Conectáte con nosotros

Nacionales

¿Qué hay detrás de esta forma de robar?: lo que busca el proyecto de Ley anti “bolsoneras”

Las bolsoneras son un gran azote de comercios, advierten. (Imagen ilustrativa)

Las bolsoneras son un gran azote de comercios, advierten. (Imagen ilustrativa)

Los primeros casos delictivos perpetrados por las mujeres conocidas como “bolsoneras” fueron detectadas en supermercados y shoppings de Asunción a mediados de la década de los ’90. Con increíble habilidad, mucho ingenio y hasta con la utilización de niños, estas bandas robaban grandes cantidades de mercancías. La implementación de códigos de barra, guardias y cámaras de seguridad disminuyeron sus actividades; sin embargo, hasta ahora siguen causando millonarias pérdidas a los comerciantes. Y no solo son mujeres, ahora también se le sumaron los hombres.

¿Por qué no para esta forma de delinquir? Actualmente, las llamadas “bolsoneras” que son detenidas en flagrancia, no pasan más de 24 horas privadas de su libertad, ya que el monto de lo robado no sobrepasa los 10 jornales (actualmente unos G. 980.000). Con este escenario, la senadora Lilian Samaniego presentó el pasado lunes un proyecto de ley que busca modificar el artículo 172 de la Ley 1160, a fin de castigar a las conocidas comúnmente como “bolsoneras”. De esta forma, se pretende establecer sanciones duras a estos grupos delicuenciales, a fin de reducir la cantidad de hechos en este sentido.

En conversación con El Nacional, Eugenio Caje, vocero de la Asociación de Importadores y Comerciantes del Paraguay (Asimcopar), relató lo que dice el texto de este proyecto de ley. “El proyecto de ley que presentó la senadora Lilian Samaniego, y que ha sido trabajado desde el mes de enero, modifica el actual artículo 172, de la Ley N.º 1160/97 “Código Penal”, persecución por bagatelarios, disminuyendo el monto a cinco jornales, además permite actuar de oficio al Ministerio Público, pero como para aumentar la presión sobre quienes ejercen los robos también la tentativa será castigada”, señaló.

“Actualmente, se sanciona el robo bagatelario a partir de diez jornales, y que además, no pena tampoco la reincidencia siempre hasta este monto. Las multitiendas y todos los comercios se encuentran desamparados e impotentes. Los que sufren mucho son los emprendedores, a las microempresas básicamente les pueden vaciar el local y no pasa nada”, sostuvo. “Hoy, el jornal con la suba de salario está G. 98. 000, o sea, casi G. 980.000 te pueden sacar (en productos) sin ningún problema, y aunque le agarren infraganti, el comisario de la zona no puede hacer mucho más de demorarle un par de horas por ser un robo bagatelario. No hay pena por la flagrancia, ni la tentativa ni reincidencia.  Hoy, con esta ley que se ingresó a través de la comisión que lidera la senadora Samaniego, se da la oportunidad de hacer justicia a la economía formal que está teniendo este problema”, expresó.

“Lo que pedimos es que el robo bagatelario tenga una pena hoy. Es decir, se sacó un texto consensuado para que, de 10 jornales quede en 5 jornales, o sea, lo que va estar penado es si el hurto o robo pasa de los G. 500.000; al agarrarle infraganti ya tendrá una sanción.  Y que con la reincidencia tenga una pena carcelaria. Si se le agarra por primera vez va a tener una sanción y con una reincidencia la fiscalía ya va a actuar de oficio y puede ir de hasta dos o tres años de pena carcelaria”, señaló.

“Esto lo que se consensuó con el estudio constitucional, lo que esperamos es que baje a 3 jornales, porque 5 igual significa mucha pérdida y esperemos lograr eso. Hoy, así como está planteada esta situación se está teniendo una pérdida de 10 millones de guaraníes al mes por tienda”, señaló Caje.

“Este importante cambio en la ley significa que, quienes roban en las multitiendas y en todos los comercios, sean realmente penados, y que una vez detenidos no entren por una puerta y salgan por la otra. Ahora podremos actuar siendo útil todo lo que hacemos a diario en nuestros locales”, señaló.

Eugenio Caje, vocero de Asimcopar

Eugenio Caje, vocero de Asimcopar

“Tenemos pruebas de quiénes son los que nos roban, los vemos a diario entrar a nuestras tiendas sin que la policía no pueda hacer más que detenerlos por unas horas. Con este proyecto de ley esperamos que todos los senadores acompañen la iniciativa porque es un gran paso para hacer más justa la vida comercial del Paraguay”, sostuvo.

“Todo esto se resume en generar una justicia para la economía formal evitando el uso indebido de la figura del robo bagatelario, donde queremos proteger también a aquel connacional que está pasando por una situación dificilísima, de extrema pobreza, que tiene que “robar” un pedazo de pan o de carne y que por eso no se vaya en la cárcel. Lo que no queremos nosotros como economía formal organizada es que se sirvan de esto organizaciones delictivas como lo son las bolsoneras”, precisó.

Una organización delictiva muy profesional

“Nosotros denominamos a las bolsoneras como la mafia de robo porque es una cuestión delictiva de tres generaciones ya,  abuela, madre e hija, o abuelo, padre e hijo, hace 25 años que están con esta moda delictiva, donde se han profesionalizado personas a ingresar a los locales, ya sea de emprendedores, Mypimes y grandes tiendas para robar de manera descarada”, señaló Caje. “Estamos hablando de una organización delictiva muy profesional, sagaz en su forma, están muy bien estructuradas”, precisó.

A la consulta de cómo operan estas personas, dijo que “tienen varias modalidades, una de ellas es que entran de a dos, una le entretiene a la vendedora y la otra mete calzados, ropas, de todo entre sus ropas. Se les dice “bolsoneras” porque anteriormente entraban a robar con la cartera, pero se volvieron más profesionales y ahora también usan una ropa elástica pegada por la piel y sobre eso ponen ropa bien holgada, y van metiendo los productos pegados a la piel. Nosotros tuvimos experiencia en microtiendas de donde se ha llegado a robar hasta licuadora, secadores de pelos, y pasaron hasta desapercibidas”, sostuvo. “Estamos hablando de gente altamente preparada para este tema delictivo”, señaló.

Toda una logística

“Ellas o ellos tienen toda una logística detrás. Saben que es una cuestión bagatelaria, entonces están tranquilos. Básicamente tienen gente de logística, usan taxis, también extorsionan a autoridades como policías o personas que puedan incidir en el buen trabajo que pueden hacer sustrayendo sus productos. Además, sabemos que hacen una venta selectiva en diferentes barrios o ferias vecinales. Y manejamos el dato de que ese dinero vuelven a meter en la economía formal a través del negocio de los vehículos usados, como así también puede haber muchas otras actividades formales de la economía donde hacen trabajar ese dinero”, expresó Caje.

“También tienen a disposición abogados que van y le quitan del lugar donde están detenidas rápidamente. Saben es que una cuestión bagatelaria y se escudan en eso para salir rápidamente de las comisarias”, finalizó.

Otras organizaciones

Representantes de la Cámara Paraguaya de Supermercados, Asociación de Importadores y Comerciantes del Paraguay, Federación de Mipymes del Paraguay, Asociación de Mipymes del Paraguay, apoyan este proyecto de ley en el marco de la preocupación por la ola de robos en tiendas y supermercados.

“Son organizaciones mafiosas que se escudaron en el robo bagatelario que no tiene castigo y operan dentro de ese límite, de ese paraguas que de alguna manera les protege para no ir presos”, comentó Alberto Sborowsky de la Capasu.

Indicó que estos grupos no forman parte del “chiquitaje”, sino de grupos que perpetran robos grandes, que manejan importantes sumas de dinero.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!