Connect with us

Nacionales

Rufo, un color de las aves

Trogon rufum hembra.

Trogon rufum hembra.

POR Alberto Yanosky
Director EIISA (Estructura Interdisciplinaria de Investigación Integral Socio-Ambiental) – UNAE.

Asociamos a las aves con muchos colores o con aspectos coloridos. La coloración de aves se expresa a través de unos pigmentos que tienen en sus plumas, que les otorga un color característico; si bien hay otros factores físicos como los colores estructurales. Seguramente estas coloraciones tienen explicaciones desde el punto de vista de la decoración y el llamado de atención del cuerpo; pero también es cierto que el color tiene razones genéticas, ambientales y alimentarias. La literatura nos indica que tienen funciones de protección y regulación térmica, identificación de los sexos, para protección y regulación del cambio climático, camuflaje, reproducción y comunicación. Los colores de las aves, pigmentos que ellas mismas son capaces de sintetizar, como son las melaninas, ofrecen estás tonalidades oscuras como marrones, negros, grises, negros rojizos o incluso amarillos pálidos. Su síntesis proviene de aminoácidos como el triptófano, la fenilalanina y la tirosina; y se producen en unas unidades celulares especializadas llamadas melanocitos y su depósito en las plumas de las aves se da en forma de gránulos a medida que el animal va creciendo. Las melaninas constituyen moléculas hidrofóbicas y resistentes, lo que hace que además de dar color al plumaje, también lo protege del desgaste; por lo que es común encontrar coloraciones más oscuras (o sea, procedentes de la melanina) en las partes más sensibles o débiles, como puntas de alas, de colas y la parte dorsal. Las melaninas producen colores negros y más oscuros, de amarillo pálido hasta el marrón rojizo. Uno de estos colores es el rufo, que significa “rojo o bermejo”, “rufus” significa rojo en latín. Sin embargo, el rufo es un color bastante particular de las aves, que no es ni marrón ni rojo, sino sencillamente rufo.

Batará corona rojiza (Thamnophilus ruficapillus). Foto: Edgar Romero

Ese adjetivo cromático “rufo” se aplica hoy en día al cabello humano y a la coloración de las plumas de las aves; raramente al pelaje de los animales en general, aunque es de uso extendido en la ornitología, donde describe al plumaje marrón rojizo, como de color de óxido de hierro. La especie más característica de aves rufas es quizás el Alonsito u Hornero. Esta ave pertenece a un grupo conocido como furnáridos y la mayor parte de sus miembros tienen en común el color rojizo o amarronado. Los furnáridos son aves por lo general de tamaño pequeño a mediano, con patrones complejos que involucran motas y estrías, con bandas en las alas, manchones en la cola y colores más brillantes en la garganta. Este color ya fue estudiado por Robert Ridgway, un naturalista y ornitólogo de los EE.UU. que lo describiera como un color cuyo uso se destaca en biología y en disciplinas relacionadas, y fuera incorporado a los estándares y nomenclatura del color en 1912. Este color es tan particular que varios nombres científicos lo incorporan, como el mencionado alonsito cuyo nombre es Furnarius rufus, o el guyra pytã o suiriri castaño, cuyo nombre es Casiornis rufus, o el sai hũ, jurundi o frutero negro, científicamente conocido como Tachyphonus rufus, el yvyja’u ravyta, tres cuatro cuero o atajacaminos colorado, nombrado como Antrostomus rufus, o el suruku’a sa’yju o surucuá amarillo, cuyo nombre es Trogon rufus. También hay otras aves a las que se refiere en el concepto de “rufo”, como es el caso del sorototo pytã o caserote colorado (Pseudoseisura unirufa), el sobrepuesto (Lessonia rufa), el pitogue’i o pitogüé mediano alas rufas (Myiozetetes cayanensis), el
Chu’i pytã o sietevestidos (Poospiza nigrorufa), el guyra juru tu’ĩ, corbatita negra y rufa (Sporophila nigrorufa), jeruti pytã’i o yerutí colorado (Leptotila rufaxilla), el choro ñanandy o batará colorado (Formicivora rufa), el guyra ka’i pytã o tachurí acanelado (Euscarthmus rufomarginatus). Como se puede apreciar varias especies combinan e adjetivo rufo (rufa, rufus) con otras palabras en latín para describir una característica particular del ave.

Chororo.

De ahora en más, miren mejor a las aves, ya que encontrarán rufo en muchos lugares de su cuerpo, si es que no es totalmente rufa, colorada, amarronada. Los colores de las aves, los colores de la naturaleza, qué gran pérdida no asegurar la perpetuidad de estas bellas y enigmáticas criaturas que nos obligan a pensar y razonar.

Formicivora rufa. Foto: Luis Doldán.

Fuente: Color standards and color nomenclature, manual especializado de Robert Ridgway, que se usa como referencia para la denominación de colores en biología y disciplinas relacionadas.

Batara pardo – Thamnophilus sticturus. Foto: Tatiana Galluppi.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!