Conectáte con nosotros

Opinión

El mandadero Fernández de viaje mientras CFK “bolivarianiza” Argentina

Alberto Fernández (el presidente constitucional y nominal de Argentina, pues el poder, con puño de hierro y sin guante de seda, lo ejerce la Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, CFK) en la mañana del domingo 9 aterrizó en el aeropuerto de Lisboa tras un vuelo normal que partió en la noche del sábado de Ezeiza, el principal aeropuerto de su país. Portugal es el ingreso para esta nueva gira europea que realiza el actual inquilino de la Casa Rosada, cada vez más debilitado frente a su número dos, y que después lo llevará a España, Francia, Italia y también a Roma.

Fernández es presentado eufemísticamente por gran parte de las agencias de prensa europeas como un mandatario “peronista progresista” cuando que en realidad es un títere de la neototalitaria ex presidenta CFK, empeñada en destruir el equilibrio de poderes estatuido en la más legítima de las constituciones argentinas, la de 1994. CFK, el poder fáctico número de la Argentina actual, desde la vicepresidencia tiene dos propósitos fundamentales.

El primero: acabar como sea con los procesos judiciales que ella y sus hijos enfrentan, bajo cargos de graves actos de corrupción que enriquecieron a toda su familia desde la función pública, de manera superlativa a partir de la presidencia de su esposo Néstor Kirchner (2003-2007). Quien se comprometió a hacerlo, y para eso CFK le ofreció el caramelo envenenado de la presidencia, fue el presidente Fernández. Como no lo logra la vicepresidenta lo desgasta a diario para reemplazarlo “constitucionalmente” cuando le convenga. El segundo propósito: llegar a la Casa Rosada para “bolivarianizar” a la Argentina, lo que ya está haciendo, por ahora todavía teniendo protocolarmente en el Ejecutivo al cada vez más débil presidente Fernández, quien acepta casi íntegramente el pasivo de las políticas de ingobernabilidad que le impone la vicepresidenta, su jefa en realidad.

La comitiva que acompaña a Fernández (en esta huida encubierta de las iras cotidianas de CFK y por pocos días) la integran la primera dama, Fabiola Yáñez; el canciller Felipe Solá; el ministro de Economía, Martín Guzmán (al que CFK está a punto de destituir, porque lo considera “blando” frente a FMI); y los secretarios: General de la Presidencia, Julio Vitobello; de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz; de Culto, Guillermo Olivera, y de Medios, Juan Pablo Biondi. ¿Tanta comitiva para nada? Todos ellos, como el presidente Fernández, son una hoja en la tormenta de ya desatada crisis político-institucional argentina, versión 2021.

Pésima poesía y plagiada

Oficialmente esta nueva gira de Fernández por Europa occidental tiene por objetivo obtener respaldo político-diplomático para que el ministro Guzmán, de manera conveniente a la Argentina, pueda “cerrar un programa sustentable con el FMI que permita postergar los pagos de capital de este año a marzo de 2022”.

Además del encuentro con su colega, Marcelo Rebelo de Sousa, el presidente se reúne hoy con el premier de Portugal, Antonio Costa. Es socialista y comparte con Fernández la necesidad de aliviar la situación económica de los países medianos que son deudores del FMI, y además es partidario de un mecanismo internacional que permita una distribución equitativa de las vacunas contra el COVID-19 que aún no llegan de manera fluida a las naciones con escaso poder geopolítico como la Argentina. Todo poesía plagiada de muy gastados versos populistas y tercermundistas.

Según la cancillería argentina y su protocolo, en la escala portuguesa de esta innecesaria gira europea cuando Argentina está alcanzando grados de ingobernabilidad sin retorno, el presidente también abordará la situación del Cambio Climático y el Acuerdo de París, cuestiones de la agenda global que ahora reaparecen por decisión de Joseph Biden, que a diferencia de Donald Trump considera que los Estados Unidos deben liderar la preservación del Medio Ambiente. A este respecto, ¿qué podrán lograr Portugal y Argentina?

Lo mismo puede decirse sobre la pretensión de Alberto Fernández de destrabar con De Sousa y Costa la situación política del acuerdo Mercosur-Unión Europea, que aún no está vigente por ciertos reclamos agropecuarios de Francia e Irlanda que posponen su aprobación en los parlamentos de todos los países de la UE. Sin esta ratificación legal, a la que se suma la dilación en los congresos de los estados del Mercosur, el histórico tratado bilateral entre los dos bloques todavía no es más que otra pretensión.

Además, Mercosur: ¿qué es ahora? ¿dónde está? ¿qué pasó con él? No olvidemos que el Mercosur recibió el golpe de gracia con su ideologización bolivariana, cuando el Paraguay fue “suspendido” del organismo subregional creado por el entonces esperanzador Tratado de Asunción (1991). Su caída en picada ocurrió tras la destitución por juicio político del también “progre” y bolivarianizante presidente Fernando Lugo en 2012, que sus partidarios calificaron de “golpe de Estado constitucional”.

Esto muy pronto olvidaron los luguistas cuando les vino politiqueramente como anillo al dedo el posible juicio del actual desgobernante paraguayo, Mario Abdo Benítez en el inicio de sus desaciertos presidenciales, agravados por la pandemia y la casi absoluta incompetencia del Palacio de López, para enfrentarla sin la corrupción público-privada. ¿Qué tuvo que ver la UE con la destrucción del Mercosur por el neototalitario Hugo Chávez y sus mandaderos “suramericanos”…?

Pretextos para huir de la realidad

Pero regresemos a la actual “fernandada” turística y europea de Alberto Fernández, el primer mandadero de CFK. Mañana martes, en la capital española, será recibido en el Palacio de la Zarzuela por el Rey Felipe VI y después almorzará con Pedro Sánchez (cuyas decisiones tortuosas ahora ya nada valen, después de la derrota de los “progres” españoles en las últimas elecciones). Cuando se saluden los presidentes, ¿quién lagrimeará primero?

Al igual que en Portugal, en Madrid Alberto Fernández buscará el apoyo español para Argentina en el “board” del FMI. Según los maquilladores de las decisiones de Fernández tal acuerdo evitará que el tesoro argentino desembolse, entre septiembre y diciembre, más de 4000 millones de dólares que dejarían exhaustas las reservas del Banco Central. ¡Este banco oficial ya dilapidó muchísimo más con la reventada macreconomía argentina. En esto CFK ordena y Fernández ejecuta, con algún que otro matiz propio. La multimillonaria CFK está destruyendo la economía de su país con la locura sisematizada de la politiquería de “planes asistenciales” que en materia de inversión y producción se asemeja a la de un país en la peor de sus guerras. Esto lo saben a todo lo largo del periplo de la impotencia de Fernández, considerado ya un cadáver politiquero de la región. Solo él no lo sabe, al parecer.

Este monumental absurdo también portará Fernández cuando lo reciban los presidentes de Francia, Emmanuel Macron; del Gobierno italiano, Sergio Mattarella; y del Consejo de ministros de ese país, Mario Draghi, en su actual y no confesada procesión y confesión de impotencia en cada capital europea que visite. ¡Cómo le odiarán sus colegas por hacerles perder el tiempo que a ellos mismos les falta para no correr la misma suerte que el fantasmal Fernández! El jueves por la mañana Alberto Fernández será recibido por su compatriota el Papa Francisco en el estudio Aula Paulo VI del Vaticano. El papa “progre” y peronista, sin la menor duda, bendecirá las buenas intenciones de CFK y de Fernández y también al pueblo argentino…

De presidente a primer mandadero

El viernes 14, tras casi una semana lejos de su jefa de hecho, CFK, regresará Fernández a la dura y denigrante realidad que ha aceptado, la de ser el primer mandadero de quien constitucionalmente solo es su vicepresidenta. Es ella quien ejerce el poder en la atribulada Argentina, cada vez menos república y, de seguir así, próxima a convertirse en la Venezuela del Cono Sur latinoamericano. Esto no es inevitable, pues las fuerzas políticas democráticas, la sociedad y los medios de prensa argentinos, cada quien en la propia esfera de sus responsabilidades constitucionales, hace lo que debe para impedirlo. CFK todavía no ganó la batalla. Pero eso ya es tema para otro artículo.

Regresando a la gira presidencial actual, en realidad un artificio de Fernández para sentirse presidente. Es la única explicación de esta huida temporal y presidencial argentina. Por completo innecesaria para las justificaciones oficiales que tiene. ¡Hace apenas tres semanas que su ministro Guzmán de Economía estuvo en Europa, para lograr lo mismo con sus colegas, es decir, construyendo “apoyos muy valiosos” para continuar las negociaciones con el FMI! Guzmán ya logró ese apoyo.

Guzmán, también Fernández, y los argentinos saben que incluso el FMI está haciendo lo suyo para evitar que la deuda argentina estalle como una granada de fragmentación en una República Argentina sometida al embate de la Covid-19. El ministro Guzmán, quien se maneja con criterios profesionales, convenció al Fondo de las limitaciones actuales de su país para hacer frente a las obligaciones contraídas con el organismo internacional. Y ha logrado razonables propuestas de acuerdo con el FMI.

El problema es que CFK no las acepta. Es ella la que está socavando la labor del ministro Guzmán, tal como lo hace con la cada vez más precaria legitimidad de un presidente de la República que no es sino un mandadero de las decisiones populistas extremas de la vicepresidenta. Ella está empeñada en acabar con lo que resta de la República y su división constitucional de poderes. Según CFK el republicanismo  constitucional es un régimen político vetusto que, originado en las Revoluciones Americana (1776) y Francesa (1789), ya no sirve en su país y el mundo. Fernández sabe que CFK ya tiene fecha cierta para reemplazarlo y terminar de una buena vez con esta tragedia del poder paralelo, en la que la vicepresidenta ordena y el “primer mandatario” le obedece. La ciudadanía argentina y ningún pueblo del mundo se merecen esta tragedia que, de consumarse por completo, abrirá las puertas del infierno para los argentinos y en plena pandemia de la Covid-19.

 

2 Comments

2 Comentarios

  1. Hernan Diego

    12 de mayo de 2021 at 00:47

    Soy un argentino que ama al Paraguay y tengo lazos familiares y laborales con su país. Incluso soy socio de una empresa de Asunción que se dedica al desarrollo tecnológico y al ofrecimiento de servicios. Viajo muy a menudo a Asunción y a Ciudad del Este. Y realmente tengo amigos muy queridos viviendo allí. Sé de sus maravillosas riquezas culturales, territoriales, y también de la calidez del sufrido pueblo paraguayo. Leyendo este diario, encontré que podía tener una mirada mas ecuánime de la prensa paraguaya dominada por los (para mi opinión) grandes responsables de la sumisión y pobreza en la que esta enterrado su bendito país desde hace décadas. Es decir leer algo que no esconda, no engañe, ni favorezca espurios intereses, como quieren generalmente hacer con sus diarios y medios el grupo Cartes, el grupo Vierci, o la familia Zucolillo.
    Sin embargo, me encuentro este artículo, que además de estar muy mal redactado, mezcla opinión con información logrando exactamente lo contrario de lo que he encontrado en El Nacional hasta ahora. Es decir, logra desinformar. Y exponer una idea confusa y desacertada de lo que sucede en mi país. Adjetivar faltando el respeto a las autoridades de la nación argentina, que han sido elegidas popularmente por casi la mitad de la población. Luego de leer este artículo, estimo que el señor Simón debe estar:
    a) muy mal informado de lo que sucede en el país y todo lo pertinente al viaje de nuestro presidente, el Dr Alberto Fernandez en su gira europea.
    b) absolutamente sesgado por su posición política, intuyo que cercana a la mas rancia derecha conservadora, que tanto daño le ha hecho a Latinoamérica, a mi país, y al suyo lamentablemente habida cuenta de los resultados sociales políticos y económicos de los gobiernos paraguayos que abrazaron esos paradigmas políticos en las últimas décadas…
    c) desconoce el ejercicio del periodismo, porque no es ni una nota de opinión (aunque así se presenta), ni una nota informativa, y se traduce en un laxo panfleto lleno de subjetividades incomprobables muchas de ellas, lindantes con las mas arteras mentiras que descaradamente ayuda a difundir sin ningún sustento.
    Quiero aprovechar para contarles a los lectores algunas novedades verdaderas de mi país. Al día de la fecha, la Argentina recibió mas de 12 millones de vacunas anticovid. Y esta confirmada la llegada de 4 millones mas en el transcurso de mayo. Estamos muy cerca de arreglar nuestra deuda con el Club de París postergando su definición para luego de la negociación con el FMI (por la criminal deuda tomada por el delincuente de Mauricio Macri ex presidente y seguramente afín a las ideas del sr Simón.)
    Tenemos por primera vez en 5 años (es decir desde todo el mandato del impresentable de MM) la mayor inversión privada en el país. Tenemos superávit fiscal en plena pandemia. Se ha triplicado la capacidad del Sistema de Salud (estatal, privado y obras sociales) en plena pandemia. Y se está llevando a cabo una inversión en Obras públicas con presupuestos millonarios que reactivaron la construcción y el trabajo (donde muchos compatriotas paraguayos trabajan).
    Los empresarios concentrados, léase grandes corporaciones multinacionales del agro y financiera, y los grandes poderes fácticos siguen haciendo de las suyas, aumentando el precio de los alimentos y/o insumos básicos dentro de la cadena de valor como consecuencia del aumento generalizado de precios de los commodities en el mundo (en pandemia China esta comprando 5 veces más) y además para recuperar márgenes de ganancias que se habían visto dañados (incluso teniendo pérdidas) en la época del impresentable MM. Esa situación está provocando un golpe inflacionario, que la astucia del gobierno está tratando de frenar con controles de precios y aumento de la demanda. Posiblemente con la incorporación de tipos de cambio diferenciales para la exportación.

    Le recomiendo respetuosamente al sr Simón, que o bien se informe por otros medios (debe estar muy contaminado por la prensa lacaya de la derecha, léase Clarín, Infobae o La Nación Arg.), o bien que sea honesto y explique en su nota, sin querer proceder con ironía (que tampoco le sale muy bien), ni con malicia, que es un ferviente opositor a todo lo que un gobierno soberano como el que lidera el Dr Alberto Fernandez, pueda hacer para el bienestar de mi país.
    respetuosamente, lo saluda un lector “kurepa” que cuando aterriza en el Silvio Pettirosi deja de ejercer como tal, y sufre con dolor la triste realidad en la que esta sumida mi querida república del Paraguay.

  2. Marcos Rojas

    14 de mayo de 2021 at 14:34

    “Lo llevará a España, Francia, Italia y TAMBIÉN A ROMA”, así luego ya comienza este texto

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos