Conectáte con nosotros

Opinión

El partido está 1 a 1

La política local se está poniendo muy interesante, esta vez, el embajador de los EE. UU. ha informado que el vicepresidente de la República, Hugo Velázquez, fue declarado “significativamente corrupto” por el Dpto. de Estado estadounidense. Con esta declaración, el marcador va 1 a 1, si lo aplicáramos a un partido so’o en canchita y torneo de barrio.

Es interesante cómo mueve el interés de la ciudadnía todo lo que el nuevo embajador de los EE. UU. está destapando, aunque solo se le niega la entrada al país del norte no implicaría ninguna sanción penal, de momento, según se puede desprender  de ambas conferencias de prensa dadas por el actual embajador.

Lo interesante es descifrar qué significaría “entre otras”, según lo ha repetido el embajador. Aparte de haber anunciado que los EE. UU. seguirá colaborando con el Paraguay, amigo y aliado del país de la barbacoa (asado), ante la insistencia de los periodistas de sacarle más información, el embajador solo ha repetido lo que ya todo el mundo sabe.

Lo esencial que se debe debatir a nivel nacional es la responsabilidad que tienen los partidos politicos que llegan al poder, la ANR, en estos dos últimos periodos, ha tenido la responsabilidad de la conducción del país, implica esto que como organización política debería preocuparse por el desarrollo de la nación, de mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, de darles una educación de alto nivel y garantizar salud y seguridad.

Estos ejes tan manoseados y usados por los actuales precandidatos, no fueron prioridad en estos dos últimos gobiernos, claro, desde mi perspectiva. No se ha sabido congeniar ni elaborar precisas y sólidas políticas públicas para el beneficio de la sociedad. Tampoco se ha tratado de reducir el aumento de la delincuencia. Hoy en día, el Ministerio Público está en el foco de atención debido a las supuestas neglidgencias en sus funciones.

Estas desprolijidades de estos dos gobiernos se reflejan actualmente en esta nueva práctica diplomática de declarar corruptos a los referentes políticos que estuvieron o están en el ejercicio del gobierno. ¿Dónde están lo ciudadanos prosoberanía? No los veo aglutinarse en frente de la embajada estadounidense para reclamar “intromisión” en asuntos internos del país. En décadas pasadas, el showman de la época era Domingo Laíno, quien llegó a quemar una bandera norteamericana frente a la embajada, mal o bien, era una demostración de sus ideales como paraguayo, o como él habría creído que fuera.

Lo grave de estas declaraciones del embajador es que lo sitúa como un ordenador de la justicia en el país (un peacemaker), para no decir un fiscal. Esta acción infiere que las instituciones estatales de resguardar el estado de derecho en el país están totalmente avasalladas por agentes exógenos al funcionamiento normal de Estado paraguayo.

El embajador estadounidense lentamente está ganado visibilidad y quizás poder dentro de la confusa coyuntura política del momento. ¿Por qué hemos llegado a este nivel de sometimiento? ¿Por qué la justicia no toma al toro por las astas? ¿Qué le impide demostrar que está al lado del pueblo, fuera quien fuere el involucrado en deleznables acciones delictivas?

Hasta hoy día, no ha habido respuestas concretas de las autoridades competentes en el ámbito de la justicia del país. Un Congreso que ha fracasado en reiteradas ocasiones de solicitar el juicio político a la fiscal general del Estado, sin visos de llegar al objetivo.

Resta esperar nuevamente la próxima convocatoria para conocer a los siguientes héroes de la Lista Engel que, a propósito, Engel en alemán significa “ángel”, vaya ironía, los angelitos declarados significativamente corruptos.

Me supongo que los analistas políticos (de moda en estos momentos) estarán muy desorientados sobre el futuro inmediato de la política local. Es muy complejo el panorama y matemáticamente tampoco da para analizarlo, como ya estamos acostumbrados cuando la selección paraguaya se mete en un mundial.

La situación es muy grave, amerita un consenso nacional para restaurar la tranquilidad, la gobernabilidad, y que las futuras elecciones puedan ser altamente democráticas y, ojalá con candidatos honestos que se ocupen del pueblo  paraguayo.

Correo electrónico: [email protected]

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!