Conectáte con nosotros

Opinión

Erradicar la pobreza es una obligación de todas las sociedades

POR Elvio Venega
Abogado y Comunicador Institucional

El día Internacional de la erradicación de la pobreza se recordó el 17 de octubre. El famoso filósofo griego Platón, discípulo de Sócrates, dijo alguna vez que, la pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos.

Estemos o no de acuerdo con tal afirmación, la condición de indigencia en la que se encuentran muchas personas en el mundo, es un estigma social que todavía persiste a pesar de los innumerables discursos, compromisos políticos y organizaciones mundiales que han impulsado propuestas y proyectos para erradicar este problema mundial.

En tal sentido, diversas han sido las iniciativas, publicas y privadas, de sociedades, de particulares y de clérigos. Vale recordar al Padre Joseph Wresinski, quien inspiró la celebración del 17 de octubre como el Día Mundial para la Superación de la Pobreza Extrema. Justamente, un día como hoy en 1987, en Paris, más de cien mil personas se habían reunido en la “Plaza del Trocadéro, en el mismo lugar donde años antes (diciembre de 1948) fue firmada la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, para expresar la necesidad de hacer respetar los derechos del hombre.

En aquella ocasión se colocó en el lugar una losa en la que se señalaba que los más pobres son los creadores de una humanidad fraterna. El llamamiento del padre Joseph señalaba que “allí donde los hombres estén condenados a vivir en la miseria, se violan los derechos del hombre. Unirse para que sean respetados es un deber sagrado”.

Años después, con motivo de aquella manifestación, un 22 de diciembre de 1992, la Organización de las Naciones Unidas, durante su cuadragésimo periodo de sesiones de la Asamblea General, incluye la propuesta de resolución para la “observancia de un día internacional para la erradicación de la pobreza,quedando aprobada como resolución 47/196, cuyaobservancia se iniciaría al año siguiente, es decir desde 1993.

Según las Naciones Unidas, más de 700 millones de personas, o el 10 % de la población mundial, aún vive en situación de extrema pobreza al día de hoy, con dificultades para satisfacer las necesidades más básicas, como la salud, la educación y el acceso a agua y saneamiento, entre otros.

Por ello la ONU, consciente de que, si no se adoptan acciones concretas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad para 2030, estableció en el 2015, los Objetivos de Desarrollo Sostenible, también conocidos como Objetivos Mundiales, con 17 objetivos bien concretos e integrados, poniendo como Objetivo 1, el Fin de la pobreza”. 

Conclusión

La pobreza no es solo una cuestión económica. Es un fenómeno que abarca varios aspectos del “vivir cotidiano”, como la ausencia de condiciones básicas para vivir con dignidad, por ejemplo, la falta de acceso al agua potable, la electricidad, saneamiento y alimentos. Hoy, se considera a la pobreza es en sí misma una violación de los derechos humanos. Por eso, la persistencia de esta situación, cuyas mayores incidencias son más visibles en los países en desarrollo, es un escándalo moral y erradicarla es una obligación de todas las sociedades, considerando los niveles sin precedentes de desarrollo económico, medios tecnológicos y recursos financieros que se dan en varias partes del mundo.

 

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos