Conectáte con nosotros

Opinión

Desde ataúd hasta irresponsables declaraciones

POR Martín Ramírez Machuca
Dr. en Lingüística, Lenguas, Filosofía, Educación y Didáctica. Universidad de Kiel, Alemania.

La sociedad apenas se está recuperando del grave error cometido por el Ministerio de Justicia y los responsables del penal de mujeres Buen Pastor. Si bien es cierto que se ha subsanado rápidamente con el cambio de ministro y de la directora del mencionado penal, aún quedan en  la nebulosa las razones que impulsaron a los familiares del abatido líder del EPP solicitar el privilegio de que la hermana del criminal abatido se despidiera de él. Siguen las investigaciones con el fin de dilucidar cabalmente tan irracional y bochornoso episodio.

Ahora, nuevamente y estrenando ministro de Justicia, la excoordinadora de Establecimientos Penitenciarios Femeninos, Ana Dina Coronel, hizo unas declaraciones de grueso calibre a la prensa sobre el supuesto paradero del ex vicepresidente de la República, Oscar Denis. Las respuestas de los familiares del expresidente no se hicieron esperar, y en una triste conferencia de prensa  pidieron, por lo menos, respeto hacia la figura de su padre y de los demás secuestrados.

El torbellino que generó la declaración de la excoordinadora está soplando con fuerza a los exministros y al ministro de Justicia, y al propio ministro del Interior,  quienes desde sus perspectivas ensayan respuestas de todo tipo.

Parece un caso de un juego de niños, cuando la madre les regaña por haber hecho algo inadecuado, “yo no fui, fuiste vos; no, él fue”, con estas estrategias los niños se salvan de ligar zapatillazos y la historia queda en el folclórico oparei. Lo que molesta es justamente esto, que ninguna institución gubernamental toma el caso con responsabilidad, nadie se hace responsable de hechos que diariamente atentan contra el Estado de derecho. Todo lo contrario, se encargan de crear una usina de especulaciones de todo tipo y sin culpar a nadie, esto se convierte en una nebulosa que no tiene ninguna visibilidad ni entidad. Una vez más, el Gobierno está en  modo avión, pues sus principales actores están en plena campaña proselitista. Tan miserable puede convertirse el ser humano en estos casos que nada le importa el sufrimiento de los familiares que reclaman alguna señal de vida de sus seres queridos.

Paraguay y su sistema judicial se parecen a una novela de cien años, pues un tendal de delincuentes, entre ellos criminales de alto voltaje, estafadores, lavadores de dinero y otras perlas, tienen privilegios y ponen en jaque a la ciudadanía. Algunos delincuentes son sobreseídos, algunos imputados se mofan del pueblo desde sus curules en el Congreso. ¿Tan ciega es la justicia? El pueblo le debería ayudar a la dama de la Justicia a sacarse el velo para que vea lo podrido que está a su alrededor. Ningún gobierno en estos años “democráticos” ha hecho un mea culpa de las atrocidades que fueron cometidas durante sus gobiernos, todos y todas blancas palomitas, algunos, incluso, disfrutando de la “fresca viruta”, como solía decir un conocido radialista.

Los emisarios de los EE. UU., aparentemente ya tomaron el control de esta última cola que le queda al gobierno, ante la mirada lánguida y rendida de sus gobernantes. ¿Por qué la Fiscalía no actúa e imputa a los delincuentes que atentan contra el orden jurídico del país? Es la pregunta y pedido al mismo tiempo que recientemente  el emisario de alto calibre del Gobierno de Biden ha dicho en la última conferencia de prensa. La paliza que dio antes de abandonar el país no immutó a ningún responsable del Gobierno, estos siguen con sus campañas proselitistas y dejando al pueblo a la deriva.

Paralelamente a este nuevo hecho sensible, triste y bochornoso que sacude a la sociedad, Lula, “Fome Zero“, ganó las segunda vuelta en el país vecino, Brasil: un gigante que con un estornudo nos deja  engripados a todos. La temida izquierda se ramificó en toda Latinoamérica, y Paraguay está a punto de unirse a esta nueva aventura geopolítica, pues con este supuesto gobierno de “derecha“, en estos cinco años, lamentablemente no ha podido levantar vuelo. No nos olvidemos que Paraguay debe negociar con Brasil sobre el Anexo C de Itaipú. Se avecina otro desafío, pero como los errores son rutina en este Gobierno, no nos sorprendamos de que Brasil se lleve la mejor tajada y nos deje a la luz de velas de cebo.

Ahora es tarde para que este Gobierno recapacite y que se levante como Lázaro, ya solo debe ordenar las cuentas y dejar un Estado no tan desvalijado. Lo que debe hacer este Gobierno, por lo menos, es encarcelar a los criminales, a los delincuentes, motochorros y toda laya de indeseables que a diario ponen en zozobra a la ciudadanía.

Que este Gobierno haga un mea culpa por la inutilidad y fragilidad con que ha gobernado estos cinco años perdidos.

Un ataúd en el Buen Pastor, por temor a un motín de una criminal, y ahora una exfuncionaria del Gobierno, quien visibiliza nuevamente la desgracia que nos ha tocado en este periodo.

La seguidilla de errores de chapucerías de la administración central está latente, ya casi cerca del tan meláncolico din, din, don.

 

Correo electrónico: [email protected]

 

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!