Conectáte con nosotros

Opinión

Censo Nacional 2022: un inexorable fiasco

Es increíble cómo este país no levanta cabeza, pasaron 33 años del cambio de timón a la “democracia” y aún se practican los mismos vicios y errores del pasado. Si detenemos nuestras vidas por unos minutos y hojeamos las páginas de los principales de los medios de prensa del país, nos daremos cuenta que la vida en Paraguay se ha detenido, que no ha cambiado nada, que los actores son otros, pero los vicios siguen siendo los mismos. En solo una semana ocurrieron algunos lamentables hechos: el ministro de Educación fue convocado por el Congreso, el ministro de Defensa es denunciado por utilizar la institución para su campaña política, un nuevo caso de abuso sexual en una institución educativa sin avizorarse ninguna reacción por parte de los directivos, unos jóvenes bien “masculinos” golpean y dejan gravemente herido al hijo de un conocido empresario, entre otros eventos negativos que entorpecen el desarrollo y la convivencia armónica de la nación. La guinda que coronó la seguidilla de hechos que  molestan  a la sociedad fue el Censo Nacional 2022.

En esta línea, saltan un tendal de irregularidades que la ciudadanía empezó a denunciar masivamente. Los medios se han hecho eco de esta nueva bofetada que ha recibido la sociedad, que dicho sea de paso, se ha portado diligentemente y ha obedecido fehacientemente con la orden del gobierno de quedarse en la casa a la espera de los censistas. Esta vez, la medalla de oro se la lleva la ciudadanía y la medalla de palo o sea garrote: el gobierno, cuyo jefe tuvo la muy buena idea de festejar su cumpleaños en Alemania.

Los datos que saltan de la  actividad del miércoles pasado son los siguientes:

  1. Costo: 43 millones de dólares, crédito del BID que los inocentes y hastiados connacionales deberán pagar en cuotitas.
  2. 6 millones de dólares habría costado un precenso llevado a cabo.
  3. Y la perla, 5 millones de dólares en viáticos, este último es la piedra del escándalo, muchos censistas no recibieron el viático prometido, algunos incluso no han tenido tiempo de desayunar y almorzar hasta la finalización del censo, según denuncias de algunos censistas.
  4. No se ha llegado al 100% de viviendas.

Es inadmisible que nuevamente este censo con un millonario desembolso crediticio desemboque finalmente en un fracaso, por enésima  vez, la sociedad ninguneneada, bajo merced de los gobernantes y funcionarios incapacces y poco creativos para solucionar problemas básicos de ejecución gubernamental.

En conversación en una ronda de amigos, destacados referentes de la política nacional y con ansias de cambios del modelo actual que está corroyendo la estructura esencial del Estado, debido a la inutilidad y falta de operatividad de sus  responsables, coincidimos que esta vez,  más que nunca, que se ha visibilizado el desgano e incompetencia en el ocaso de este gobierno que inició con una debilidad natural.

Uno de los temas discutidos fue el hecho por qué no se ha utilizado el contingente de objetores de conciencia, que bien podrían haber desarrolllado la tarea de censar a la población. Estos objetores de conciencia, se entiende que a estas alturas ya serían una buena cantidad, podrían haber ahorrado una ponchada de dinero al presupuesto del censo. Se tuvo que recurrir a los militares y policías para cubrir las “deserciones” de los censistas: otro error del censo, claro, si esto fuera verdad, gente irresponsable que se ha anotado para trabajar y luego horas antes no ha aparecido,  estos deben ser sancionados por dar rienda suelta a la burla sistemática del gobierno.

Por otro lado, el gobierno se jacta que se ha censado del 73% al 90 % de la viviendas, y que las casas no censadas están plenamente identificadas, ¿otra burla?. Como auxilio y desesperación han habilitado un página digital para introducir los datos de los no censados, pero tampoco esta estrategia es segura, según algunos técnicos.

Definitivamente, este gobierno ha sido un fiasco para el país, un pueblo que pide a gritos que se cambie el modelo político, económico y social para, por lo menos, ver la luz del progreso y, justamente se ha pedido un desangrante crédito para obtener datos fidedignos de la actual situación del Estado en todos los órdenes, pero al parecer nos quedaremos nuevamente con las ganas de ver la ansiada luz del desarrollo.

Sin lugar a dudas, este gobierno debe irse o por lo menos, debe cerrar el grifo del derroche y blindar los recursos del Estado.

Este pueblo está hastiado de pagar deudas de inescrupulosos, antipatriotas que se mofan de la ciudadanía honesta.

Correo electrónico: [email protected]

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!