Connect with us

Opinión

Ariel Oviedo, el ministro anti-ambiente

Alfredo Guachiré, periodista de investigación. (Foto Gentileza).

Alfredo Guachiré, periodista de investigación. (Foto Gentileza).

En Chile la nueva ministra de Medio Ambiente, Maisa Rojas, estudió física en la Universidad de Chile y tiene un doctorado en física atmosférica en la Universidad de Oxford, mientras en Paraguay el ministro anti-ambiente, Ariel Oviedo, asumió el cargo sin tener título universitario.

Los antecedentes familiares de Ariel Oviedo no ayudan, y tampoco el ministro demostró ser diferente, ya que su papá, Lino César Oviedo, fue denunciado en los años ’90 por participar en un negociado de tráfico de basura tóxica para introducirla al país.

Ariel Oviedo es un ministro fantasma, nunca puso la cara. Desde que terminó la campaña electoral de 2018 y luego de asumir como ministro del Ambiente se borró del mapa y reapareció recién el lunes pasado para apoyar a Hugo Velázquez en el lanzamiento del Movimiento “Fuerza Republicana”.

Es insostenible el silencio de Ariel Oviedo; solo el viernes fue acribillado un hombre que formaba parte de un grupo de manifestantes que lleva más de un mes denunciando el desvío de agua hacia plantaciones arroceras de dos empresarios de la zona de Coronel Oviedo, departamento de Caaguazú.

Aunque el asesinato no guardaría relación directa con los hechos, la Fiscalía del Medio Ambiente tomó acciones luego del caso y ordenó el cese del bombeo ilegal del río Tebicuary por parte de los arroceros; mientras, el ministro anti-ambiente, Ariel Oviedo, hizo caso omiso a las denuncias, ya que las autoridades del Ministerio a su cargo nunca se constituyeron en el lugar.

Ariel Oviedo tampoco realizó controles para dar cumplimiento a la Ley 4014/10 de Prevención y Control de Incendios. Situación que se podía prevenir, pero la inoperancia de Oviedo hace que los focos de incendios se desborden en todo el país y la ciudadanía termina sufriendo sus peores embates.

En Paraguay la crisis medioambiental esta cada vez peor y se necesita un ministro del ambiente con la moral y la altura suficiente que exige la realidad y que pueda llevar al cumplimiento de los objetivos institucionales de la cartera ministerial; garantizar el derecho a un ambiente saludable y la protección ambiental. Pero el ministro Ariel Oviedo es un inútil y ha demostrado su total incompetencia en su gestión frente al MADES, por lo que no le queda otra que renunciar al cargo.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos