Connect with us

Opinión

La estructura de la municipalidad paraguaya [Parte III] = La Junta Municipal

Este texto es la Parte III de la cadena “La estructura de la municipalidad paraguaya”. La Parte I y la Parte II se pueden ver aquí https://www.elnacional.com.py/opinion/2021/10/19/la-estructura-de-la-municipalidad-paraguaya-parte-i/ y aquí https://www.elnacional.com.py/opinion/2021/10/26/la-estructura-de-la-municipalidad-paraguaya-parte-ii-el-intendente/.

En las Parte I se ha analizado qué es una Municipalidad y para qué sirve. En la Parte II se ha observado quiénes gobiernan a una Municipalidad, y se ha analizado el rol del Intendente.

En prosecución, la Parte III se enfocará en la Junta Municipal como órgano de gobierno de una Municipalidad.

La Junta Municipal es el órgano normativo, de control y deliberante [o sea, en donde se discuten las decisiones] de la Municipalidad [art. 20 ley 3966/2010]. Sería como el Poder Legislativo de cada Municipalidad; un mini Congreso de corte local.

La Junta Municipal está compuesta por Concejales [24 en el caso de la Municipalidad de Asunción, 12 en el caso de Municipalidades de las capitales departamentales y de las de los grupos Primero y Segundo, 9 en el caso de las Municipalidades de los grupos Tercero y Cuarto; art. 24 ley 3966/2010].

Cada Junta Municipal posee “Comisiones Asesoras”, al igual que las “Comisiones Unicamerales o Bicamerales” de las Cámaras [de Diputados y de Senadores] del Poder Judicial, que también son “Comisiones Asesoras” [art. 186 de la Constitución].

Por ley, deben existir al menos 7 Comisiones Asesoras [de Legislación; de Hacienda y Presupuesto; de Infraestructura Pública y Servicios – Planificación, Urbanismo y Ordenamiento Territorial; Salud, Higiene, Salubridad y Ambiente; Educación, Cultura, Deporte, Turismo y Espectáculos Públicos; Transporte Público y Tránsito; Desarrollo Productivo, Humano y Social].

Pero la propia Junta Municipal puede fusionar, modificar o eliminar las Comisiones Asesoras existentes, así como puede crear otras nuevas [art. 32 ley 3966/2010] lo cual resulta un tanto contradictorio.

En el art. 31 la Ley ordena que cada Municipalidad organice 7 Comisiones Asesoras. Pero luego, en el art. 32 la misma Ley dispone que la Junta Municipal podrá eliminar las Comisiones Asesoras que le parezca.

Al igual que las Cámaras del Congreso, la Junta Municipal también debe contar con un reglamento interno, con aplicación supletoria las disposiciones del reglamento de la Cámara de Diputados [art. 34 de la ley 3966/2010]. Asimismo, la Junta Municipal gozará de un receso a partir del uno de enero de cada año hasta el 20 de enero [art.35 de la ley 3966/2010].

Los deberes y atribuciones de la Junta Municipal se encuentran a priori en el art. 36 de la ley 3966/2010. ¿Y por qué a priori? Pues porque hay que tener cuidado con lo que dice el inciso ñ) de dicho artículo “todas aquellas atribuciones normativas y de control en el marco de las funciones municipales, y demás atribuciones previstas en las leyes”. Esta frase se trataría de una “cláusula abierta”, un verdadero cheque en blanco legislativo.

Pero los deberes y atribuciones más importantes son la capacidad de sancionar Ordenanzas, Resoluciones y Reglamentos Municipales [inc. a]; autorizar los llamados a licitación y aprobar sus pliegos de bases y condiciones [inc. b] [nótese que la intervención de la Junta Municipal se limita única y exclusivamente al mecanismo de licitación, quedando excluidos los otros mecanismos de adquisición pública por parte del Municipio]; sancionar anualmente la Ordenanza de Presupuesto de la Municipalidad [inc. g]; sancionar anualmente la Ordenanza Tributaria de la Municipalidad [inc. h] y considerar la rendición de cuentas de la ejecución presupuestaria por parte del Intendente [inc. k].

También puede solicitar la Intervención de la Municipalidad entera de conformidad al art. 165 de la Constitución [art. 11 de la ley 3966/2010].

Por último, es importante recordar que la Junta Municipal juega un rol crucial en la “sucesión” del Intendente. Si la ausencia, renuncia, inhabilitación o muerte del intendente ocurre durante los 3 primeros años del período de gobierno municipal, el Tribunal Superior de Justicia Electoral convocará a nuevas elecciones para suplir la vacancia. Pero si el hecho ocurre durante los 2 últimos años del período de gobierno municipal, cualquier Concejal puede ser electo Intendente hasta completar todo el período, mediante el voto secreto de sus pares [art. 53 de la ley 3966/2010].

Esto último fue exactamente lo que sucedió en los últimos días del 2019, tras la renuncia del entonces Intendente Mario Ferreiro y la Asunción de Óscar “Nenecho” Rodríguez.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos