Connect with us

Nacionales

Las tres cigüeñas del Paraguay

La Ciconia maguari es la cigüeña americana, con la cual asociamos la llegada de los bebés, ver sus colores, en particular su cabeza y sus patas para no confundirlas con las otras. Foto: Hugo del Castillo.

La Ciconia maguari es la cigüeña americana, con la cual asociamos la llegada de los bebés, ver sus colores, en particular su cabeza y sus patas para no confundirlas con las otras. Foto: Hugo del Castillo.

Paraguay contiene tres especies de cigüeñas y si bien las tres son blancas, hay características muy particulares que las diferencian, no solo en su combinación de colores, sino también en tamaño y comportamiento.

Como sabemos están asociadas a la llegada al mundo de los bebés; sin embargo, estos depredadores de ambientes acuáticos y de pastizales deambulan por estos territorios en busca de peces, sus alimentos principales. Se sabe que también consumen ranas y sapos, como así también algún caracol o reptil que ande por allí.

Estas especies me traen momentos muy memorables porque cuando hice mi tesis doctoral, estas tres especies eran parte de un grupo de aves relacionadas con estos ambientes, junto a otras 16, que utilizaban el ambiente aparentemente compitiendo por los diferentes recursos, espacios, alimentación, sitios de nidificación.

El tujuju en vuelo, se parece a la cigüeña americana, pero la diferencia se nota en la cabeza y cola. Habita en esteros y pastizales inundados. Foto: Luis Doldán.

Sin embargo, los estudios profundos demuestran que pocas veces compiten por los recursos y cuando esto ocurre, una de las especies es la que tiene estrategias para diferenciarse y así evitar la competencia.

Si bien es cierto que se alimentan de casi lo mismo, las especies se las arreglan comiendo en diferentes lugares, y esto uno lo puede ver en las diferentes adaptaciones que tienen, por ejemplo, la longitud de las patas: a patas más largas, entonces más chances de alimentarse en aguas más profundas. También sus picos, en su forma y volumen, las diferencian en particular con la capacidad de tener acceso a diferentes presas.

A estas aves que caminan en el agua o en el vado (barro) para conseguir su alimento se las conoce con el nombre de vadeadoras.

El tujuju es también blanco, pero tiene la cabeza y cuello negruzcos. Foto: Luis Doldán.

La cigüeña más común es la maguari, tuyango, cigüeña común o americana, es blanca, con partes traseras negras y patas rojas, si bien se la ve en grupos, los números nunca son muy numerosos.

Sus pichones llamativamente son negros y muchas veces se ven juveniles que parecen sucios, embarrados; son jóvenes que están mudando su color oscuro hacia el blanquecino que caracteriza a los adultos.

Hace nidos en plataformas sobre la vegetación en los esteros y bañados, y si hay juncos, le gusta hacerlos entre ellos.

Tujuju kangy (mycteria americana). Es la cigüeña más pequeña de las tres que existen en Paraguay (65 cm). Foto: Luis Doldán.

La otra especie que en cierta medida se le parece es el tuyuyú, tuyango, cigüeña de cabeza pelada, que denota la característica de su cabeza (cabeza y cuello pelados); es de tamaño menor a la cigüeña americana, es mucho más gregaria, siempre se la ve en grupos grandes, come en grupo vadeando por aguas someras, la cual parece ser una buena estrategia para que no se escape ninguna presa que ande por allí.

Sus nidos también son plataformas, pero es más común que anide sobre los árboles, he visto cómo esta especie se posa al costado de un nido de yacaré y cuando comienzan a salir del nido, depreda los yacarecitos recién nacidos.

El robusto pico del tujujú cuartelero, sus largas patas y cuello negros contrastan con su garganta roja, que adquiere un color más intenso en la madurez y durante la temporada reproductiva. Foto: Rebeca Irala.

Y la tercera especie es la de mayor tamaño, la de mayor tamaño en las Américas, conocida como jabirú, tuyuyú cuartelero, o jabirú americano, con una longitud de hasta tres metros cuando despliega sus alas, tiene un pico muy fuerte.

Si bien en muchos lugares sus poblaciones están reduciéndose, en Paraguay todavía es común verlos utilizando los ambientes que tanto selecciona como todos los humedales. Se lo puede encontrar con otros ejemplares de la misma especie, aunque normalmente se lo ve solo o en pareja; cuando uno encuentra 4-5 de estos, seguramente se trata de los padres con sus crías.

Sus nidos son grandes plataformas sobre algún árbol emergente en el bosque, sus nidos son muy visibles y esos normalmente tres pichones asomándose del nido, los hace aún más evidentes.

En sus etapas de pichones y juveniles son de color gris. Su cuello hinchado o expandido lo hace muy característica ya que la especie tiene un cuello de color rojo que une la parte de la cabeza y pico totalmente negros con el blanco de su plumaje corporal.

Su tamaño y volumen de pico hace que hasta si aparece algún roedor, pueda depredarlo. Tiene mayor capacidad de consumir presas de mayor tamaño.

Tujujú cuartelero (jabiru mycteria). Es la cigüeña voladora de mayor envergadura en el país (1,10 m) y es inconfundible. Foto: Luis Doldán.

Estos inmaculados miembros de la avifauna nacional requieren de humedales relativamente en buen estado de conservación, se los suele ver en zonas productivas de arroz por la presencia del agua.

Requieren para poder subsistir del agua, y también de la vegetación asociada como así también de bosques en donde algunos de ellos construyen sus nidos. Esto denota que no solo humedales son importantes, sino un mosaico de hábitats que le permitan cumplir con todas sus necesidades de alimentación, refugio y protección.

La presencia de estas cigüeñas debería ser el indicador que nos permita medir la calidad del hábitat.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!