Conectáte con nosotros

Opinión

La libertad, víctima inicial de la Pandemia

POR Richar Meza
consultor

La sociedad, el pueblo o la nación no son unas simples ideas abstractas en el pensamiento colectivo, están realmente constituidas por  personas concretas, por nombres que no se disuelven entre sí, sino que se integran para fortalecerse. Entonces, aunque la libertad es propia de cada individuo cuando reconocen esta situación, se constituye en un reto para estas colectividades.

La libertad tiene su punto de partida en el autorreconocimiento de la propia naturaleza humana:  intelectual, espiritual, corporal, sexual, temporal, psicológico. La primera piedra en la construcción de la libertad, es integrarse como ser humano, asumiendo y aceptando todas las dimensiones de la propia naturaleza

Todo ser humano progresa por medio de la conciencia de libertad que tiene en su interior, nadie conoce mejor lo que es bueno para sí y qué rumbo debe tomar. La diversidad de opiniones debe de alimentar ese conocimiento necesario, que ayuda a que cada uno conquiste sus metas propuestas, que produce una vida mejor para todos y cada uno.

Los que gobiernan deberían de dar el mejor ejemplo con sus acciones, impartir justicia y respeto a los ciudadanos, caso contrario están incitando a la naturaleza humana a enfrentar y  liquidar  todo exceso que va en contra de la libertad.

La libertad conlleva un sentido de responsabilidad individual y social. Por lo tanto, existe una  relación entre la libertad y la ética, ya que actuar en libertad no es dejarse llevar por los impulsos, sino obrar con conciencia en pro del bien propio y común, de esto depende el funcionamiento de las organizaciones, asociaciones o instituciones.

Para Jean Paul Sartre, El hombre no tiene libertad, sino que es libertad”.  Para este filósofo existencialista francés, el ser humano no tiene otro camino que el de ser libre, por lo que también afirmaba: “El hombre está condenado a ser libre”.

Carta Magna

En Democracia, la máxima expresión del derecho es la Constitución Nacional, que constituye el Acuerdo logrado por la Sociedad para vivir en el respeto de los derechos y deberes de cada uno de sus miembros. Este Acuerdo incluye la posibilidad de coacción, o limitación de la libertad, cuando la libertad de los demás es afectada. Este es el juego que el concepto mismo de libertad incluye: si como ciudadanos libres podemos buscar el bienestar donde nuestra voluntad lo diga, esto no debe ser motivo para atentar contra la libertad de los demás.

La libertad política en la ciudadanía es una posibilidad y una tarea que tiene cada persona; no un instrumento populista o para la manipulación alienante de las conciencias. Es aquí donde la Buena Educación Integral debe jugar y jugará un papel liberador, de ahí la urgente necesidad de la inversión del 7 % del PIB (y mejor aún el 9,8 % al año 2030) que aparentemente los Gobiernos de turno no terminan de entender.

La libertad política para los estamentos que hacen y transmiten la opinión pública (Prensa) es un imperativo y no una opción, que si bien el poder e influencia que han adquirido en nuestros días es colosal; hoy tienen a las Redes Sociales como cuasi adversarios, debido a que RRSS son un poderoso medio que permiten a la población a comunicarse y organizarse, como lo vimos en la Primavera Árabe o aquí más cerca, en la explosión social de Chile.

La Prensa y por qué no también las RRSS (estamos viendo hoy las imposiciones de la Unión Europea a estas) han recibido la responsabilidad y deberán responder ante la ciudadanía del uso o abuso que hagan de su libertad, en lo que tiene que ver con la formación de conciencias o la información en el ámbito del pensamiento político, económico o social.

Las personas, requerimos disponer de buena información: un buen ejercicio de la libertad pasa por tener a              mano toda la información necesaria para hacer las mejores elecciones. Mientras más informados estemos, más elementos tendremos para evaluar la toma de decisiones.

Tenemos libertad para diseñar nuestro proyecto personal de vida, aunque en dicho proyecto se puedan detectar diversas influencias, orientaciones y condicionamientos de diverso tipo. Más aún, en muchas ocasiones no tenemos control sobre lo que sucede, pero sí lo tenemos sobre cómo vivir eso que sucede. Y esta es una dimensión de nuestra libertad que nada ni nadie puede arrebatarnos. Así, en el plano Económico, la Tormenta Perfecta del 2019, seguido de la Pandemia en el 2020 hasta hoy día.

Entonces, en este contexto de libertad económica, Felipe Berger, Economista de Libertad y Desarrollo, expresa: “es imperioso avanzar en libertad económica. Se ha demostrado que mientras más libertad económica exista, mejores condiciones económicas y sociales gozará un País.

Se evidencia una alta correlación entre libertad económica y mejora de indicadores sociales, Países con un alto grado de libertad tienen menores tasas de pobreza y mayor esperanza de vida. Antagónicamente, economías que no poseen libertades o que se encuentran muy reprimidas, presentan altos niveles de pobreza y mala distribución de la riqueza”.

EL ÍNDICE DE LIBERTAD ECONÓMICA DE HERITAGE FOUNDATION

Este índice analiza el desarrollo de las políticas económicas en 178 países, los cuales son calificados y rankeados en 12 mediciones de libertad económica que se evalúan en cuatro aspectos: Estado de Derecho, Tamaño del Gobierno, Eficiencia Regulatoria y Apertura de los Mercados.

Los resultados del informe correspondiente al año 2021, se construyen sobre la base de información disponible entre la segunda mitad de 2019 hasta la segunda mitad de 2020.  A nivel general, al igual que en la medición anterior, el ranking es encabezado por Singapur, le siguen:  Nueva Zelanda, Australia y Suiza. Por su parte los países al final de la lista son Corea del Norte, Venezuela y Cuba.

La Libertad en sentido Trascendental, es el justo y perfecto poder para determinar y transformar nuestra realidad, pero también es la capacidad de establecer en qué marco queremos desdoblar nuestra existencia.

Como valor, el ideal de la libertad orienta las acciones humanas hacia el diálogo, la comprensión, el respeto y la tolerancia. La libertad inspira la construcción de un modelo de Sociedad abierta y democrática, que aspira a la Paz.

Sin un gran esfuerzo, nada magno se ha logrado en el mundo. Vivir con libertad implica el esfuerzo y el compromiso.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos