Connect with us

Opinión

La nueva economía y el empleo

POR Sofía Scheid
Dra. en Educación

La pandemia nos ha tomado con una capacidad de inversión baja, infraestructura física moderada, pero obsoleta, y un rezago enorme en habilidades el siglo XXI.

El futuro del empleo es uno de los temas más estudiados y debatidos alrededor del mundo. Dentro de esos escenarios futuros, se debate nuestro capital humano con escasa productividad, en una red de empresas, fundamentalmente micro y medianas Pymes que sostienen el empleo, y un alto porcentaje de los mismos informales, 66%.

Tenemos asimetrías en el aparato productivo, donde está un sector altamente competitivo, el agro (hoy castigado por la sequía) y la ganadería. El sector de micro emprendimiento frágil, de alta mortandad por falta de un paquete financiero, tecnológico (conocimiento, saber hacer) ante las demandas de los mercados locales e internacionales”.

Podríamos decir entonces que hemos descuidado el aparato productivo e industrial junto a la infraestructura física obsoleta o deficiente como promotor de mayor inversión extranjera directa.

Por otro lado, la educación de baja calidad y pertinencia, (habilidades del siglo; inglés, español y el uso competitivo de los dispositivos tecnológicos) sin acceso a la salud, por lo tanto baja calidad de bienestar, debido a una débil institucionalidad social.

En cuanto a la industrialización como política de Estado, la mirada no debe ser solamente en torno a reducir las importaciones, y sí a diversificar el paquete exportador, internacionalizar la economía.

Nuestro PIB depende de la agroganadería, electricidad, en gran medida. Eso ya no es suficiente; por lo tanto, la diversificación e internacionalización de nuestra economía deberá estar sustentada en el desarrollo del capital humano.

La diversificación no debe ser únicamente apuntalar los productos agrícolas y ganaderos; urge conectar a los paraguayos con el mercado mundial y para eso necesitamos empresas privadas que encuentren modelos de negocio en los cuales se puedan crear valor, la disposición y habilidad de los paraguayos con las oportunidades del mercado mundial. Eso está ocurriendo muy poco en Paraguay, ese reto requiere de una coordinación del sector público/privado entendiendo de que hay poca confianza y coordinación.

El ejemplo

Desarrollo de software, baja inversión de capital, tiempo para el desarrollo y talento; este proceso no se dio mucho en Paraguay, y sí en Argentina, Chile, Uruguay, por la migración de talento a esos países.

Para emprender una diversificación estructurada en el desarrollo tecnológico, probablemente tengamos que hacer grandes alianzas de startup local, con grandes multinacionales, y eso promoverá la formación de talento, además de convocar gracias a incentivos ese tipo de migración e inversión extranjera directa.

El sector empresarial local deberá innovar e invertir dentro de I+D conectada a la academia, tesis con demanda del mercado. Ejemplo: gobierno, academia, mercado, catalizar a través de un acuerdo público-privado.

Debemos también asumir que el sector privado necesita de autocrítica para saber en qué somos buenos y en qué todavía no lo somos, para seguir aprendiendo. Las inversiones para resolver problemas sociales también son rentables.

¿Cómo está nuestra infraestructura?

Miremos lo que ocurre en Asunción; es un caos. Tenemos que mejorar nuestra movilidad interurbana, allí necesitamos de una nueva matriz energética, ¿vamos a seguir con movilidad a petróleo?

Entonces, podemos decir que el sector productivo privado se ve afectado por lo que NO hizo el sector público. Necesitamos un gran diálogo para determinar dónde están esas trabas y determinar roles; eso nos lleva a un plan para atender las necesidades del sector productivo, para ver sus potencialidades.

Pongamos en el centro este debate, es urgente pensar en el tipo capital humano para emprender este gran plan de diversificación que asegure el empleo en todos sus niveles.

Tenemos una institucionalidad o ministerios con una gran cantidad de datos, procedimientos, etc., que no conocen unos entre otros sus datos para facilitar los emprendimientos y mucho menos interoperan digitalmente (sistema de información inteligente) para las intervenciones competitivas, eso lleva a atomización de los recursos. Por ejemplo, para infraestructura es necesario tener un mapeo de nuestras brechas que orienten las inversiones con miras a esta diversificación y productividad.

La nueva economía se sustenta en el conocimiento científico y el tecnológico; para eso debemos generar el entorno en inversión física y capital humano.

1 Comment

1 Comentario

  1. Carlos D. Giacomuzzi

    28 de junio de 2022 at 08:17

    La deplorable “educación escolar básica y media” además de la Universitaria, salvo raras excepciones, forma al estudiante “para buscar empleo”, no para EMPRENDER!. Y como las mallas curriculares están tan desfasadas de lo requerido para ser competitivos, el desnivel entre lo logrado y lo que exige el mercado global, es enorme. Y me viene la recurrente frase de A. Einstein, “la mejor muestra de estupidez humana es hacer lo mismo, y pretender resultados diferentes”. Si mantenemos a los mismos, haciendo lo mismo, vamos a obtener, LO MISMO!!. Obtener un título para conseguir empleo, hoy ya no sirve, se requieren otras habilidades, que no figuran entre los objetivos de los obsoletos programas educativos. Y quienes dirigen, creen que repetir lo hecho durante décadas (que es lo único que saben, porque no se han capacitado ni estudiado lo nuevo, lo que vendrá) no podrán plantear soluciones NUEVAS!! Sólo, LO MISMO!!

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!