Conectáte con nosotros

Nacionales

Padres al 100%: Entre cumplir el rol y luchar contra la sociedad

El día del padre en Paraguay se recuerda el tercer domingo de junio. Este día no solo va dedicado al progenitor sino también a todos aquellos hombres que cumplen con la figura paterna en un hogar ya sean abuelos, tíos, padrastros etc.

Para esta celebración El Nacional se comunicó con dos padres que se tomaron el rol como debe ser, cumpliendo con todo para sus hijos. Ante tantas luchas diarias de madres que luchan por los derechos de sus hijos, estos dos padres son especiales porque educan, cuidan y atienden solos a los suyos.

Dicha celebración tiene influencia de los Estados Unidos de América debido a que en 1910 una mujer llamada Sonora Smart decidió homenajear a su padre, un veterano de la guerra civil llamado Henry Jackson Smart, cuya esposa había muerto durante el parto de su sexto hijo.

El veterano crio solo a sus hijos por lo que la mujer decidió organizar la primera celebración del día del padre el 19 de junio de 1910 (pero la idea fue propuesta un años antes en 1909) en agradecimiento a aquel hombre quien dedicó su vida a ella y sus hermanos haciendo que la ausencia de su madre no fuera tan dura ya que el suplía todas las necesidades de sus hijos.

El evento fue realizado en la ciudad de Washington, pero a la vez numerosas ciudades norteamericanas decidieron participar del acontecimiento, realizando actividades en sus respectivas ciudades.

Esto demuestra que la figura del hombre no solo debe ser vista como proveedor del hogar y quien impone las reglas en ella, sino también como un educador quien nos enseña a través de consejos valiéndose de su sabiduría a ser mejores personas.

El festejo del día del padre quedó institucionalizado en 1966 de la mano del presidente de los Estados Unidos Lyndon B. Johnson y desde ahí se extendió por gran parte del mundo llegando también a nuestro país.

Derribando barreras

Javier es papá de Juliana de 2 años y junto a su pareja decidieron que sería el quien estuviera con la pequeña y la criaría en su casa mientras su madre vuelve al trabajo. Todo surgió después del nacimiento donde a él solo le dieron 15 días y a la madre de la pequeña 4 meses de permiso de maternidad, el tiempo les pareció poco e insuficiente y eligieron que Juliana quede al cuidado de un familiar, en este caso su padre.

Su nuevo rol indicó que es una situación de aprendizaje. “El tema es complejo, por un lado es hermoso quedarse con mi hija a cuidarla, alimentarla, jugar y enseñarle cosas. Por otro lado está la sociedad con una cultura machista, con una cultura patriarcal que no puede asimilar que un hombre quede a cuidar de su hija mientras la mamá es la que sale a trabajar”.

Admitió que a varias personas entre amigos y familiares les costaba entender y hasta lo tomaban como un fracasado por cumplir su rol y cuidar de su hija.

Durante su corta historia como padre, Javier nos cuenta que pudo darse cuenta de muchas injusticias en el cumplimiento de su labor como padre: como el permiso de maternidad que es muy injusta, ya que proponen una lactancia materna que lo indican hasta 6 meses mientras el permiso sirve solo hasta los cuatro meses.

Así mismo el tema del permiso por paternidad que son solo quince días y alega que ahí ya se definen los roles.

En cuanto a que otros padres no solo no cumplen como el sino que desprecian a sus hijos estimó que “responde a una cuestión estructural como sociedad algo histórico”. “Se nos moldea como seres humanos a entender o a ver de esa forma. Les cuesta a muchos entender que una persona no renuncie a responsabilizarse”, indicó.

Javier y Juliana, en sus primeros meses. Foto: Gentileza

Todo por mis hijos

Arnaldo Martínez tiene dos hijos, Mia Valentina de 8 años y Juan de 7 años, quienes conviven con él desde que su mamá decidió dejarlos hace tres años, al terminar su relación. Arnaldo siempre le solía decir que el amaba a sus hijos y que podría quedarse con ellos si sucediera algo.

Comenta que hace años trabaja en una fábrica de pollos donde hace un horario bien temprano, e indica que recibe ayuda de su actual pareja quien junto a otro familiar lo ayudan con el cuidado de los chicos.

Arnaldo manifestó que  estos años no han sido fáciles pero que el se encarga de darle mucho amor y atención a sus pequeños y que debido a esto hoy son niños felices, que comparten todo con su padre y que son muy buenos hijos.

“Esos padres que no se encargan de sus hijos realmente es porque no los quieren” afirmó tajante e indicó que eso jamás se le cruzó por la mente ya que el daría todo por sus hijos. Como una prueba más de el gran amor que tiene para dar nos comentó que pronto será padre de nuevo, ya que su pareja está embarazada y que sus hermanos están felices así como toda la familia.

No fue fácil encontrar estas historias pero así también es de esperar que puedan multiplicarse, ya que una figura paterna en el hogar ya no es solo representación del ingreso monetario sino que es el apoyo perfecto en el engranaje familiar para su gran funcionamiento. Los roles no han cambiado, el padre y la madre siempre deben acompañar en todo lo que requiera un hijo y poder demostrar con enseñanza que entre todos la ayuda siempre es bien recibida.

Celebramos a todos esos padres que día a día acompañan con amor a sus hijos por la senda de la verdad, la responsabilidad y el amor.

La felicidad de estar con papá Arnaldo, con Mia y Juan. Foto: Gentileza

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos