Conectáte con nosotros

Opinión

Profundizando el análisis de los salarios de funcionarios públicos y privados

Existe un interesante debate social respecto al salario que perciben los funcionarios públicos, pues si uno mira el promedio de ingresos laborales por hora efectivamente encuentra que estos perciben en promedio más del doble (2,3 veces) que los trabajadores dependientes del sector privado.

Este análisis es a nivel promedio y este estadístico no siempre representa la realidad de todos, por lo que puede llevar a conclusiones apresuradas e imprecisas. Si insistimos con el promedio, este también muestra que el funcionario público posee más años de estudios, factor que por lo general resulta clave en la determinación de salarios.

Al profundizar el análisis se observa que el 75% de los funcionarios públicos poseen ingresos salariales mensuales menores a ₲5.000.000, con lo cual queda claro que no son muchos quienes acceden a salarios altos. Pero la notoria diferencia persiste cuando se observa que el 75% de los funcionarios privados poseen ingresos salarias mensuales menores a ₲3.000.000.

Una de las razones que explica esta diferencia en los ingresos es que en el sector privado alrededor del 65% de los trabajadores se encuentra una situación de informalidad laboral y esto tiene consecuencia en la movilidad laboral. Es decir, el trabajador no posee muchas opciones de traspasar al sector formal y obtener empleo de calidad.

A esto se agrega que en promedio un trabajador informal en el sector privado posee menos de 10 años de estudio mientras que el trabajador del sector público (formal) posee 15 años de estudio en promedio.

Ahora, al interior del sector público existen también enormes brechas salariales y si se busca un mejor nivel de servicio civil, es probable que tengamos que plantearnos incluso pagar más a ciertos funcionarios públicos. Solo por citar algunos: guardiacárceles que corren riesgos al custodiar a peligrosos delincuentes en prisión, abogados de la Procuraduría General de la Republica que nos defienden en juicios millonarios, docentes, enfermeros, etc.

La gestión del talento humano en el sector público es un gran desafío. Existen oficinas públicas en las que se observa una superpoblación de funcionarios, donde algunos de ellos no poseen funciones específicas, mientras que, en contraste, existen dependencias que requieren de más personales para cumplir cabalmente con su misión.

Al abordar la cuestión salarial en la función pública, que representa una carga importante para las finanzas públicas, se deberá ser justo y analizar los casos particulares. No es posible que un funcionario del Banco Central encargado de custodiar la estabilidad de las finanzas del país y que es graduado de Economía con postgrado en el exterior, candidato de Certificación Nivel 2 del Chartered Financial Analyst – CFA (no conozco a alguien que tenga dicha certificación en Paraguay, si existen, de seguro son contados con los dedos) gane lo mismo que el Jefe de Fotocopias del Congreso. No se desmerita ningún trabajo, pero es probable encontrar soluciones alternativas que permitan realizar eficientemente las fotocopias requeridas a un menor costo para la sociedad. Por otra parte, , si queremos sustituir a este personal específico del BCP, con ese nivel de formación y certificación, tendremos que buscar por los mercados financieros de New York, Londres o Frankurt, y con seguridad nos va a costar muchísimo más de lo que él percibe.

De modo a avanzar hacia un esquema de salarios más equitativos, tanto en el sector público como en el sector privado, es importante que, por una parte, la sociedad civil se involucre y se apropie de la propuesta de Reforma de la Función Pública y la Carrera del Servicio Civil impulsada por la Secretearía Técnica de Planificación y el Ministerio de Hacienda.

Por otra parte, y en forma paralela, es importante fortalecer los procesos de capacitación técnica para los trabajadores del sector privado, la formalización del mercado laboral y la adopción de un apropiado ambiente de negocios para que nuestra economía pueda generar y desarrollar más empresas formales, y se incremente el número de empleos de calidad que permitan absorber a quienes cada año se suman a la población en edad de trabajar.

El sector público no podría ni debería absorber a toda esa población.

Investigación para el Desarrollo

Investigación para el Desarrollo


Twitter: @gari_py

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos