Conectáte con nosotros

Nacionales

“Para ser enfermeros más que nunca se necesita amor y humanidad”

Este año es considerado mundialmente de los trabajadores sanitarios y puntualmente hoy, 12 de mayo, se recuerda el Día Internacional de la Enfermería. el Hospital de Clínicas rinde un homenajes, es miércoles “a quienes estaban desde los inicios, a quienes participaron de cada cambio, de cada transformación y de cada etapa vivida en esta institución, tan representativa e histórica para los primeros profesionales de la enfermería del Paraguay como así también, para las nuevas generaciones que hoy están librando otro tipo de luchas, reivindicaciones y transformaciones, combatiendo desde la primera línea en esta pandemia”, señalan en un comunicado.

Todos guardan un sinnúmero de historias, anécdotas y experiencias que les marcó durante esta labor, considerada de manera unánime como una de las profesiones más nobles y humanas que puede ser bien ejercida solo por personas con vocación de servicio.

Mirta Rodas, tiene 58 años, es licenciado en enfermería y ya lleva 37 años en servicio. En 1984, ingresaba como asistente de enfermería en la Cátedra y Servicio de Otorrinolaringología del Hospital de Clínicas, donde actualmente sigue y espera culminar su periodo laboral.

“Me inicié en la enfermería a los 20 años de edad, en un tiempo muy diferente al actual. Eran tiempos de dictadura y precariedades en el sistema sanitario, pero que con los años fue progresando con el esfuerzo del personal de enfermería ya desde aquel momento. Con los años hemos mejorado bastante; tenemos más infraestructura y equipo humano”, recuerda Rodas.

Licenciada Mirta Roa.

Asimismo, la licenciada hace mención al ejercicio de la enfermería en la actualidad; que si bien la pandemia exigió el doble y hasta el triple esfuerzo del personal, antiguo y nuevo, no existe la misma camaradería de sus tiempos o los de la vieja escuela, como califica a su grupo de compañeros más antiguos.

“La gente de ahora es más fría, no hay tanta humanidad, no hay buena comunicación, mucho cambió. A las nuevas generaciones les puedo decir que no piensen en el dinero, que piensen que la enfermería es un servicio al semejante, hay que tener vocación para llevarla bien y en forma. La enfermería es una profesión noble, de humanidad”, reflexionó.

Además de sus propias funciones,  la enfermera o enfermero representaba una guía para los médicos en formación. Incluso debían realizar procedimientos de asistencia que no les correspondía.

“Antes escuchábamos que los médicos residentes le decían a los nuevos que se apeguen a las enfermeras; ellas no tienen nuestros libros pero tienen la práctica; y era un gran valor que se le tenía a la enfermera en otros tiempos. Entre tantas anécdotas, llevo presente un caso nunca visto en el servicio; teníamos un paciente con una sutura deshilada y ni la residente ni yo supimos el procedimiento, era un caso nuevo; invoqué a Dios para que me guíe, más que nunca lo necesitaba, y rápidamente sugería a la doctora actuar con el método que consideré oportuno y pudimos salvar al paciente, con compañerismo y lo poco que teníamos en aquel entonces”

Por otro lado, la licecnciada Mabel Martínez, quien se desempeña en el área polivalente del Servicio de Emergencias Adultos, refiere que desde que decidió trabajar en esta profesión comprendió que este trabajo es siempre arduo, porque desde que el personal entra al servicio, debe tener todo listo para asistir al paciente.

Licenciada Mabel Martínez.

“En mi caso tengo que ver todos los insumos para los tres turnos más fines de semana y proveer de todos los medicamentos al servicio que es bastante grande. Esta pandemia, triplicó y hasta cuadruplicó la labor del personal de enfermería. Nos encontramos con pacientes más delicados, complejos… Los pacientes llegan con dolor y tristeza, y nosotros somos como una esperanza para ellos; a pesar del temor a este virus desconocido no abandonamos nuestro lugar de trabajo; desde hace un año, mientras todos tenían que quedarse en sus casas, nosotros teníamos que venir a trabajar”, dice.

Hospital de Clínicas

El Departamento de Enfermería del Hospital de Clínicas, cuenta con 1.600 personales distribuidos en todos los servicios del nosocomio; de los cuales 1.100 son licenciados en enfermería; 232 personal auxiliar y técnico, y 273 asistentes. De ese total, 223 personas se encuentran exceptuadas, con dictámenes médicos, permisos por maternidad, reposos y aislamientos por la pandemia por Covid-19; situación que afectó considerablemente la normal funcionalidad en cuanto a las coberturas de las guardias y respuesta en las atenciones.

“El personal de enfermería es un recurso humano indispensable para el funcionamiento de los servicios. En este momento están batallando, redoblando funciones por la gravedad de la crisis sanitaria; estamos en una situación súper difícil en el país y en el mundo. Los cuidados integrales que día a día damos con mucho amor a la profesión se siguen pero hoy ampliado hasta dos o tres veces con todas las tareas que debemos realizar. Hay que destacar el compromiso, el trabajo en equipo, desde la jefatura, la supervisión y el personal de los servicios. Pasamos a apoyar fuertemente las áreas de contingencia y mantenemos cubiertas todos las demás unidades”, expresó la Lic. Graciela Ortiz, Jefa del Dpto. de Enfermería del Hospital de Clínicas.

Con la pandemia, el trabajo del personal de enfermería se recrudeció, por lo cual se ha instaurado un nuevo sistema de trabajo en el que prima el esfuerzo en equipo; la disciplina en el autocuidado sanitario y el compromiso con la protección al paciente; lo que ha permitido dar respuesta rápida a la población.

“Enfermería no se acobardó ante esta tremenda crisis que llegó para desestabilizar el sistema. Para ejercer la profesión de la enfermería hay que tener vocación de servicio, de entrega al enfermo; trabajar con la salud es un compromiso que no cualquiera puede ejercer”, se explayó la Jefa de Enfermería.

Todas las partidas son dolorosas

Hasta la fecha, siete funcionarios (cinco licenciados y dos asistentes) del Departamento de Enfermería del Hospital de Clínicas, figuran en los registros de personal de blanco víctimas fatales por el coronavirus. Las profesionales manifestaron que todas las partidas son dolorosas, pero se siente mucho más cuando toca despedir a un compañero.

Sin dudas, el mundo entero se encuentra luchando contra el impacto de la pandemia de coronavirus, y las enfermeras y enfermeros han estado ahí, en primera línea, desde el primer día. Muchos han caído, muchos la han superado. Más que nunca se puede afirmar que su rol y contribución han son vitales para combatir el virus y muchas otras enfermedades.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos