Conectáte con nosotros

Opinión

IPS: ¡Que los administradores paguen de sus bolsillos!

POR Martín Ramírez Machuca
Dr. en Lingüística, Lenguas, Filosofía, Educación y Didáctica. Universidad de Kiel, Alemania.

La novela del IPS sigue sin tener un final feliz como las películas estadounidenses. Esta novela tiene su origen desde la génesis de esa  institución. Por varias décadas esta institucion ha sido motín de oro para los políticos de poca monta, chupamedias y cualquier personero del gobierno de turno. En su historial hubo casos de ilustrados referentes políticos quienes hicieron “uso y abuso” de esta noble institución. Incluso, muchos familiares de estos próceres de la democracia fueron atendidos con preferencia en ese hospital, con tratamientos y cirugías de alta complejidad, pues es el único hospital en el que se puede realizar complejas intervenciones quirúrgicas.

En estos últimos pataleos de este gobierno ineficaz y con el consabido antipatriotismo del actual Congreso Nacional, los impopulares cartistas con la ayuda de los oficialistas, una vez más le dan con el mazo al dinero de los asegurados, al de a pie, al  del sueldo mínino que con suerte, si estos políticos antipatriotas aún no vacían por completo esta institución, se llevarían algún dinerillo a sus casas como pensionado o jubilado.

Es la hora que los asegurados levanten  su voz de protesta por esta manipulación y saqueo sistemático que sufre esta institución por décadas. ¿Cómo se ha originado esta deuda? ¿Quiénes estuvieron detrás de esta deuda acumulada? ¿Cómo cayeron tan “fácilmente“ los proveedores de medicamentos para “fiar” al IPS? Hay tantos interrogantes, que si la prensa de investigación se pusiera las pilas, lograría detectar los tentáculos ramificados en esta institución.

El servicio médico es solo uno de los ejes de la estructura de esa institución, pues el motor y savia del IPS es la seguridad social. ¿Qué significa esto? Muy simple: que al cabo de cierto tiempo de aporte, el trabajador recibiría en concepto de jubilación cierto monto por tantos años trabajados y de haber aportado en conjunto con sus patrones.

Para ir deshilando y reorganizando esta institución, pienso que desprender el servicio médico del organigrama del IPS y tercerizarlo sería una estrategia viable. En otros países un poco más desarrollados existe este sistema, una caja central de jubilaciones y el servicio médico tercerizado o articulado por instituciones de alto renombre en el cuidado de la vida.

El caso de IPS es un javorái, que solo los que están dentro del sistema administrativo tienen las informaciones precisas del funcionamiento y pueden entender realmente el karaku de dicha institución.

El Congreso, esta vez, nuevamente para “salvar al IPS” y que no caiga en una catástrofe financiera, ha aprobado un millonario préstamo para saldar esa deuda actual. Se debería hacer un recuento de los presidentes del IPS que pasaron en esta era democrática y que paguen de sus bolsillos la deuda contraída en sus admininistraciones. Algunos de anteriores administraciones, hoy en día, están disfrutando una vida holgada y sin estrés, y seguramente con seguro privado; con medicamentos garantizados, otros, sin embargo,viajan al Brasil para tratarse de enfermedades terminales o casos difíciles de tratarse en nuestro medio.

El mejor sistema de salud de Paraguay vociferado por un expresidente, fue una de las falacias más visibles que la sociedad pudo constatar; a pesar de ello, los borregos que aún le siguen a este expresidente, siguen dando bofetadas al sufrido y cansado pueblo. Esto, de seguir así, con el tiempo, traería serios problemas sociales: con el dinero de sacrificados asegurados no se juega, ni mucho menos que se hipoteque la ansiada jubilación.

Ahora, la pelota está en manos del debilucho presidente, aunque no se tiene mucha esperanza ya que no ha vetado la prórroga del mandato de los intendentes del país, solo para no enfrentarse a la bestia del momemto: el Congreso Nacional, que al final, hace lo que se le da gana, y se atribuye macrofunciones que corresponden a los demás poderes del Estado. Es más, según las noticias, el presidente adelantó que aprobaría la ley.

Esta sociedad sigue en su fase indolente, que perrea con el Conejo Malo, que aplaude como focas las violaciones de la CN y desaparece cuando el Estado la necesita para trabajos de carga social, como el Censo 2022.

¡Que paguen de sus bolsillos los actuales administradores! Fin del bucle.

 

Correo electrónico: [email protected]

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!