Connect with us

Opinión

La ecología y los eco-trastornos del léxico

Alberto Yanosky.

Alberto Yanosky.

Cada vez más asociamos la palabra ecología con nuestra supervivencia y eso me llena de satisfacción. Entender que nuestra calidad de vida, la relación con la naturaleza, los recursos naturales y, en particular, la biodiversidad, están relacionados con nuestra supervivencia como especie. La ecología es una rama de las ciencias biológicas que estudia las relaciones de los seres vivos con el medio que los rodea. Y tiene esas tres letras iniciales “eco” que viene del latín “casa”. El término “ecología” fue acuñado hace más de 150 años para referirnos al estudio de nuestra casa, nuestro ambiente, nuestro entorno. Para quienes trabajamos en ecología no vemos bien todos los trastornos del léxico a los cuales estamos sujetos por la ideación de palabras sin bases lógicas que tienen, vaya uno a saber, qué extraños orígenes y fines. La ecología es una disciplina científica, entonces no está bien decir “cuidemos la ecología” a menos que el mensaje que estemos intentando pasar es cuidar la ciencia, cosa que no creo.

Referencias como Ecología Verde, Ecología Contaminada, Ecología Descuidada y muchos otros, son términos mal utilizados, ya que en realidad queremos asociar “ecología” con medio ambiente o ambiente. Y, por otro lado, como estamos siendo más conscientes de eso que es “ecología” mal asociada con sinónimo de buena calidad ambiental y sostenibilidad, ahora está de moda utilizarla como prefijo en “eco+algo”; así que empiezan a pulular palabras inventadas que empiezan con “eco”. Me gustaría desafiar a muchos de estos inventores de términos atractivos a que sustenten lo que están diciendo, como ejemplos que estamos viendo de deforestar toda un área natural para crear espacios habitaciones de alto nivel y obviamente inalcanzables para gran parte de la población, sitio al que, además, le creamos un “lago” artificial, y digo lago entre comillas ya que ni siquiera entendemos bien qué es un lago. Más bien deberíamos referirnos como charco o charquito, creando condiciones que podrían ser extremadamente negativas para el entorno que allí habita.

La ecología es hoy más que aquella rama de la biología, es una disciplina en sí y abarca diferentes especializaciones, ya no basta con decir que soy ecólogo (que no es lo mismo que decir que soy ambientalista ni conservacionista). Ser ecólogo significa una profesión que se adquiere con una carrera universitaria o una especialización y este ecólogo o especialista de la ecología tiene tanta responsabilidad con los seres vivos y su entorno, como tiene un médico cirujano con nuestra salud y alguna intervención en nuestros cuerpos, como la tiene un ingeniero civil que construye un puente con nuestra seguridad, o un abogado con el manejo del marco legal que hemos acordado para vivir en sociedad. En esta disciplina que llamamos ecología hay espacio no solo para el campo teórico de la formación, conceptos y teorías de la ecología tradicional, sino también con las interrelaciones con otras disciplinas como biología en sí, urbanismo,  economíasociologíaantropologíageografíaingeniería, derechohistoria, entre otras.

Y me quiero detener en otra “eco+algo” porque economía evidentemente tiene algo que ver con “nuestra casa, ambiente, entorno”, y son disciplinas hermanas, mientras la ecología se encarga de ese estudio, la economía se encarga de la “administración o gestión de la casa, del entorno o del ambiente”, por ello la estrecha vinculación. Cuanto más nos concentramos en los recursos naturales, en la biodiversidad, en la sostenibilidad, más nos vamos al corazón de dos disciplinas crecientes: la economía ecológica y la ecología económica.

Áreas como la arquitectura y la ingeniería son claves. La arquitectura del paisaje debe fortalecer estos conocimientos, sea del ámbito de la ecología o de la arquitectura, para asegurar mantener esos espacios vitales, la ingeniería debe considerar sus intervenciones en ambientes naturales para entender la geomorfología ambiental y evolución del paisaje, y la estructura de la provisión de los servicios y bienes del ecosistema. Veterinaria y Farmacia son dos disciplinas que tienen estrechos lazos con la ecología, ya que los animales no están aislados, tienen un entorno que los afecta y al que afectan, y que además se nos vienen tiempos más exigentes con temas poco discutidos como el bienestar animal. Y en farmacia, todavía no estamos conscientes de la importancia de la biodiversidad en proveer esos activos que tradicionalmente han curado o paliado las enfermedades de la humanidad.

La ecología es una creciente disciplina, la cual, debido a la mayor urbanización del planeta, cada vez presenta mayores desafíos que son atendidos por la Ecología Urbana. La ecología urbana debería basar su estudio en las interrelaciones entre los habitantes de la ciudad, y sus múltiples interacciones con el ambiente en el cual está inserta la ciudad y sus habitantes.

Este importante campo de desarrollo nos impone un enorme desafío de conocimiento, para continuar investigando, los indicadores ecológicos que todos deberíamos adoptar y comenzar a dar seguimiento. Pero no podemos comenzar a adoptar algo que sufre trastornos en el mensaje, que se utiliza para pasar mensajes que no tienen un sustento claro, así que ahora cada vez que veas la palabra ecología o algo que comienza con eco, primero pregúntate sobre la pertinencia del mensaje.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!