Conectáte con nosotros

Opinión

“Aráka, mi amor”

POR Martín Ramírez Machuca
Dr. en Lingüística, Lenguas, Filosofía, Educación y Didáctica. Universidad de Kiel, Alemania.

Nuestra condición de país bilingüe nos da una poderosa capacidad para crear, transformar y revitalizar palabras que se vinculan directamente con el contexto social de conyuntura. Si tomamos como ejemplo nuestro actual momento político, podemos citar algunos nombres der algunos referentes políticos que se van distorsionando con el paso de elocuentes intervenciones en la arena política. Marito se transformó en “Mborito”, Santi en “Chanti”, Horacio en “Horicho”, Sandra en “Malandra”, entre otros,  que se pueden rescatar en los medios de prensa.

En lingüística existe un término técnico muy interesante, pero muy pocas veces utilizado, es la moda lingüística, ¿que significa eso? En cuanto al léxico, implicaría la aparición de una o varias palabras que el colectivo social las usa frecuentemente. A modo de ejemplo, en décadas pasadas, se escuchaba mucho la palabra aráka, mi amor“, una abreviación de araka’e del guaraní = ¿cuándo? El contenido semántico de esta frase podría ser de “imposible de lograrlo”,”nunca”, “estás equivocado”, entre otros. En nuestro contexto sociolingüístico se dan estas modas, como bien lo dice el nombre, es una moda pasajera, es decir, la moda pasa cuando el vocablo pasa en desuso por su inexorable desgaste, la gente se cansa y ya no lo utiliza. El vocablo no desaparece por arte de magia, sino que es reemplazado por otro vocablo de moda.

Por el contacto con el portugués también aparecen varias palabras que ya están integradas en nuestro léxico. Conviene ilustrar algunos ejemplos de un estudio hecho por el colega Domingo Aguilera [1],  quien ha publicado recientemente un artículo que aborda el tema de los “Lusismos en el guaraní paraguayo”. Con el correr del tiempo, estos vocablos, y por el uso y costumbre, van sedimentándose y forman parte del repertorio lingüístico de la sociedad. En la comunidad lingüística de hablantes comunes no se percibe como extranjerismo. Veamos algunos ejemplos que el profesional Domingo Aguilera publica en su artículo. En el apartado de préstamos se pueden apreciar los siguientes vocablos: cachaza, cacho, cerrazón, chambón, changa, (a)ñeacompaña, chicote, fariña, farrear, entre otros.

También el fenómeno de guaranismos integrados en el castellano paraguayo se visibiliza en esta pequeña lista recopilada a modo de ejemplo: aguará guazú (aguara guasu), ananá (anana), apepú (apepu), caracú (karaku), caraguatá (karaguata), chipá (chipa), guarania (guaránia), Guapurú (yvapurũ), Jaguar (jaguarete), Jacaranda o Jacarandá (jakaranda).

Hace un tiempo he estado siguiendo la aparición de varias palabras nuevas, palabras de moda e incluso frases que no se integrarán al léxico de la poblacion, sino que, llegado un tiempo limitado, estos vocablos pasarán de moda y quizás al olvido, tal como pasó con la frase aráka, mi amor”. Hoy en día ya no se oye, tampoco la palabra “purete” que estuvo de moda hace unos años atrás.

Una palabra de moda actual es “narcoabogado”, que significaría un abogado que defiende exclusivamente a narcotraficantes. Esta acepción de “narcoabogado” estaría generando últimamente una segmentación entre abogados que defienden normalmente todo tipo de delitos y abogados que defienden a narcotraficantes, esto implicaría cierta conexión, vínculo con esos individuos, claro, son meras hipótesis.

El paraguayo es muy hábil con sus lenguas. El famoso apodo, marcante o una palabra que resume las características del personaje lo crea en un santiamén.

Tenemos que prestar atención a nuestra lengua, a las incursiones, integraciones, y, en especial, a las palabras de moda que diariamente se leen en los medios de prensa y en las redes sociales. La aparición de vocablos es el mejor termómetro para entererarse de lo que está pasando en nuestra sociedad.

Sería interesante que los electores revitalicen la frase aráka, mi amor” en  estas extemporáneas, distractoras y perniciosas campañas electorales: que estos potenciales votantes no caigan como chorlitos ante tantas promesas populistas.

En resumen, la respuesta adecuada y correcta para estos perifoneros es : Aráka, mi amor”

Correo electrónico: [email protected]

Fuente consultada

[1] https://sociedadcientifica.org.py/ojs/index.php/rscpy/article/view/168/131

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!