Conectáte con nosotros

Opinión

No te desprendas de tu basura

POR Martín Ramírez Machuca
Dr. en Lingüística, Lenguas, Filosofía, Educación y Didáctica. Universidad de Kiel, Alemania.

El plástico es uno de los materiales que se suma  a los componentes nocivos que dañan el medioambiente. Diversas organizaciones tratan de concienciar a las empresas que reduzcan el uso de plástico en sus productos. Algunas regulaciones ya han frenado el uso de bolsas de plástico en los supermercados, en reemplazo se utiliza una serie de combinaciones más eficaces: papel, bolsas reciclables, bolsas de tela e incluso bolsas de plástico biodegradables, pero estos últimos son muy caros y, al final, el consumidor final debe pagar un poco más por estas bolsas especiales.

Hace un tiempo, varias organizaciones impulsan la colecta de tapitas de botellitas de plástico, sea cual fuere la marca del producto. Estas tapitas se canjean por dinero o por alguna ayuda social. Algunas instituciones educativas alemanas impulsan estas campañas con sus alumnos para luego canjear por dinero y de ese modo costear algunas excursiones de grado. Una iniciativa bastante efectiva, pues se logra concienciar a los chicos sobre el  efecto dañino que tiene el plástico en el medioambiente y, por otro lado, los chicos adquieren responsabilidad social en el sentido de generar recursos para solventar algunos proyectos colectivos.

Para abril del año 2024, la Comunidad Europea exigirá  que las tapitas de las botellas de plástico de las bebidas refrescantes ya no se puedan desprender del envase. Esta reglamentación tiene como objetivo reducir la basura que produce el plástico.

La reacciones de los consumidores no se hicieron esperar, pues algunos opinan que no es práctico que la tapita esté adherida al envase, también los productores de bebidas reclaman que este nuevo mecanismo eleva los costos de producción.

La organización Greenpeace tampoco cree que el nuevo sistema fuera una solución para el problema que genera el plástico. Florian Kasse, miembro de la organización, declaró que “Todo esto no es muy práctico. Probablemente muchos intentarán arrancar la tapa por la fuerza”.

Coincido con el Sr. Kasse, pues personalmente intento siempre desprenderme de la tapa y me genera cierta incomodidad, pero bueno, es cuestión de acostumbrarse. Esta medida no solo afecta a las productores de bebidas refrescantes, sino también a otros productos, como  la leche en cartones. A modo de ilustración de este nuevo sistema, van a constinuación unas fotografías:

Me pregunto cómo andamos a nivel local, pues la basura en  un problema que afecta en forma crítica a los municipios del país,  especialmente al municipio de Asunción, la capital, que actualmente cuenta con un vertedero en Cateura, cuyo cierre inmediato exige la ciudadanía.

Para los funcionarios municipales, esto no sería tan fácil de realizarlo sin tener los recaudos técnicos para el efecto. En esta línea, la empresa EMPO tendría la licencia ambiental de operación hasta diciembre de 2022.

Cada vez consumimos más y ensuciamos más, esto también pasa por la falta de conciencia ciudadana hacia el medioambiente y refleja una  vez más la falta de educación para entender y dimensionar el daño que genera la basura.

Una  tapita de plástico parece ser  inofensiva y que no traería ninguna consecuencia, pero en cantidad, sí  acarrearía graves problemas a las cañerías de desagüe de la ciudad.

Así como la Comunidad Europea exige que las tapitas no se desprendan del envase, ¿por qué no iniciamos una campaña para que los ciudadanos no se deprendan de su basura hasta llegar al primer basurero? Sería genial, ¿no te parece?

Correo electrónico: [email protected]

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!