Conectáte con nosotros

Nacionales

La belleza de la función que cumplen los murciélagos: unos incomprendidos más

Murciélagos fruteros. Foto: Hugo del Castillo.

Murciélagos fruteros. Foto: Hugo del Castillo.

La biodiversidad ha evolucionado para que existan elementos y procesos que permitan un equilibrio en el mantenimiento de la naturaleza, no todo fue así como lo vemos hoy. A través de cambios que pueden o no ser exitosos, la naturaleza “parece probar y por ensayo y error” estos elementos van evolucionando. Aquellos que puedan dejar descendencia fértil y se vayan adaptando, serán los que tengan éxito en su mantenimiento.

La naturaleza es eso, ensayo y error, y lo que funciona y está acorde a la situación es lo que persiste. A mayor rigidez al cambio, mayor posibilidad de desaparecer. Y en algún momento de la historia evolutiva del planeta, había ahí un grupo de animales con pelos y que además se alimentan de leche de sus madres, conocidos como mamíferos, que además se crían dentro del cuerpo materno, que encontraron en el aire un ambiente donde aún había “espacio” y condiciones, así que este grupo de mamíferos que tenían la habilidad de volar, conquistaron ese ambiente y fueron evolucionando mediante la adopción de diferentes modos de vida.

Falso vampiro listado (Platyrrhinus lineatus).. Foto: Alberto Yanosky.

Falso vampiro listado (Platyrrhinus lineatus). Foto: Alberto Yanosky.

Y, además, uno de los éxitos en esta evolución es que desarrollaron un sistema para analizar el ambiente a través de la ecolocalización. Esta habilidad consiste en emitir sonidos que, al producir ecos en el entorno, les brinda información sobre el ambiente en general y sobre sus alimentos, por ejemplo.

Estos fascinantes elementos de la biodiversidad son los murciélagos o mbopi, y un mundo sin murciélagos podría ser bastante fatal para los seres humanos y para el planeta. Estos animales voladores no despiertan mucho afecto y ternura, y recuerdan a roedores alados, y han sido utilizados para causar terror ya que están asociados a la noche y se han generalizados los hábitos de “chupadores de sangre” por algunos pocos hematófagos.

Micromurciélago, científicamente conocido como Sturnira lilium . Foto: Gloria González Weston.

Micromurciélago, científicamente conocido como Sturnira lilium . Foto: Gloria González Weston.

Mas si solo nos tomásemos el tiempo de entenderlos y ver la función que cumplen en la naturaleza podríamos ver que cumplen un rol clave en la polinización, en el control de insectos y otras plagas, como así también en la dispersión de semillas. Si los mirásemos de cerca veríamos que sus alas son nuestros brazos y hasta encontraríamos allí sus dedos, homólogos a los nuestros, para mostrar las cercanías que estos mamíferos voladores tienen con nosotros.

Imagínense, que un murciélago puede comer hasta 3.000 mosquitos en una noche, así que por cada murciélago menos que tengamos, esto implica una gran cantidad de mosquitos u otros insectos, de esos que tanto nos afecta, pero que también su equilibrio poblacional es importante. Si fumigamos y matamos los alimentos, también estaremos afectando a los depredadores de esa plaga. Ese rol extremadamente complejo aún no es conocido, así que estamos afectando un equilibrio que no sabemos qué consecuencias nos puede traer.

Dormidero de murciélago. Foto: Hugo del Castillo.

Dormidero de murciélago. Foto: Hugo del Castillo.

Y es cierto que nos traen algunos problemas, por ejemplo, en la salud, pero también no podemos dejar de reconocer la importancia de estos mamíferos voladores. Sus dormideros naturales son muy evidentes, en cuevas, troncos, hasta la misma vegetación; pero cuando aprovechan muy inteligentemente los espacios que nosotros mismos les dejamos, como huecos en las viviendas, entonces ya no nos causa mucha gracia. También en varios lugares, los animales domésticos sufren los ataques de los vampiros o murciélagos hematófagos, y para todo ello existen técnicas que los especialistas conocen bien y aplican, con el fin de controlar y no exterminar las poblaciones de estos importantes miembros del balance natural. Muchas de nuestras acciones también les afecta, ya que transformamos sus hábitats, exterminamos sus presas, y hasta les afectamos ese ambiente que ellos tan bien han dominado, el aire, con las rutas aéreas o con la construcción de granjas eólicas.

Paraguay ha sido “galardonado” con casi unas 60 especies de murciélagos que habitan todo el territorio nacional, los hay de pastizales, los hay de bosques, en humedales o en las dunas; tenemos los polinizadores y los dispersores de semillas, tenemos murciélagos pescadores como así también hematófagos. Ninguno de estos murciélagos son propiamente nuestros en Paraguay, así que tenemos una responsabilidad compartida con el resto de los países donde estas especies se distribuyen.

Dormidero de murciélago. Foto: Hugo del Castillo.

Dormidero de murciélago. Foto: Hugo del Castillo.

A partir de ahora cuando estés fuera de la casa en una tardecita o noche, comienza a escuchar esos chillidos, y mira atentamente, y los verás, sus sonidos son muy característicos, y cuando tengas un guapo’y fructificando, presta atención ya que allí estarán alimentándose, y cuando estés frente a un cuerpo de agua, fija tu mirada en la superficie, es altamente probable que los veas volar rasando la superficie en sus vuelos de alimentación. Y cada vez que encuentren un murciélago o te estén causando un problema, piensa en todos los beneficios que nos brindan y acude a un especialista para que te ayude a solucionar el problema.

Y no te olvides, que a nosotros que no volamos ni utilizamos ecolocalización, estas “soluciones de la naturaleza” nos han permitido abordar tecnologías que nos mejoran nuestra calidad de vida ya que nos motivamos en ellos y en las aves para “volar” y en ellos y en algunos mamíferos marinos para desarrollar las ecosondas y la ecolocalización. Sin estos ejemplos de la naturaleza, quizás nos hubiese llevado algo más de tiempo descubrir estas tecnologías, que estaban allí, solo necesitamos mirar más la naturaleza.

Dormidero de murciélago. Foto: Hugo del Castillo.

Dormidero de murciélago. Foto: Hugo del Castillo.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos