Connect with us

Opinión

Comienza hoy en Nairobi la Asamblea de las NN.UU. para el Medio Ambiente

Alberto Yanosky.

Alberto Yanosky.

POR Alberto Yanosky
Director EIISA (Estructura Interdisciplinaria de Investigación Integral Socio-Ambiental) - UNAE

Hoy 28 de febrero comienza en Nairobi la Quinta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. En esta reunión, de la cual el Gobierno Paraguayo participará en forma virtual, se reunirán los representantes de los 193 Estados Miembros de las Naciones Unidas, el sector empresarial, la sociedad civil y otras partes interesadas para discutir y acordar políticas que aborden los desafíos ambientales más apremiantes del mundo. El evento continúa hasta el día 2 de marzo, del cual se esperan lineamientos conclusivos y contundentes para hacer frente a estos desafíos. El tema general de esta Asamblea será el fortalecimiento de las acciones para la naturaleza con el fin de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) reconociendo el papel fundamental que tiene la naturaleza en nuestras vidas y su importancia para el desarrollo sostenible, en lo social, lo ambiental y lo económico.

La naturaleza es clave para cumplir con las metas de la Agenda 2030 que fuera adoptada en el 2015 por los Estados Miembros de las Naciones Unidas, del cual somos parte, y esta Agenda debe estar presente en nuestras vidas y en nuestro accionar ya que tiene como meta poner fin a la pobreza y los conflictos, construir sociedades justas e inclusivas y garantizar la protección duradera del planeta y de sus recursos naturales. La Asamblea da inicio, justamente cuando el mundo está muy alerta a los conflictos bélicos que se están llevando a cabo. Hoy más que nunca los 17 ODS están vigentes y son el marco de cómo los países planear lograr el cometido. Los discursos todos muy elocuentes hablan de la importancia de la naturaleza, tan diversa, compleja y aún poco conocida, que sustenta nuestras sociedades y nuestros modos de vida. Somos conscientes día a día de la degradación y destrucción de los servicios y productos que nos brinda la naturaleza, que lo evidenciamos con la sobreexplotación, los cambios de los ambientes naturales, el desarrollo de infraestructura no apropiada, los cambios climáticos, el avance de las fronteras productivas para atender las necesidades de un mundo cada vez más poblado. Las señales de la naturaleza son muy evidentes, debemos poder proteger zonas naturales, manejar las cuestiones socio-ambientales, y restaurar, en la medida de lo posible, el mundo natural.

La ciencia que nos brinda el conocimiento y la tecnología de la cual hoy disponemos, nos dan las bases para saber qué hacer e ir aprendiendo mientras hacemos (con ensayos y errores), los recursos para una transición hacia un futuro más positivo para la naturaleza se conocen, y los beneficios que nos brindarán también, no sólo a nuestras economías, sino también a nuestra salud, en particular en este proceso que hemos iniciado de un mundo post-pandémico.

Durante la Asamblea, los Estados Miembros debatirán sobre las mejores prácticas para la sostenibilidad, por ello será importante ver qué proponer Paraguay ante este importante evento mundial, y en conjunto con los otros países, aprovechar las experiencias y los debates para catalizar el impacto de los esfuerzos multilaterales para proteger y restaurar ese mundo natural del cual dependen nuestras economías y sociedades.

Ya existe una carta de intención que será la base de la discusión para la Declaración Ministerial, en la cual se reconoce que la pérdida, degradación y fragmentación de ecosistemas y hábitats para la biodiversidad, que el objetivo al 2020 con la contaminación para la gestión racional de los productos químicos y los desechos no se ha cumplido, lo que sigue siendo una amenaza para la naturaleza y nuestra salud; que la innovación, la creación de conocimiento y la inversión en tecnologías verdes que se están llevando a cabo actualmente, nos indica que existen o se pueden encontrar soluciones. Además, reconocen los impactos devastadores de la pandemia de COVID-19 en las vidas humanas y la salud, así como en las economías y las sociedades, amenazando aún más nuestra capacidad para alcanzar la Agenda 2030, y que nos enfrentamos a riesgos recurrentes de futuras pandemias si mantenemos los patrones actuales de interacción con la naturaleza. En general, esta carta de intención reconoce la necesidad de cambios transformadores y sistémicos, y de políticas e inversiones que aborden varios desafíos ambientales simultáneamente a través de enfoques holísticos innovadores que realmente valoren la naturaleza.

Me gustaría invitarlos a seguir las discusiones que se llevarán a cabo en estos días, ver la postura y proposición paraguaya, como un jugador clave en estos debates, y celebrar este 2022, los 50 años de la creación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, con un compromiso real, que trascienda las lindas palabras, discursos elocuentes, pero vacíos de acción en la implementación.

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!