Connect with us

Opinión

Creatividad electoral: encuesta vs. sufragio

POR Por Martín Ramírez Machuca*
Dr. en Lingüística, Lenguas, Filosofía, Educación y Didáctica. Universidad de Kiel, Alemania.

La política criolla paraguaya no nos deja de sorprender. Hace unos días, se ha consolidado la concertación nacional 2023, grupo que aglutina a una cantidad de partidos y movimientos que buscan llegar a las generales con una chapa de consenso, resultante de una votación democrática que se dará entre los candidatos que forman dicho espacio.

Este fenómeno ya lo hemos vivido con Caballero Vargas, pero por ambiciones personales de uno de los candidatos no se logró el éxito esperado. Hace unos lustros también se ha vivido un fenómeno similar, la de Lugo, que “tenía corazón”. Con su movimiento logró tocar el corazón de mucha gente creyente al catolicismo, pues su figura de cura ha jugado un rol preponderante para captar las almas de los feligreses, votantes potenciales para lograr que el exobispo pudiera cambiar los rumbos de la nación. Efectivamente, algunos cambios se hicieron notar rápidamente.

Lugo logró, en corto tiempo, la gratuidad de la salud, la muy mentada salud universal que propugnaban. Lastimosamente, y por cuestiones exógeneas, Lugo fue sacado de poder por medio de un juicio político. Asumió al poder el expresidente de su propia chapa, Federico Franco, que poco o nada ha hecho en ese corto tiempo que le cupo asumir. Su paso por la presidencia ha generado expectativas bastante hilarantes, a tal punto que había sentenciado: “nadaremos en petróleo”, cuestión que hasta ahora no se ha podido lograr, es más, ahora la sociedad está pidiendo socorro para que el combustible baje o no siga subiendo.

Regresemos a la concertación, desde el punto de vista político, me parece una excelente opción para los que están cansados del modelo político actual. Este país idefectiblemente debe cambiar de rumbo, por esta razón, esta agrupación puede ser un puente importante para que el país se reordene y reoganice, y, por  sobre todo, para que los ladrones, evasores, narcotraficantes, contrabandistas y lavadores de dinero vayan a parar con sus huesos a la cárcel.

Dentro de esta nueva constelación política, en  la nueva concertación empiezan los problemas, apenas concebido como grupo. Kattya González, diputada de la Nación, no ha participado de la firma de acuerdo, pero apareció en los medios de prensa con ciertas ideas, arguyendo que el sistema de votación no es el adecuado para que salga el candidato que pugnará contra el elegido del Partido Colorado. La brillante idea de González es la relización de una encuesta auditada con el fin de que los mejores posicionados de la encuesta sean los candidatos por la concertación.

En política todo vale, especialmente en este país que vive los 365 días en proselitismos y peleas partidarias sin tener tiempo siquiera para ordenar los innumerables problemas que ralentizan el desarrollo del país.

La encuesta como mecanismo suplementario al sufragio lesiona el derecho universal del sufragio y es una vía antidemocrática para legitimar un proceso electoral serio.

Me parece loable e inteligente que aparezcan nuevas estrategias de legitimar las voces de los electores, pero en una encuesta, sin tener los elementos logísticos adecuados de validación, es imposible que el ganador pueda ser el verdadero candidato, pues ya se ha tenido muy malas experiencias en las últimas que, al final, benefician solamente a los candidatos que contratan cierta agencia encuestadora.

La tormenta de la “encuesta” pasó rápidamente y en estos ultimos días se la vio a Kattya González con Soledad Núñez, con el fin de formar una chapa presidencial femenina. Loable por donde se lo mire, pero según los oráculos electorales, deben luchar por el puesto dentro de la concertación, porque fuera de ella no tienen chances para llegar al sillón presidencial.

La concertación ya se está cerrando y tiene en su seno a los referentes más importantes de la oposición. Los partidos y movimientos que están fuera de este grupo tendrán que trabajar mucho para lograr imponerse, tanto a la concertación como a los dos grandes partidos tradicionales que, vale aclarar, tienen la estructura a nivel país para lograr sus objetivos.

Ahora, la sombra de la seguidilla de supuestos hechos de corrupción y delitos de grueso calibre que pesan sobre los referentes de los movimientos de moda de la ANR, les puede jugar una mala pasada y un pasaporte a la llanura.

Correo electrónico: [email protected]

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!