Connect with us

Nacionales

Carroñeros, sobre los buitres, sin ellos la naturaleza sería bastante menos agradable

Yryvu ruvicha (Sarcoramphus papa). El buitre más grande que ocurre en Paraguay (1.90 m de envergadura). Blanco con una colorida cabeza. Se lo encuentra posado en árboles altos o sobrevolando bosques y sabanas, mayormente, al norte del país. Foto: Rebeca Irala.

Yryvu ruvicha (Sarcoramphus papa). El buitre más grande que ocurre en Paraguay (1.90 m de envergadura). Blanco con una colorida cabeza. Se lo encuentra posado en árboles altos o sobrevolando bosques y sabanas, mayormente, al norte del país. Foto: Rebeca Irala.

Existe un grupo de aves que tienen un hábito muy particular, y este hasta nos resulta muy desagradable. Es que se dedican a comer cadáveres y hasta a veces se adelantan y dan un fin a una vida que de lo contrario seguramente seguiría sufriendo. Se trata de lo que conocemos como yryvu, también buitres o jotes, y muy mal llamados cuervos. Paraguay tiene cuatro especies diferentes de yryvu, el negro que quizás es el más común, y se lo ve en grupos, es el más pequeño de todos, pero aún así es más grande que una gallina.

Luego están el de cabeza roja y también el de cabeza amarilla, y finalmente el cuarto, el más llamativo por sus colores, ya que no es negro como el resto, sino que es blanco y mucho mayor, se lo conoce como el jote real o el yryvu ruvicha.

Yryvu akâ virâi (Cathartes aura). El segundo buitre más grande (1.75 m de envergadura), su cabeza y cuellos son rojizos, y la nuca blanca. Se lo ve sobrevolando o posado en diversos ambientes por todo el país.

Existen varias aves y otros animales que son carroñeros, pero los yryvu son los carroñeros por excelencia, y como tal cumplen un increíblemente importante papel en la naturaleza. Se imaginan la cantidad de animales que mueren en la naturaleza y que, si estos buitres no existieran, los paisajes estarían llenos de osamentas. Y si bien pasa desapercibida esta especie, en otros lugares del mundo han tenido un impacto muy fuerte la reducción de sus poblaciones.

Y esto ha ocurrido porque existen productos químicos que se les da al ganado y cuando éstos mueren, y son depredados por los buitres, esos productos afectan a los buitres. Lo cierto es que, en lugares como Asia, comenzó a llenarse el paisaje de osamentas putrefactas y nauseabundas, y ustedes se imaginan la cantidad de enfermedades que esto puede significar.

Yryvu hû o cuervo negro. Foto: Tatiana Gallupi.

A veces los humanos tratamos de dar una solución a una problemática, como puede ser mejorar la nutrición del ganado, o combatir sus parásitos internos y externos, y hasta mejorar su bienestar; sin embargo, avanzamos con acciones que carecen de una visión integral y afectamos con la solución a otros seres vivos.

Los buitres, al tener ese rol de limpiar el ambiente, sacando del medio todos esos elementos que alguna vez estuvieron vivos, y que si los dejásemos comenzarían un proceso de putrefacción, son muy sensibles a lo que esa carne pueda tener, y sabemos que en muchos casos las carcasas de los animales domésticos no están libres de hormonas, antiparasitarios, y otros químicos, que todavía poco y nada sabemos de cómo afectan en la población de estas aves, y otros animales que son carroñeros.

Yryvu aká sa’yju (Cathartes burrovianus). Es muy parecido al C. aura, pero más pequeño y tiene la cabeza amarilla, con tonos rosados y verdosos. Se lo ve sobrevolando o posado en sabanas, esteros y pastizales. Foto: Rebeca Itala.

Estos cuatro buitres que alberga nuestra avifauna pertenecen a un grupo que se los conoce como catártidos, y ese nombre raro tiene un origen griego ya que “kathartes” significa los que limpian, y con cuanta razón se les puse ese nombre, y la evolución les dio una habilidad más, su olfato, algo que pocas aves tienen desarrollado.

En este grupo está el cóndor también, así que pariente cercano de nuestro yryvu o buitre es el cóndor. El yryvu hu o buitre negro es el que más aletea de todos y es más gregario, mientras que los buitres de cabeza amarilla y el de cabeza roja se los ve planear más en grupos más reducidos.

Cuervos negros. Foto: Hugo del Castillo.

El majestuoso buitre rey o real, llama la atención por su blanco y negro, pero también partes rojizas o anaranjadas en su cabeza. Los de cabeza amarilla y roja, a veces son difíciles de diferenciar, son similares en tamaño, ambos negros y a veces el rojo es medio naranja, o el amarillo es medio naranja, así que a guiarse por su vuelo ya que sus plumas de las alas desplegadas en parte se ven claras o blancuzcas, y es relativamente fácil de distinguir ya que tienen en planeo una envergadura alar de más de un metro y medio.

Estas aves a juzgar por nuestros saberes tradicionales son claros mensajeros e indicadores, su presencia indica animal muerto o animal por morir, también y quizás por sus hábitos carroñeros tienen un olor no muy agradable así que ninguna de estas especies sirve a los fines alimentarios. Una vez más, demostramos aquí la importancia que tienen los elementos en la naturaleza, hoy hablamos de los yryvu, ni muy queridos, ni muy apreciados, pero con valor extremadamente importante para limpiar el ambiente.

Sarcoramphus papa o taguarto ruvicha. Foto: Tatiana Gallupi.

Aseguremos que estas especies y sus poblaciones se mantengan, y exijamos que todo lo que hagamos tenga una visión integral, necesitamos asegurar que lo que comen esté limpio de todo posible elemento que les haga daño, al igual que nosotros en nuestra alimentación.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!