Connect with us

Nacionales

Coloridos, ruidosos y con grandes y llamativos picos

Tucán pico verde (Ramphastos dicolorus) presenta la garganta y pecho de color anaranjado, tanto su pico como la zona alrededor de sus ojos (periocular) tienen un color oliváceo amarillento. Es más confiado y fácil de observar que el tucán chico. Foto: Luis Doldán.

Tucán pico verde (Ramphastos dicolorus) presenta la garganta y pecho de color anaranjado, tanto su pico como la zona alrededor de sus ojos (periocular) tienen un color oliváceo amarillento. Es más confiado y fácil de observar que el tucán chico. Foto: Luis Doldán.

POR Alberto Yanosky
Director EIISA (Estructura Interdisciplinaria de Investigación Integral Socio-Ambiental) - UNAE

Los tucanes son un grupo muy llamativo de aves ya que poseen un pico muy bien desarrollado y de vivos colores. Quizás sea lo más llamativo en sí, además de los colores que pueden tener los individuos. Están restringidos a nuestro continente y se los puede encontrar en algo más de 40 especies diferentes, desde México hasta Argentina. Paraguay tiene el honor de tener cinco de estas especies en su territorio, y hasta tenemos el de mayor tamaño, el tucán toco (Rhamphastos toco). Tanto este tucán toco o tuka guasu, como lo conocemos en guaraní, están agrupados en lo que conocemos como Ramfástidos o Ramphastidae. Los tucanes, como se los conocen o en su traducción al inglés como toucan, con similar pronunciación, también deben su origen al idioma tupi guaraní, dependiendo de la región, tukâ o tucana; una vez más, el guaraní contribuyendo con palabras de uso mundial.

El arasarí chico (Selenidera maculirostris) se diferencia de los demás tucanes por la coloración del antifaz de color verde y del pico que presenta rayas o un listado negro que varía entre individuos. Foto: Luis Doldán.

Estas llamativas aves son arborícolas, bullangueras y normalmente están en grupos. Rara vez están solas, pero depende de la especie. Tienen una forma particular de volar que las hace inconfundibles, con una cola relativamente corta que apoyan en la cabeza al dormir. Además, tienen la habilidad de mover la cola hacia arriba y hacia abajo, otro comportamiento que las hace muy particular. Y quizás sean esos llamativos picos que les dan un estilo de vuelo particular. Ese pico colorido, además de comprimido lateralmente, tiene bordes aserrados, ha sido el debate de su funcionalidad, siempre apuntando a los hábitos alimentarios de este grupo que habría evolucionado para ocupar un nicho muy particular.

Tucán grande (Ramphastos toco). Como lo dice su nombre común es el de mayor tamaño entre los 5 tucanes que habitan en Paraguay. Foto: Rebeca Irala.

Sin embargo, en este debate científico, que pasó por la alimentación y hasta la defensa y la lucha contra posibles depredadores, hoy parece estar más relacionado con la regulación de la temperatura. Cuando lo vemos en vuelo tenemos la sensación de que ese pico es muy pesado, a veces tiene la tercera parte de la longitud de su cuerpo. Sin embargo, es muy liviano, está lleno de cámaras, lo que los hace muy ligeros. En ese pico se aloja una lengua larga, plana y que termina en punta. El pico lo utilizan como una tenaza, estirando el cuello, tomando el alimento y levantándolo. Se alimentan de frutas y semillas, pero depredan sobre anfibios, reptiles e insectos, principalmente orugas que encuentran en los árboles. Un hábito que tienen y por el cual se los reconoce muchas veces es por su gusto por depredar huevos y pichones de otras aves. Solemos ver a varias especies mucho más pequeñas defender sus nidos, casi siempre sin resultados positivos de la depredación por los tucanes.

Arasarí banana (Bailonius bailoni). Este tucán presenta una coloración totalmente diferente a los demás tucanes, ya que es mayormente amarillo.

Nuestros tucanes, esas cinco especies son: el de mayor tamaño, con algo más de 50 cm, el tucán grande o tuka guasu (Ramphastos toco), el tuka’i o tucán de pico verde (Ramphastos dicolorus), el tuka sa’yju o arasarí fajado (Pteroglossus castanotis), el tuka pakova o arasarí banana (Baillonius bailloni), y el más pequeño de todos, con unos 30 cm, el tuka poka o arasarí chico (Seleniderama culirostris). El tucán grande es el de mayor presencia en extensión en el territorio, llegando hasta el oeste del Chaco, mientas que tuka pakova y el tuka poka, son los más restringidos al bosque atlántico del Alto Paraná, en el este del país.

Arasarí chico (Selenidera maculirostris). Especie amenazada de extinción a nivel nacional y es endémica del Bosque Atlántico del Alto Paraná, ya que solo ocurre en este tipo de ecosistemas. Foto: Rebeca Irala.

Los tucanes tienen cuatro dedos, dos hacia adelante y dos hacia atrás. Además, sus patas son cortas y fuertes, todas características necesarias para poder moverse como lo hacen entre los árboles, sujetándose fuertemente a las ramas y saltando entre los árboles. Los sexos son difíciles de distinguir, salvo alguna excepción. Algunas hembras tienen picos más pequeños y más rectos, pero son características difíciles de detectar en el campo. Sus nidos siempre están en huecos de árboles y son siempre especies asociadas a los bosques, sean altos y húmedos o secos y más achaparrados, pero la desaparición de los bosques implica también la desaparición de los tucanes.

Tucán grande (Ramphastos toco) pichón asomándose en el hueco donde nació en una palmera en una zona de campos arbustivos. Foto: Rebeca Irala.

Y esta no es la única amenaza que tienen las especies, también los hábitos de tenerlas como mascotas en las viviendas humanas, con un comercio asociado a ellas. El color de sus plumas ha significado su cacería para el arte plumario, en particular con varios pueblos originarios. Para estos pueblos indígenas la permanencia de estas especies en el ambiente es parte imprescindible de la perpetuación de sus culturas y tradiciones. El tucán está presente en todas las culturas originarias del Paraguay, es importante poder rescatar ese conocimiento, entender el rol de los tucanes en los modos y medios de vida la población, y asegurar que sigamos manteniendo poblaciones saludables de los cinco tucanes en sus hábitats naturales.

Arasarí chico (Selenidera maculirostris). Presentan dimorfismo sexual; es decir, tanto el macho como la hembra presentan plumajes diferentes, teniendo la hembra un color castaño, al contrario del macho que es mayormente negro. Foto: Rebeca Irala.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!