Conectáte con nosotros

Opinión

La justicia lentamente se saca las vendas

Causó revuelo la denuncia del Ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, sobre hechos relacionados con el lavado de dinero, contrabando y narcotráfico. La sociedad fue sacudida por esta acción, pues creo que es la primera vez que un alto exponente del Gobierno denuncia directamente a personas que fueron y que aún están indirectamente ligadas al Gobierno. La respuesta del parlamento no se hizo esperar y convocó al ministro  a dar explicaciones sobre la grave y potente denuncia.

Esta acción trajo un dejo de esperanza e ilusión al pueblo después de lo acaecido en San Bernardino, donde resultó víctima una mujer muy conocida y querida por algunos sectores de la sociedad. Una inocente persona falleció por efecto colateral de un supuesto ajuste de cuentas de delincuentes vinculados al narcotráfico. Posterior al reprochable hecho, la reacción de los allegados de la mujer y ciudadanos cansados de la inseguridad reinante en el país, fue realizar una manifestación pacífica enfrente de Mburuvicha Róga.

En contrapartida, los parlamentarios agraviados  por la denuncia concreta del funcionario de alto rango del Gobierno solicitaron un juicio político, asunto que no prosperó, y la rueda siguió rodando lentamente, hasta que, por cuestiones de causa-efecto natural, el grupo agraviado por haber interpelado al ministro se retorció y amenazó con el juicio político a Sandra Quiñónez, Fiscala General del Estado. Como arte de magia, la Fiscalía, como Blancanieves cuando despierta de su letargo, inicia la apertura de la investigación correspondiente de la denuncia hecha por el héroe-villano, Giuzzio.

Muy pocas veces, por lo menos en la vida real, se puede apreciar la metamorfosis de un villano a héroe o viceversa, excepto en la ficción literaria, pero Paraguay es una fuente eterna del realismo mágico, a veces, un hiperrealismo que interpela al ciudadano común como protagonista de su propia historia.

Según las lenguas viperinas y bífidas que deambulan por las redes sociales, este cambio repentino de estrategia jurídica de la Fiscalía se debería a presiones del envejecido y cruel Tío Sam. Acercarnos a la verdad absoluta de estas leyendas urbanas virtuales es imposible, pero no debemos olvidar que, gracias a la adusta presencia de un alto funcionario estadounidense, se pudo lograr una condena histórica a un otrora mandamás y extorsionador de jueces, a quienes los tenía bajo el yugo, el miedo y la angustia.

¿Qué pasa con la justicia de nuestro país? ¿Por qué las leyes no se articulan cuando los hechos antijurídicos son denunciados? Las respuestas solo las tendrán los que ostentan la pesada carga de administrar justicia; a nosotros, los mortales, los de a pie, solo nos resta informarnos de las fuentes de información que, a propósito, van perdiendo credibilidad.

En noticias provenientes del Norte, el presidente Biden ha manifestado que su país iniciará una investigación sobre los grupos lavadores de activos en el mundo. Claro, de rebote nos toca a nosotros, y, coincidentemente con los pormenores ocurridos en los últimos días, se infiere que los EE.UU, otra vez, como policía del mundo, debe meter sus narices en los gobiernos que no  hacen bien la tarea, o que no se adecuan al imperio de la ley.

Paraguay es un país pequeño con  apenas 7 millones de almas que tratan de salir del estancamiento en el que están viviendo. Con esta cantidad de población y con los recursos que tiene el Estado, es inconcebible que no se pueda ofrecer salud, seguridad y educación a su pueblo. Lo más denigrante es que dependemos de países poderosos  para articular nuestras leyes. Se habla mucho de soberanía, de patriotismo, nacionalismo, etc., pero a la hora de la verdad tenemos que pedir auxilio a otros para solucionar nuestros  problemas.

Quiero creer que la acción de la Fiscalía General del Estado es noble y plausible, pero debe accionar con toda la fuerza para desarticular los grupos de delincuentes que han cooptado a la misma Justicia y a otros estamentos del Estado. La justicia debe devolver al pueblo seguridad, confianza, respeto y valores.

[email protected]

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!