el medioambiente.

Con la implementación de estos cuatro nuevos proyectos, la Unión Europea reafirma su apoyo al país a través de la iniciativa global denominada Equipo Europa (Team Europe) para hacer frente a las necesidades inmediatas generadas por la pandemia y a mitigar el impacto socioeconómico en el mediano plazo.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!