Conectáte con nosotros

Opinión

Concejales municipales: Opción de preferencia

La modificación de la ley electoral, ofreciendo la oportunidad de dar preferencia a una candidatura de las listas electorales, se está estrenando con las elecciones municipales y ya ha producido un verdadero laberinto con las múltiples opciones que se presentarán a los votantes. Se celebra esta pequeña ventana que ha abierto el sistema electoral con las posibilidades de elegir una opción de preferencia, y hasta llega a entusiasmar la aparición en redes de tantos rostros conocidos, sumándose a más y más candidatos y candidatas en la carta de oferta.

Varias personas pertenecientes a pueblos indígenas tendrán la oportunidad de ocupar un escaño de concejal municipal, presentándose en listas de sus respectivas regiones y distritos. Más de una veintena de indígenas, hombres y mujeres pertenecientes a distintos pueblos, integran hoy la oferta de los partidos políticos, de movimientos y alianzas, avanzando hacia la construcción de listas electorales pluriculturales. Sin duda, el aporte que harán en las juntas municipales será de gran valor.

Al mismo tiempo, contemplar el enjambre de candidaturas produce alegría, ya que vivimos una verdadera fiesta democrática y este ejercicio de competencia mueve a los candidatos a agudizar su ingenio para convencer a las ciudadanías de los numerosos municipios sobre los proyectos a desarrollar desde su escaño en la Honorable Junta Municipal, como se suele llamar al legislativo municipal, instancia encargada de la elaboración de las ordenanzas.

Felizmente no se ha llegado aún a las pintatas en las murallas, y ojalá nunca se llegue, ya que considerando la cantidad de candidaturas sería desastroso observar nuevamente las paredes de la ciudad con tantos nombres y promesas plasmados en letras con colores e insignias rimbombantes, donde no suelen faltar los errores de ortografía.

El municipio es un espacio genuinamente local desde sus orígenes. Sus antecedentes se remontan al relacionamiento entre la vecindad de un lugar a fin de compartir problemas comunes y ayudarse mutuamente. Lejos estamos hoy de la solidaridad de vecinos que dio lugar a la aparición espontánea de los municipios. El sentido de autoridad que reina hoy en las municipalidades debería ser superado con los nuevos aires que traerán las candidaturas opcionales. Nueva gente debería traer las innovaciones a las que aspiran los vecinos de los distritos del país.

La evolución ha ido marcando pequeñas pautas de gobierno, hasta convertirse hoy en gobierno municipal con las características propias de una estructura institucional con marcado sentido burocrático. El avance doctrinario y las experiencias acumuladas en el crecimiento de los municipios en el mundo pasaron a crear una nueva rama de las ciencias jurídicas, el Derecho Municipal. Este nuevo ámbito tiene hoy rango constitucional.

Por otra parte, el papel que cumplen las municipalidades es de vital importancia en la descentralización del poder, con particular importancia en un país unitario como el nuestro. Seguramente, el municipio es el único espacio de descentralización que funciona con autonomía administrativa real en la estructura del Estado paraguayo,ya que dispone de una autarquía mayor que otras instancias llamadas descentralizadas, fundamentalmente por poseer independencia en la recaudación y la administración de los recursos. Esta autarquía presupuestaria otorga a los municipios una categoría especial en el escenario de los entes del Estado. Así mismo, su jurisdicción territorial delimitada y definida y su población asegurada, hacen del municipio espacio apropiado para la cercanía vecinal.

Desde ese ángulo, el municipio es el sitio ideal para el ejercicio de participación democrática y, al mismo tiempo, para el ejercicio de un gobierno democrático, aunque hayamos tenido episodios no muy agradables en ese sentido.Juicios por corrupción, mal desempeño, abuso de poder, licitaciones amañadas y otros, han empañado en muchas ocasiones este espacio vecinal, rompiendo la confianza y la expectativa de los ciudadanos respecto a los gobiernos municipales.

Al ingresar esta inmensa cantidad de candidaturas opcionales en la rueda de la fortuna se presenta ante nosotros un abanico muy tentador para definir nuestras opciones. La apuesta es interesante y atractiva. En este juego, nos preguntamos: ¿a qué apuntarían las opciones?  Es solo una preferencia en cada lista, y se vota una sola lista. ¿Quién es mi opción?  O ¿qué es mi opción? ¿Persona o programas?

Este nuevo modelo de elecciones nos interpela, ya que se votan listas, y de la lista elegida se tendrá la opción de marcar preferencia para un concejal municipal. Las nuevas figuras atraen, y probablemente será una oportunidad para nuevas formas de gobierno municipal, con el ejercicio de la buena práctica en la instalación de políticas públicas municipales y con capacidad para reestablecer la confianza de los ciudadanos, que deberíamos apropiarnos de nuestros municipios como protagonistas de la vida comunal.

 

* Jurista, especialista en Derechos Humanos por la Universidad de Estrasburgo, Francia.

 

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos