Connect with us

Opinión

Urge revisión de la matriz salarial de los funcionarios públicos

POR Martín Ramírez Machuca (*)
Dr. en Lingüística, Lenguas, Filosofía, Educación y Didáctica. Universidad de Kiel, Alemania.

Estamos con la moda de las filtraciones: audios, videos, listas, pasajeros ilegales en aeronaves y, lo último, la publicación de la lista de sueldos de los funcionarios de la Municipalidad de Asunción, dada a conocer recientemente por el  intendente interino, concejal por Patria Querida (PQ) Álvaro Grau.

Según los datos publicados, habría cerca de 7.500 funcionarios con promedio salarial de G. 5,2 millones al mes. No son nada nuevos estos datos, se creía, sin embargo, que afectaba a más funcionarios.

Desde el advenimento de la democracia, algunos funcionarios  públicos han aumentado sus ingresos en cuanto a salario mensual, me estoy refiriendo al Gobierno Central, pues cada presidente elegido traía consigo una lista bajo el brazo que, indefectiblemente debía ser incorporada en el periodo presidencial.

En los medios de prensa se ha publicado varias veces la cantidad de funcionarios que fueron contratados y/o nombrados, gracias al ganador de la presidencia, algunos con meritos, otros con solo haber apoyado a la chapa ganadora.

Otro fenómeno que se ha visibilizado y practicado hasta hoy en día, son los comisionamientos a nivel de Gobierno Central  y gobiernos locales, es decir, y a modo de ejemplo: un funcionario nombrado por la Municipalidad de Asunción  pide ser comisionado a la entidad binacional Itaipú. Este funcionario mantiene su sueldo original, pero se beneficiaría con algunos ingresos extras de la institución adoptante.

Este sistema se ha expandido y se ha normalizado con el correr  del tiempo. Desde mi punto de vista, me parece interesante este movimiento de personal público, con el fin de fortalecer áreas técnicas en algunas instituciones del Estado que estén necesitando, no lo veo mal, pero lo que sí me parece un tanto exagerado es que se ha universalizado esta práctica que, hoy en día, cualquier funcionario pide su comisionamiento a entidades estatales donde podría ganar más beneficios, codearse con referentes del gobierno, acceder a informaciones sensibles, y otras perlas que genera este sistema.

La matriz salarial del servidor público del país ha cambiando sustancialmente; se ofrecen altos beneficios que no condicen con la realidad financiera del pais, como ejemplo de esta práctica perniciosa es el seguro médico privado para los congresistas, quienes ya tienen un alto salario y un tendal de beneficios, entre ellos, cupos de combustible.

El sector privado, por su parte,  no se puede igualar con  los altos salarios que se ofrecen en el sector público, es más, y duele decirlo, algunas empresas privadas apenas cumplen con el salario minimo básico, otros ni cumplen con el Código Laboral.

La existencia de un matriz salarial diferenciada: una exclusiva para los funcionarios públicos, y otra, la que establec la famosa oferta y demanda. Esto acarrea no solo una segmentación de la sociedad en dos clases sociales bien visibilizadas: una clase con privilegios (funcionarios públicos) y otra que está fuera del alcance de dichos privilegios.

Esta segmentación generada por estas diferencias salariales crea un malestar en la sociedad, para no decir explícitamente, una lucha de clases o generación de odio entre connacionales.

En definitiva, el Gobierno Central y los gobiernos locales, por un lado, deben iniciar un proceso exahustivo para la creación de una nueva matriz salarial, de acuerdo a las leyes y de acuerdo, especificamente, a la situación financiera de país; por otro lado, los funcionarios públicos están para servir a los ciudadanos, pues son estos los que con sus impuestos están pagando para que esta nueva élite de funcionarios públicos tengan una vida holgada, sin sorpresas mediante salarios exorbitantes, claro, no todos los funcionarios públicos del Estado tienen dicha suerte, sino a cierto grupo bendecido.

Lo que el concejal Grau ha publicado merece la atención de  las autoridades con el fin de iniciar un proceso de sinceramiento del salario de los funcionarios publicos. Claro, no se debe dejar de lado la importancia de los órganos que controlan la economía del país, estos deberían iniciar el diálogo sobre esta problemática.

Correo electrónico: [email protected]

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!