Conectáte con nosotros

Destacado

Por tercer año, fuerte sequía y falta de lluvias azotan al Chaco paraguayo

Por tercer año consecutivo, Paraguay está ingresando nuevamente a un periodo de sequía general y de lluvias que, si hay, no son suficientes para satisfacer las necesidades de la población, como así también de la fauna y flora. En esta crisis, una vez más, el territorio más afectado es el Chaco paraguayo, donde desde hace algunas semanas se está viviendo una situación calamitosa y preocupante, donde distritos enteros están sufriendo la falta del líquido vital, con lagunas y reservorios totalmente secos.

La tierra se encuentra cada vez más árida, lo que desencadena en la muerte de la flora y, más directamente, de la fauna; esto último empuja al sector ganadero a tener una menor producción y pérdidas millonarias incalculables.

Todo el Chaco paraguayo enfrenta una complicada situación como consecuencia de la fuerte sequía que ya cumplió al menos tres años, con una necesidad de precipitaciones que se vuelve insostenible para los productores. Todo podría empeorar debido a que se pronostica otra temporada seca que pasaría de moderada a niveles bastantes extremos.

Según el último análisis del Sistema de Información de Sequía para América del Sur (Sissa), se presenta en Paraguay una sequía moderada a niveles extremos, principalmente en el norte de la Región Oriental, y gran parte de la extensión de la Región Occidental, Chaco paraguayo.

Este panorama envuelve más a los pobladores de la zona, especialmente a los productores, en una gran incertidumbre debido a que el fenómeno de La Niña ya generó pérdidas importantes, tanto en el sector ganadero como el agrícola, este último en auge en esta región del país.

Estos análisis se realizaron con base en las precipitaciones registradas sobre el territorio nacional desde mayo a este mes, y que evidencian que el déficit de lluvia sigue en gran parte del Paraguay. Mencionaron que estas condiciones podrían extenderse a otros sectores del país.

Los principales modelos climáticos estiman condiciones desfavorables de lluvias para los próximos días, lo que significa que seguirán sin precipitaciones esperadas por el sector productivo para mejorar los cultivos. Cabe recordar que las condiciones climáticas generaron pérdidas de al menos el 80 % de la producción local en el primer trimestre.

Si bien la semana pasada se registraron lluvias en varios puntos del país, la situación sigue siendo bastante crítica debido a que el suelo sigue con una necesidad importante de humedad. En ese sentido, productores del Chaco advierten que esa condición podría producir una disminución en el stock ganadero y merma en la producción agrícola.

Distritos fueron declarados en emergencia

El gobernador del departamento de Boquerón, Darío Medina, indicó que los distritos de Filadelfia, Loma Plata, Mariscal Estigarribia y Boquerón fueron declarados en emergencia por la sequía en las últimas semanas.

En conversación con Universo 970 de Nación Media, el gobernador Darío Medina señaló que si no llueve en los próximos meses, ya no podrán abastecer de agua a muchas comunidades.

“Estamos pidiendo que se declare en emergencia para que puedan dotarnos de recursos. El problema del clima no podríamos solucionar, pero sí por ejemplo lo relacionado al acopio de agua”, advirtió.

Al respecto de la emergencia, la Secretaría de Emergencia Nacional prosigue con la asistencia de agua a pobladores afectados, debido a la situación de sequía que se registra desde hace cinco meses en la región del Chaco.

Cabe mencionar que también fueron declarados en emergencia los distritos de Teniente Irala Fernández y Campo Aceval, del departamento de Presidente Hayes.

Medina detalló que unas “15.000 familias son las afectadas” en el departamento y refirió que 152 provienen de comunidades indígenas, quienes aglutinan en total 9.000 de ellas.

Ganadería entra en crisis

El presidente de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), Pedro Galli, señaló que los ganaderos, ante la falta de agua y pasto para los animales, se ven obligados a trasladar los ganados o en todo caso adelantar las ventas con precios bajos.

El periodo de sequía lleva años y hay lugares que no pudieron acumular suficiente agua para reponer los reservorios. “Hay lugares que ni siquiera tienen agua. Son ciclos que vienen cada cierto tiempo y cada vez afecta a más”, en especial al ganado.

“Esto obliga a trasladar a los animales o hacer ventas anticipadas. No es nada nuevo el tema de la sequía pero son ciclos que vienen cada cierto tiempo, y la ganadería creció mucho en el Chaco y cada vez afecta una mayor cantidad de ganado”, dijo, en entrevista con la 680 AM.

Recursos hídricos secan, aniquilando a la fauna y flora

La falta de lluvias en la Región Occidental hace que se sequen lagunas y riachos, lo que pone en riesgo el frágil ecosistema del Chaco. Al no haber agua, los animales, buscan de manera desesperada el vital líquido. Las aves migratorias que pasan por la región son las más afectadas por esta situación anormal de la naturaleza.

El norte del Alto Paraguay suele ser una región húmeda; de hecho, el Gran Pantanal certifica esta posición geográfica. Este tipo de suelo y clima permite tener una gran variedad de fauna y flora silvestres, que en gran porcentaje solo se puede encontrar en esta parte del planeta.

Lastimosamente, en estos momentos, la mayor parte de esta zona soporta una dura sequía, situación que se da desde el 2019. La falta de lluvias en grandes proporciones hace que hoy tengamos que presenciar de manera lamentable los riachos y lagunas que se secan.

En años anteriores podíamos ver la presencia de una gran variedad de aves, lo que hacía de estos sitios verdaderos santuarios de garzas, cigüeñas, karau, chaha, tuyuyú cuartelero, taguato, entre tantas otras especies. Hoy, estos lugares son desiertos, con tierras secas y duras, precisamente por la falta de lluvias.

Las lagunas también tenían grandes poblaciones de yacarés, hoy con destino incierto, ya que algunos logran encontrar otras aguadas, como los tajamares de las estancias; sin embargo, en otras situaciones, la realidad es bien diferente, ya que no existen este tipo de reservorios o, si los hay, están bastante alejados, por lo que obligan a los yacarés realizar largas caminatas en el estado de desnutrición en que se encuentran por la falta de alimentos.

El promedio anual de lluvia solía ser de entre 1.400 y 1.500 mm; sin embargo, desde el 2019 la marca no supera los 800 mm de precipitaciones. La temporada seca conocida como “La Niña” se daría todo el año, según la Dirección de Meteorología, ya que las lluvias anunciadas para los meses de noviembre y diciembre no se registrarían en el volumen necesario para aplacar la sequía en esta parte del Chaco.

Problemas sanitarios

La Dirección de Vigilancia de la Salud indicó que hay un importante aumento de casos de diarrea, principalmente en Boquerón. Este departamento, al igual que los distritos de Presidente Hayes fueron declarados en emergencia por sequía.

La Secretaría de Emergencia Nacional prosigue con la asistencia de agua a pobladores afectados, debido a la situación de sequía que se registra desde hace cinco meses en la región del Chaco.

Con respecto a la situación epidemiológica, la Dirección de Vigilancia de la Salud, a través del reporte semanal de Eventos de Notificación Obligatoria (ENO), muestra aumento de casos de diarrea en el departamento de Boquerón, así como en otros departamentos del país. Sin embargo, el mayor porcentaje de afectados (66%) se identifica en Boquerón, asociado a la sequía.

Probabilidad de lluvias es mínima

Para esta semana se espera contar con escasas precipitaciones en toda la cuenca del río Paraguay, señala el informe hidrometeorológico del río Paraguay, de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (DINAC).

Del 28 de agosto al 03 de septiembre se prevén precipitaciones en toda la cuenca del río Paraguay, los valores acumulados estarían alrededor de la normal para la época. Los niveles de río no variarán mucho en este periodo en la cuenca.

Cabe resaltar que las precipitaciones en Paraguay empiezan a incrementarse al inicio de la primavera y declinan hacia finales del otoño. El mínimo de precipitaciones en la región Occidental se da durante los meses de julio y agosto, y el máximo observado entre los meses de diciembre y enero.

De acuerdo a las Perspectivas climáticas de la DINAC, las probabilidades para el trimestre considerado (agosto, septiembre y octubre) para un evento: El Niño es 2%, condiciones neutrales 36 % y de La Niña 62 %.

En cuanto al pronóstico de precipitaciones, se prevén valores inferiores a la normal sobre el centro, sur y este de la Región Oriental; mientras que, sobre el resto del territorio nacional se esperan condiciones normales para el trimestre considerado. Para las temperaturas media y máxima media, se prevén valores superiores a la normal en gran parte del país.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!