Connect with us

Nacionales

Vapeadores: “Lo ideal sería prohibir su venta como en otros países”, señalan desde Salud

Vapear es inhalar el vapor creado por un cigarrillo electrónico u otro dispositivo para vapear. Foto: Imagen ilustrativa

Vapear es inhalar el vapor creado por un cigarrillo electrónico u otro dispositivo para vapear. Foto: Imagen ilustrativa

El uso del cigarrillo electrónico o vapeadores se ubica, una vez más, bajo la lupa. El vapeo entre adolescentes es una preocupación latente y que crece cada vez más, señalan las autoridades de Salud. Hasta la fecha no existe una ley que regule su uso o prohíba su venta a niños, niñas y adolescentes. En el 2020 se había presentado un anteproyecto de ampliación de la ley del tabaco, pero esto pasó al archivo. “Eso quedó ahí, pero estamos trabajando en eso”, señala a El Nacional la doctora Noelia Cañete, neumóloga y coordinadora del Programa Nacional de Control del Tabaquismo y Enfermedades Respiratorias Crónicas del Ministerio de Salud.

La doctora resalta la necesidad de regular la venta y consumo de los cigarrillos electrónicos en Paraguay. Pero va más allá y plantea emular a otros países del Mercosur como Argentina y Brasil donde hay fuerte medida en contra. Allí han prohibido hace más de 10 años la comercialización, distribución y promoción de estos productos.

“Lo ideal sería no solo regular, sino prohibir su venta y uso como lo hicieron otros países del Mercosur, como Argentina y Brasil. Lo ideal sería prohibir la venta y el uso de estos dispositivos para mejorar la política de control de tabaco en general. Podemos pulir muchas cosas en ese aspecto. Que no solo esté especificada en la legislación, sino en la práctica aplicar esa ley”, sostuvo.

Sostuvo que en diciembre del 2019 el Ministerio de Salud aprobó la resolución 630/19 por la cual se establecen medidas sanitarias de protección a la salud de las personas en relación a los cigarrillos electrónicos, vapeadores, vaporeadores y otros sistemas similares de administración de nicotina (SEAN) y sistemas dimilares sin nicotina (SSSN) y sustancias utilizadas para uso de los mismos, considerando a los vapeadores como un producto dañino, que debe ser restringida su venta y su utilización a menores de 18 años.

“Como no llegamos a eso (ley), salió esa resolución ministerial que restringe el uso y venta de estos productos a menores de edad. Además, los locales que venden deben estar registrados en la Dirección Nacional de Vigilancia Sanitaria (Dinavisa). Son unos cuantos puntos que se tocan en la resolución”, expresó.

“También en el decreto 4624, que salió en el 2020 durante la pandemia, se cambió el decreto anterior donde decía que se podía fumar en lugares cerrados. Anteriormente existían espacios de fumadores en hoteles, restaurantes, etc., esos espacios ya se han eliminado en el 2020 con este último decreto, ya no existen lugar cerrado para fumadores. Estos (sitios) eran considerados, por ejemplo, los que tenían una pared y un techo, por decirte una terraza con un toldo ya se consideraba un lugar cerrado y no se podía fumar. Este decreto también habla de lugares donde existe aglomeración de personas o personas no fumadoras. Ejemplo, en una plaza, al aire libre, donde hay personas no fumadoras, como niños, ahí tampoco se puede fumar”, señaló.

“La resolución ministerial, digamos, por decirlo de alguna manera, no tiene tanto “poder” como una ley, por lo que sería bueno que esto sea visto. De todas formas, en la ley 5.538, que es del 2015, y que regula las actividades relacionadas al tabaco y establece medidas sanitarias de protección a la población, ya se habla de otros productos de tabacos entre ellos se incluye los vapeadores”, expresó.

“No sé si la palabra sea un llamado de atención, pero nosotros estamos trabajando en eso y en otras políticas de control de tabacos con ellos (Congresistas). Estamos tratando de avanzar en todo lo que se pueda para evitar el inicio del consumo de la gente joven y tratar a los pacientes que están con este hábito para que puedan dejarlo”, añadió.

“Instamos a los legisladores a legislar sobre estos dispositivos para que se pueda realmente tener un control. No sé si existe un descontrol, pero si es un punto pendiente en ese aspecto. Estamos tratando de hacer todo lo posible. Tenemos regulaciones, también la Dinavisa sacó su regulación para un control y que estas personas que venden estos productos se registren y se tenga un listado de los lugares y empresas que venden estos productos”, precisó.

Fácil acceso a cigarrillos electrónicos

El fácil acceso a cigarrillos electrónicos para adolescentes y niños es preocupante, señala la doctora Cañete. “Lastimosamente seguimos viendo que se venden a los menores. Conocemos casos, inclusive en escuelas nos llaman para dar charlas porque observan que sus alumnos tienen. Te cuento un caso, una docente nos contó que en una fiesta de 15 años dieron estos dispositivos como una especie de recuerdo”, dijo preocupada.

“Es por eso que tratamos de llegar más a esa población, que es la más susceptible y que más se adhieren a consumir. Ellos seguramente no tienen plata y son sus padres los que les dan tal vez por desconocimiento pensando que estos productos son inocuos, pero lastimosamente producen daños”, señaló.

Según la estadística, un gran porcentaje,además de utilizar el vapeador, también fuma cigarrillo. Foto: El País.

Según la estadística, un gran porcentaje, además de utilizar el vapeador, también fuma cigarrillo. Foto: El País

Estadísticas

La Dra. Cañete comentó que el último informe de la encuesta mundial de tabaco en jóvenes del 2019, señala que el 8 % por ciento de la población utiliza cigarrillos electrónicos. “Estos solamente dispositivos electrónicos, pero si hay muchos fumadores duales (que vapean y fuman cigarrillos), el daño podría ser doble”, expresó.

Además, entre el 2017 y 2018, residentes realizaron un estudio sobre el uso del POD, Encuestaron a unos 206 estudiantes de secundaria y del tercer nivel. De esta cifra, el 85 % conoce el dispositivo electrónico y de ese porcentaje el 35 % lo utiliza. El resto no lo usa, pero lo consideran atractivo. Así también, otro estudio realizado en 2019 señala que de un total de 4.698 estudiantes adolescentes, el 12,5 % dijo usar cigarrillos electrónicos.

En cuanto a lo dañino que podría ser este artefacto dijo que “podemos tocar varias aristas en este punto. Uno, que la mayoría, para no decir todos los cigarrillos electrónicos o productos calentados del tabaco, contiene nicotina, por ende también genera adicción y como es algo relativamente nuevo es muy utilizado por los jóvenes y podría llegar a ser una puerta de entrada para introducirse a otras drogas”, expresó.

“Aparte de producir adicción, todavía hay muy poca literatura con respecto a los daños que puede producir a largo plazo. También tenemos conocimiento que tiene algunos componentes tóxicos como metales pesados. Hubo casos de jóvenes estuvieron mezclando con THC y llegó a producir la muerte de muchas personas”, añadió.

“Un cigarrillo contiene aproximadamente un miligramo de nicotina. Los aceites de estos vapeadores hay de 0,6, 36 hasta 70 miligramos de nicotina en el aceite. O sea, la cantidad que pueden llegar a utilizar es mucho mayor que la que se puede consumir además del cigarrillo. El sabor agradable que tiene es muy atractivo para los jóvenes y como te dije va a causar adicción”, señaló.

“Es un producto nuevo y no sabemos a largo a plazo todas las enfermedades que podría causar, pero si conocemos que tienen componentes tóxicos el aceite que tiene estos cigarrillos electrónicos”, sostuvo.

Vapeadores y otros deben ser registrados en Dinavisa

Por su parte, la Dirección Nacional de Vigilancia Sanitaria (Dinavisa), a través de la Resolución DNVS D.G. N.º 153 /2021, establece los requisitos necesarios para la inscripción, habilitación de establecimientos dedicados a la importación, exportación, elaboración, distribución y comercialización de empresas que trabajen con dichos productos y sustancias, y los procedimientos para el trámite de inscripción y habilitación de éstos.

La Dinavisa debe expedirse, una vez presentadas las documentaciones requeridas, en un plazo no mayor a noventa (90) días corridos desde la fecha de presentación, siempre y cuando se haya dado cumplimiento en su totalidad a los requisitos legales y técnicos correspondientes. En tanto que, la Constancia de Inscripción tendrá un periodo de vigencia de 5 años.

La inscripción y habilitación de este tipo de productos es de suma importancia, ya que la Dirección Nacional de Vigilancia Sanitaria ejerce rectoría sobre funciones asignadas por las leyes y las reglamentaciones referidas a las medidas sanitarias de protección a la población, relacionadas a las actividades concernientes al tabaco y otras sustancias que le sean asignadas.

Se destaca que el incumplimiento de las obligaciones establecidas en la presente disposición, hará pasible a los infractores de las sanciones establecidas en la N.º Ley 1119/97.

Recuerdan que, cualquiera de estos dispositivos contiene productos químicos tóxicos, incluida la nicotina y otras sustancias que pueden causar enfermedades.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!