Conectáte con nosotros

Nacionales

Asunción festeja en medio de la desidia y el olvido

Basura colapsa espacios públicos en Asunción. Gentileza

Basura colapsa espacios públicos en Asunción. Gentileza

Un aniversario más de la fundación de Asunción, pero la capital del Paraguay se encuentra sumida en el abandono, con basuras por doquier, plazas ocupadas, calles intransitables. Hoy no se festeja, ya que ver así a una de las capitales de Sudamérica, solo ocasiona tristeza.

La lista de lo que se puede hacer y no se hace es demasiado larga. En Asunción convergen tanto los extranjeros que nos visitan como los trabajadores que residen en otras localidades, pero trabajan en ella. La Madre de Ciudades debiera recibir atención prioritaria no solo de su Municipalidad sino de todo el Gobierno central.

La problemática urbanística asuncena es solo una de las falencias de la ciudad, que se suma a la suciedad y la contaminación, la pobreza y abandono, el descuido total de la arborización y de los espacios verdes, la enajenación de vías públicas por actos de prepotencia que nadie impide ni sanciona, el caos del tránsito, las chatarras ambulantes, y las ocupaciones de sitios emblemáticos. Esto es solo una pequeña lista de problemas que todos los días del año son reiteradamente denunciados por sus habitantes en redes sociales y medios de comunicación.

Los habitantes y comerciantes en Asunción pagan bastante caro por residir o trabajar en ella. Sus tributos y otras cargas son, por lejos, los más elevados del país, tanto que en las últimas décadas fue la única ciudad paraguaya que en vez de tener incremento demográfico tuvo decrecimiento.

Asunción sin orientación ni planificación política urbanística, sin previsiones, sin orden administrativo, con un gobierno compuesto de improvisados, sin expertos que entiendan cómo se gestiona una ciudad de este porte, saturado de correligionarios desde su mismo lugar de trabajo (la propia Municipalidad).

Asunción merece mucho más que este lamentable porvenir, sin duda alguna, y es que cada uno debe poner en perspectiva qué hace por su ciudad y aunque sea de paso hay que respetarla y protegerla. Cumplir las reglamentaciones es solo un paso de los muchos que se pueden dar para ver de nuevo brillar a la ciudad verde.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!