Connect with us

Opinión

Cuando la burla al pueblo es muletilla diaria

El vocablo burla proviene del latín, y el Diccionario de la Real Academia Española (RAE) registra las siguientes entradas: burrŭla, de burrae, -ārum ‘necedades, bagatelas’. De estas acepciones, por extensión, se desprende el vocablo mofa, que la RAE lo tiene registrado con la siguiente definición: “f. Burla y escarnio que se hace de alguien o de algo con palabras, acciones o señales exteriores. Hace mofa de todo”.

Los verbos burlarse y mofarse hoy en día, en forma inconsciente, pasan quizás muy desapercibidos por la vorágine a la cual esta pandemia —para algunos, plandemia— nos ha sumergido hasta los tuétanos; sin embargo, es pertinente recurrir a las fuentes con autoridad en la lengua castellana para analizar estos vocablos y verbos que describen cabalmente un hecho denigrante, el cual recae en una víctima.

La biblia es uno de los libros más leídos de la historia, y en varios pasajes de ella se encuentran los vocablos burla o burladores. A modo de ilustración, los hallamos en Proverbios 19:29. “Preparados están juicios para los escarnecedores (burladores), y azotes para las espaldas de los necios”. En el mismo libro: 29: 8, se lee: “Los hombres escarnecedores ponen la ciudad en llamas; mas los sabios apartan la ira”, continuando en el mismo libro, en el 3:34: “Ciertamente él (Dios) escarnecerá a los escarnecedores, y a los humildes dará gracia”.

El Quijote de la Mancha, obra universal de Miguel de Cervantes Saavedra, tiene como foco endógeno y exógeno el vocablo burla, pues el caballero Don Quijote era centro de burlas donde estuviera o pasase. En un artículo de Anthony N. Zahareas, “El Quijote, 1605-1615”, de la Universidad de Minnesota, analiza el tema de la burla en una ponencia dada sobre la misma. Rescato unas líneas esenciales del artículo:

“Las más destacadas de ellas son burlescas: a diferencia de cuantos escritores han tratado antes o después de 1605 la «locura» en general, Cervantes se centró mayormente en una locura —la locura del hidalgo que, por equívoca o admirable que fuese, fue continuamente burlada por diversos personajes cuerdos”.

¿Por qué hago referencias a la biblia y a una obra universal como el “Quijote de la Mancha”?

Muy simple, o quizás muy complejo, pues en nuestro país, en estos últimos tiempos, el gobierno anterior y el actual han utilizado estos vocablos como muletilla subliminal en cada tranco de estos torcidos gobiernos. Recordemos la burla o mofa del gobierno anterior con el caso del metrobús, se ha mofado, burlado del pueblo en sus narices. Con bombos y platillos se le ha prometido una mejor calidad de vida con un medio de transporte eficaz y seguro para evitar viajar colgados o apretujados como sardinas en los hasta hoy vetustos colectivos. Parecería que la población estuviera compuesta de varios Quijotes, quienes llevan la burla, la mofa y el escarnio como una mochila pesada a cuestas.

En el actual gobierno, uno de los peores gobiernos de la era democrática del país, sigue con el mismo libreto de mofarse y burlarse del pueblo. Hace unos días, saltó una información en los medios de prensa sobre un proyecto de fabricar aviones. Me parece estupendo, plausible y reconfortante porque daría trabajo a mucha gente, pero “¿aviones?”, si aun no nos recuperamos del metrobús fantasma ni del ensamblaje de Lamborghini, con esta noticia la población se ha quedado perpleja.

La decadencia en la que está sumida el país en todos los órdenes, donde ni la basura somos capaces de reciclar, con un 80 % de analfabetos funcionales, con una educación precaria y paupérrima en los últimos tiempos, que ni aparecemos en el ranking de PISA, este gobierno viene con una obra burlesca, y sin ningún rubor a mofarse de la población. Para consolarnos y empoderarnos ante tamaña burla, leamos Salmos 1:1, que nos orienta en cómo tratar con burladores: “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores ni en silla de escarnecedores (burladores) se ha sentado.

Lo que no me quedó claro es qué tipo de aviones se fabricarían en el país: “aviones bocina” ya los tenemos a granel, ¿quizás se refería a esos?, ¿o quizás aviones de papel?

 

*Créditos por las citas bíblicas: @freddygumarelo

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!