Conectáte con nosotros

Opinión

La gestión ambiental propuesta de nuestros “intendentables”

Alberto Yanosky.

Alberto Yanosky.

El Tribunal Superior de Justicia Electoral dispuso de Elecciones de Intendentes y miembros de Juntas Municipales en todos los distritos del país, para el Periodo 2021/2025 para el 10 de octubre del corriente año, con las respectivas Internas llevadas a cabo el 20 de junio del 2021, entonces este próximo 10 de octubre estaremos eligiendo a las autoridades más locales que tenemos en el país, quienes deberán administrar y gestionar la unidad política territorial básica en donde vivimos y en donde se encuentran los recursos naturales de cada distrito o municipio. Paraguay cuenta con una gran diversidad de distritos en tamaño, en cultura, en recursos naturales, en tipos y orígenes de seres humanos.

Hasta podríamos decir que cada distrito no solo tiene una caracterización propia, sino que además cada uno de ellos lo ha buscado, para resaltar esa faceta, darle “sabor” local y a su vez generar apreciación, sentimiento de pertinencia e incrementar la valoración hacia lo local y fortalecer la autoestima y el arraigo. Y permítanme decirles que no hay pocos que hayan utilizado el prefijo “eco-“ o el adjetivo natural para su slogan y su “marca de distrito” y en muchos casos hasta utilizarlo en los símbolos municipales como los escudos y las banderas.

La Carta Orgánica Municipal a través de la Ley 3699 de febrero del 2010, ya con poco más de 10 años, hace referencia clara al tema que quiero tocar hoy, los recursos naturales y la naturaleza, pero con una visión desde el municipio o distrito. Y es probablemente en su artículo 224 que versa sobre la planificación del municipio que establece el mandato y las pautas ya que establece que habrá dos instrumentos, por un lado, el plan del desarrollo sustentable del municipio y, por otro, el plan del ordenamiento urbano y territorial.

Establece que el (Art. 225) que el Plan de Desarrollo Sustentable tendrá por finalidad el desarrollo urbano y rural armónico con sus recursos naturales, con miras al bienestar colectivo, dejando en claro que este instrumento es técnico para la gestión municipal y albergará, en otros los proyectos en el ámbito ambiental con el fin de lograr sustentabilidad ecológica en el municipio, basado en un plan ambiental del municipio.

Por otro lado, el segundo instrumento, el Plan de Ordenamiento Urbano y Territorial (Art. 226) tiene como fin orientar el uso y ocupación del territorio en el área urbana y rural del municipio para conciliar los con su soporte natural, y deberán contener entre otros, una zonificación del territorio de concordancia con la aptitud y significancia ecológica del régimen natural.

Y el artículo 12 es claro al establecer que entre sus funciones, en materia de ambiente, recae en nuestros municipios, (a) la preservación, conservación, recomposición y mejoramiento de los recursos naturales significativos; (b) la regulación y fiscalización de estándares y patrones que garanticen la calidad ambiental; (c) la fiscalización del cumplimiento de las normas ambientales nacionales, previo convenio con las autoridades nacionales competentes; y (d) el establecimiento de un régimen local de servidumbre y de delimitación de las riberas de los ríos, lagos y arroyos.

Es cierto que a todo esto se le agrega complejidad al requerir acuerdos, delegaciones y consensos con el gobierno central en materia ambiental, lo que no podemos negar es que hay una concreta carga en materia de gestión sobre los recursos naturales en el territorio del municipio y que esta gestión recae en quienes la estén administrado.

Es entonces en este marco que creo conveniente exigir, preguntar, entender y hasta valorar lo que los diferentes candidatos a intendentes y miembros de la Junta Municipal, entienden y desean hacer con el ambiente. Si hace uno años, los temas ambientales parecían algo lejano y no clave para el desarrollo y la subsistencia, hoy día sabemos que no es así y nuestras autoridades deben claramente indicarnos cuáles son sus proyectos y planes concretos, ¡qué van (¡o vamos!) a hacer que esté pendiente, qué hay que mejorar, y qué hay que mantener ya que lo venimos haciendo bien.

Esta es la instancia que tenemos para asegurar que lo propio, lo autóctono, lo originario de nuestros distritos, se gestione bien, y no sólo está lo natural, sino también lo cultural, que van de la mano. Es el momento en las pocas semanas que nos quedan de pedir sus planes ambientales y evaluarlos a la luz de nuestra supervivencia como sociedad, valorando y conservando los aspectos naturales que nos dan resiliencia, apoyándonos en lo más natural y las soluciones que tengan en cuenta las condiciones naturales de los municipios, y que todas las acciones apunten a reducir la vulnerabilidad, sea que hablemos de pandemia, de incendios, de sequías, inundaciones, bosques y pastizales como así también humedales, pensando en el bienestar de la gente.

Exijamos que nos convenzan de sus pertinentes aspiraciones y controlemos luego la gestión, si no tomamos esta responsabilidad y obligación como ciudadanía, luego queda poco ético quejarse. A pedir planes y recomendar y acompañar la buena gestión ambiental.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos