Conectáte con nosotros

Opinión

La Ciencia como base para el desarrollo sostenible

Alberto Yanosky

Alberto Yanosky

Los que hacemos investigación científica nos guiamos por ciertos principios de universalización, demostrabilidad, comprobabilidad, y ponemos en práctica un conjunto de acciones que tienen una fuerte analogía con los procesos jurídicos. Nos hacemos una pregunta, nos planteamos un interrogante y hacemos una propuesta de respuesta o atención (acusación) para luego poner todo el esfuerzo investigativo en juntar las evidencias para dictaminar, es decir si tenemos o no evidencias (de acuerdo a la información colectada) para refutar o no refutar la respuesta dada (dictamen); es decir nos pasamos la mayor parte del tiempo buscando las evidencias para un “juicio” justo.

No buscamos hacer reír, llorar, o generar sentimientos y subjetividades, somos fríos y objetivos, poniendo en práctica un sistema de creencias (que son las que nos mantienen como sociedad) que pasa finalmente a formar parte de nuestro conocimiento como sociedad, cuando se valida. Y validar significa defender frente a un jurado, o comunicarlo científicamente en una revista (para la cual actúan una serie de árbitros o expertos). Y claro que podemos equivocarnos, pero para que esto ocurra, alguien tiene que hacer una investigación y con el mismo o mayor rigor, demostrar que estamos errados, así funciona el conocimiento para ponerlo en una forma sencilla.

Lamentablemente en algunas circunstancias, los resultados que arroja la investigación puede no gustarnos o afectarnos, cuando la investigación me dice que tengo una baja probabilidad de sobrevivir bajo ciertas condiciones, obviamente que no me va a caer bien, pero lo que no puedo hacer es negar la realidad, desacreditar el conocimiento, simplemente porque el dato que me dan no me gusta o no me beneficia. Y ese dato, es un dato cargado de información, que tiene un proceso de desarrollo para llegar a ser dato, el cual como sociedad lo hemos venido validando, a través de conceptos de validez y confiabilidad, desde que decimos ser seres sociales y lo que sabemos que ocurre de hecho (doxa), necesitamos que valga de derecho (episteme), dando origen así a las epistemología o filosofía del conocimiento.

Existen ámbitos específicos para debatir el conocimiento generado por la ciencia, y estos debates tiene fuertes raíces en la argumentación científica; si alguien quiere hacer un aporte al conocimiento científico, debe precisamente saber y tener habilidades para jugar ese papel. En base al conocimiento generado, se hacen políticas públicas y se deciden las inversiones de cualquier Estado, por ello cuando hacemos ciencia sabemos que hay un objeto de investigación, hay una forma o modo de investigar, y finalmente unas condiciones. Estas condiciones muchas veces son tecnológicas porque no todo lo que requiere ser atendido o respondido, puede serlo por carencia de desarrollo tecnológico; pero hay condiciones institucionales. Y es aquí donde debo resaltar que un país que no genera conocimientos es un país pobre y condenado al fracaso, ese conocimiento objetivo, universalizable, demostrable que ser requiere para mejorar nuestros niveles de vida, frente a la debilidad de la ciencia nacional es tomada por intereses sectoriales e individuales, en los que pesa más la subjetividad que la objetividad.

Un conocimiento que es validado recién pasa a ser conocimiento, deja de ser doxa para ser episteme, y si nuestra creencia se pone en duda, debe ser rebatida de la misma manera o de una forma similar en la cual pongamos en juego los mismos criterios que manejamos desde que creamos la epistemología. El Paraguay tomó una decisión hace más de dos décadas y media, en 1997, en crear el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y desde allí regir a nivel nacional el ámbito de la Ciencia, Tecnología, Innovación y Calidad, y como institución del Ejecutivo, está encargado de formular, coordinar, articular, promover, evaluar y ejecutar políticas públicas para el desarrollo científico y tecnológico, la innovación y la calidad, lo que debe sentar las bases para el desarrollo sostenible del Paraguay. Es el CONACYT a nivel nacional la institución que debe velar por la ciencia y su desarrollo, y son los investigadores científicos, los que en sus diferentes ámbitos de acción intervienen en la vida científica y hacen esos aportes innovadores haciendo que Paraguay comience a aumentar los aportes a la métrica científica, somos los investigadores esos seres nacionales que dar a conocer sus aportes y esperan que los mismos sean utilizados para el tan ansiado desarrollo científico del país y así contribuir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible u ODS, los que Paraguay está trabajando.

Dos paralelismos interrelacionados, la universalidad de la ciencia y la universalidad de los ODS; los países se han comprometido a alinear las políticas hacia un mundo más sostenible y así hacer frente a los desafíos que nos impone en el desarrollo en los ámbitos de la economía, el ambiente y la calidad de la vida social a nivel nacional, y desde Paraguay hacia la región y el mundo. Para esto, la ciencia y la tecnología deben jugar un rol destacado en esta nueva agenda, y así permitir mejorar la eficiencia económica, ambiental, desarrollando nuevas y mejores vías de sostenibilidad, dejando de hacer lo que no está bien ni nos hace bien, comenzar a caminar una transición hacia la sostenibilidad, para satisfacer las necesidades de una sociedad que demanda recursos y servicios. La Agenda de Actuación de Addis Abeba de la Agenda 2030, resalta que el rol de las estrategias de Ciencia y Tecnología como elementos integrales de las estrategias de desarrollo sostenible nacional, para ayudar a reforzar el intercambio de conocimiento y la colaboración. Paraguay debe ser un jugador clave en esta agenda y no estar sentado en banco de suplentes, esperando una oportunidad para hacer una pequeña contribución. Debemos fortalecer el CONACYT, debemos apostar en nuestros investigadores y debemos consolidar la senda hacia la socialización de los resultados de las investigaciones nacionales. “La ignorancia sobre la ciencia es peligrosa para la sociedad” (Ramakrishnan) y les pedimos respuestas inmediatas cuando estamos, como ahora en una pandemia, cuando la hemos olvidado por décadas. Comencemos a reconocer la importancia de la investigación nacional por los nacionales que estarán correctamente sesgadas hacia las necesidades que tenemos en el Paraguay.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos