Conectáte con nosotros

Nacionales

El chipero de Francia: “Conquistando paladares en París”

Maximiliano el chipero de Paris. (Foto Facebook)

Maximiliano el chipero de Paris. (Foto Facebook)

“Nunca imaginé que en el año 2022 estaría vendiendo chipa en París. La vida da muchas vueltas y hay que saber resistir la vuelta de timón del barco, sin que perdamos el rumbo al intentar frenarlo. Conquistando paladares en París con chipa”. Las palabras son de un joven emprendedor que se gana la vida vendiendo chipa. Y las vende en un lugar particular: en París, Francia, a lado de la Torre Eiffel.

Sí, allí, en la ciudad del amor, donde el pan y el queso son marcas registradas, resalta el aroma y el sabor de la tradicional chipa paraguaya. Se llama Maximiliano Barrientos (28) y no es paraguayo, sino argentino. “Gracias a Dios todo está saliendo bien, espero vender mucho este año”, expresó el “chipero de París”, como lo bautizaron, y dijo que que aprovecha los días de Semana Santa para su venta.

Maximiliano es de Misiones, Argentina. Es huérfano y fue criado de niño por su abuelo Genaro. “A los 8 años comencé a vender chipas con mi abuelo y a los 11 yo mismo ya preparaba y salía a las calles de mi barrio a ofrecer casa por casa”, recordó. Pasaron los años y Maxi se formó profesionalmente y hoy es un gran escritor, guionista y cineasta.

El joven hizo de la chipa su negocio, su vida. (Foto Facebook)

Aunque el objetivo de su viaje al país europeo fue lograr un espacio en el mundo de las artes cinematográficas, el joven escritor lucha en el día a día vendiendo chipas a paraguayos, franceses y y extranjeros curiosos y en las noches habla con las personas con las que espera concretar un cortometraje y quizá algún día pueda contar las aventuras del chipero de París.

En el 2020, a causa de la pandemia del Covid-19, Maximiliano quedó varado en París. Todas las puertas se le cerraron y, con los problemas económicos que tenía, entró en un cuadro de mucha incertidumbre y desesperación. “Miré mi bolsillo y solo tenía 15 euros. Decidí invertirlos y recordé mi infancia de vendedor de chipa. Conseguí harina en una tienda africana y preparé chipa en casa y luego fui a instalarme a lado de la torre Eiffel y comencé a ofrecer mis productos. La primera hora no pasó nada, luego una familia paraguaya pasó por allí y me compró todas las chipas que tenía. Eso me causó mucha motivación y desde ahí ya no paro. Es por eso que te cuento que la chipa paraguaya significa mucho para mí”, señaló.

Los clientes disfrutan de la chipa al lado de la Torre Eiffel.

Entre harina de almidón y guiones, trasciende el día a día del cineasta y escritor misionero. El joven reside en París, a 40 minutos de la Torre Eiffel y a través de la venta de chipas logra sustentarse durante todo este tiempo de pandemia. “Tengo un carro (máquina) donde cocino la chipa

Maximiliano utiliza sus conocimientos para potenciar el emprendimiento. Lo hace subiendo a las redes sociales spots y campañas publicitarias de sus elaboraciones. Asimismo, optó por diversificarse e incorporó al menú la sopa paraguaya, el asado, los ñoquis, el dulce de batata y el pan dulce.

Maximiliano, el chipero de Paris. (Foto Facebook)

En su carrito prepara las chipas. (Foto Facebook)

 

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!