Conectáte con nosotros

Opinión

El idioma guaraní: lengua oficial a la que le dan palos diariamente

Martín Ramírez Machuca.

Martín Ramírez Machuca.

En nuestro país coexisten dos lenguas oficiales: el castellano y el guaraní, ambas lenguas tienen el mismo estatus, de acuerdo con la LEY N° 425, DE LENGUAS:

Artículo 3°. – De las lenguas oficiales. Las lenguas oficiales de la República tendrán vigencia y uso en los tres Poderes del Estado y en todas las instituciones públicas. El idioma guaraní deberá ser objeto de especial atención por parte del Estado, como signo de la identidad cultural de la nación, instrumento de cohesión nacional y medio de comunicación de la mayoría de la población paraguaya.

Con la sanción de la Ley de Lenguas, se ha abierto una ventana amplia para el idioma guaraní, que ha estado por mucho tiempo relegado y desprestigiado, por una y mil razones, que en este artículo no lo voy a relatar, porque es una problemática muy compleja, y que amerita espacio y tiempo para dedicarle el destaque necesario.

El idioma guaraní, por su tipología lingüística, se encuentra dentro de las lenguas aglutinantes, tales como el japonés, el turco y otras lenguas. Pero. ¿qué significa lengua aglutinante? Son lenguas que tienen una base o una raíz a la cual se le van agregando prefijos y sufijos. Por Ej,: Che akaruta (Yo comeré). La raíz verbal es karu (comer), a este verbo se le agrega el prefijo o índice de persona “a” y el sufijo “ta” que indica tiempo futuro. El índice de persona “a” corresponde a la primera persona.

Esta regla básica del guaraní hace que esta lengua no sea tan complicada de aprender, pues solo se debería ir aprendiendo los distintos prefijos y sufijos para generar una línea sintáctica. Por otro lado, los verbos pueden ser orales o nasales, y también pueden ser areales, aireales y chendales, de acuerdo a la guaranística, es decir, se debe prestar atención si el verbo tiene elementos nasales u orales, tales como ñe´ë (nasal) y karu (oral).

Las características citadas están alejadas de la estructura gramatical del castellano, pues esta lengua no tiene ninguna relación ni vínculo con el guaraní: son dos lenguas totalmente distintas. Por lo menos, el castellano tiene una madre (el latín), a quien se le consulta en caso de dudas o de creación de nuevos vocablos, en cambio, el guaraní no tiene ni madre ni padre a quien recurrir en caso de dudas lingüísticas. Entonces, ¿cómo el guaraní puede modernizarse y ponerse al día con la evolución del mundo? Todas las lenguas se desarrollan y progresan de acuerdo a dos leyes universales de la lingüística: desarrollo interno y externo.

Por interno se entiende que la estructura misma de la lengua le da las herramientas necesarias para poder adaptarse al cambio y progreso diario, Ej.: televisión = ta´angambyry, y por el desarrollo externo es la integración de ciertos vocablos que pueden ser hispanismos o de algunas lenguas nativas que pertenecen a la familia lingüística guaraní.

El guaraní, como no tiene una madre directa a quien recurrir, pero tiene otras lenguas emparentadas a las que se pueden recurrir en caso de dudas a la hora de crear neologismos para estar a tono con el desarrollo del conocimiento. Con este breve abordaje de algunas características del guaraní, se puede inferir que este idioma está en las mismas condiciones como cualquier otro idioma moderno del mundo, es más, me atrevería a afirmar que tiene, incluso, muchos más elementos gramaticales y semánticos que orientan, modelan y dan una visión diferente del mundo al hablante de esta lengua. Hay situaciones de la vida cotidiana paraguaya que solamente en el contexto guaranítico se podría describir. Como por ejemplo: Che kaigue, que en castellano sería, estoy cansado, desganado, sin energía, estoy quemado, etc.

Desde la inclusión del idioma guaraní en la malla curricular en el sistema educativo paraguayo, este idioma solo ha recibido palos, quejas de los padres, de los propios maestros, de alumnos y de cierto segmento de la sociedad. Sigue en la amenaza de ciertos estamentos políticos de eliminar este idioma de la malla curricular.

Como lingüista, solo me resta defender y abrir al debate a nivel país para el desarrollo de una adecuada didáctica de la enseñanza del idioma guaraní, así como la tienen las lenguas modernas.

Aún no se ha tocado la tecla para que el guaraní se convierta en un idioma popular, funcional y medio de instrucción en el sistema de educativo del país y, a su vez, que trascienda su uso funcional a todas las áreas del conocimiento humano. El Ministerio de Educación y Ciencias, no debe dejar pasar por alto esta reliquia viva que aún perdura en la colectividad paraguaya.

 

Doctor en Lingüística, Lenguas, Filosofía, Educación y Didáctica.
Universidad de Kiel, Alemania.

 

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos