Conectáte con nosotros

Opinión

Ninguno tenga en poco tu juventud

En una fascinante carta, escrita hace más de 2000 años, un maestro mencionaba a su discípulo que: “ninguno tenga en poco tu juventud”. Ese maestro era el Apóstol Pablo advirtiendo a Timoteo sobre las circunstancias a las que este se enfrentaría y las enormes responsabilidades que le eran asignadas.

La gran proporción de jóvenes representa una gran oportunidad para el país, son considerados el Bono Demográfico y por lo tanto, los desafíos a lo que se enfrentan no deben dejar de remarcarse. Uno de estos desafíos es el mercado laboral, según datos del INE, existe una altísima proporción (96%) de ocupación informal para quienes se encuentran en su primer empleo.

Además, los jóvenes menores a 30 años tienen un ingreso promedio menor al salario mínimo y 53% de ellos tienen ingresos laborales por debajo de este umbral normativo. En cuanto a la seguridad social, solo el 43% de la mujeres aporta a un sistema de jubilación y en lo que respecta a los hombres esto apenas llega al 27%. Además, en la población joven existen los denominados “Nini”, dado que ni estudian ni trabajan.

En Paraguay el porcentaje de “nini” alcanza al 12% de jóvenes. Las razones por las cuales muchos de ellos optan por no trabajar y tampoco estudiar pueden ser varias y no siempre es una cuestión de decisión propia, también están presentes las razones como dificultades económicas, dificultad de obtener empleos, cuidado del hogar o de una persona que requiera algún tipo de cuidado, maternidad o paternidad a edad temprana, entre otros.

Entre aquellos jóvenes que se encuentran inactivos en el mercado laboral, se destaca que gran parte se debe a razones educativas en el rango etario 15 a 19 años. En la medida que avanzan los años del joven, las labores del hogar y motivos familiares ganan preponderancia en las razones de inactividad de las mujeres y en el caso de los hombres enfermedad o discapacidad.

Ambos son cuestiones que deben ser observadas en profundidad, verificar si los motivos familiares obedecen a patrones culturales o decisiones propias, especialmente para el caso de las mujeres. Así también se debe trabajar en la reducción de siniestros viales que probablemente guarda relación con las razones de inactividad de los hombres, ya que el 74% de los jóvenes atendidos por siniestros viales en el Hospital del Trauma son hombres.

En el abordaje de desafíos de los jóvenes no se puede dejar de lado la maternidad y paternidad en edad temprana, en el informe de Caracterización de la población joven del Paraguay se recopilan datos del CEPEP (2011) donde se menciona que el 23,7% de las mujeres con 19 años es madre o esta embarazada.

Estos desafíos deben ser sopesado con que esta generación probablemente es la que más acceso a educación tiene, con muchos jóvenes universitarios y varios que han accedido a niveles de post grado, la que viene viendo un proceso de transformación económico social con una fuerte reducción de la pobreza. El sacrificio de la generación anterior ha permitido pararnos sobre una plataforma donde miramos los problemas con muchas más herramientas para buscar soluciones: Por esto, hoy los jóvenes cargamos con la responsabilidad de profundizar los cambios y aumentar los estándares de calidad de vida en el país.

La recomendación sigue más que vigente, “ninguno tenga en poco tu juventud”. Más aun en país donde 4,6 millones de habitantes de los 7,2 millones totales son menores a 35 años; esto es el 64% de la población. La situación actual, como consecuencia de la pandemia, nos convoca a los jóvenes a construir, no el futuro, sino el presente con un Paraguay productivo que acorte brechas y genere oportunidades.

Investigación para el Desarrollo

Investigación para el Desarrollo


Twitter: @gari_py

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos