Conectáte con nosotros

Opinión

La Corte ha iniciado una justa purga

POR Martín Ramírez Machuca
Dr. en Lingüística, Lenguas, Filosofía, Educación y Didáctica. Universidad de Kiel, Alemania.

Es plausible la unánime decisión del pleno de la Corte Suprema de Justicia en solicitar la renuncia de su colega Antonio Fretes de su cargo de ministro del más alto órgano de la justicia. Esta acción deberá ser un hito para la historia de nuestro país, pues entiendo que en nuestra historia  reciente es la primera vez que el pleno de la Corte quiere separar a uno de sus miembros. ¿Terminó el corporativismo? Es una pregunta muy inocente con el fin de hilar o presagiar lo que podría acontecer en los próximos días en que se avecinan tormentas electorales.

Estimo que el Congreso, la Fiscalía y otras sensibles instituciones podrían emular ipso facto la valiente decisión de los miembros de la Corte. Alguien o alguna institución debería iniciar el proceso de depuración de las instituciones que, aparentemente, estarían cooptadas por fuerzas exógenas, o quizás por políticos inescrupulosos que se sirven de las instituciones estatales para beneficiarse personalmente. Esta práctica se ha hecho cuasi parte de la “cultura” de nuestro país, pues en cada periodo gubernamental saltan escándalos de gran magnitud y que ralentizan el desarrollo del país. Un ejemplo muy pueril es nuestro alicaído, vencido y anacrónico sistema de transporte público, dominado por un grupo empresarial que se congracia con cada gobierno de turno. Puedo citar otros ejemplos, pero se lo dejo a la creatividad del lector que cite los que crea pertinentes.

Se dice que el mal no puede vencer al bien, creo que el paso que han dado los miembros de la CSJ tendrá un viraje positivo con un efecto derrame hacia otras emblemáticas instituciones que están corroídas por la corrupción. Destaco el coraje y patriotismo de estos miembros, pues se apartan de la maldad, de la corrupcion, del tráfico de influencias, de masones inescrupulosos que buscan solo potenciar su tentáculos en el recinto sagrado que cobija la justicia.

La CSJ deberá tomar la posta desde ahora en adelante en presionar y alentar a los otros importantes referentes de los órganos del Estado a depurar sus filas. Con la ley en la mano y los ojos cerrados deberían visitar y golpear puertas para liberar de parásitos depredadores y aniquiladores de sueños de progreso del país.

Tres décadas de práctica democrática creo que ya nos da el carácter y reputación necesarios para enfrentar a la poderosa corrupción que se ha instalado a lo largo de estos años. Este país ya no da más como para aguantar el fracaso de otro periodo presidencial, como el anterior o el actual que agoniza lentamente.

Estos 10 años fueron una lucha interna y desazón para el pueblo en general, para los de a pie: un infierno; para los acomodados y cleptómanos de los bienes del Estado, siempre de “maravillas”, como había sentenciado un político de alta alcurnia.

El Congreso Nacional debe imperiosamnte ponerse los pantalones y acompañar la iniciativa de depuración. En estas acciones, sin lugar a dudas, el pueblo estará acompañando de cerca y, con seguridad, los políticos partriotas tendrán el voto honesto de los ciudadanos de bien quienes anhelan un mejor país, una educación de alta calidad para su población, seguridad y, por supuesto, un servicio sanitario que fortalezca a la población.

Entiendo que si el efecto cascada de los miembros de la CSJ ha iniciado, por fin se vería el verdadero funcionamiento del Estado de Derecho en el país. Es imperativo que el Paraguay pueda levantarse del catastrófico nivel en el cual actualmente está ubicado, en cuanto a su funcionamiento  jurídico, de acuerdo al último informe del World Justice Project (WJP, por sus siglas en inglés).

Es una verdadera lástima que un país tan rico en recursos naturales y con tres hidroeléctricas tenga que soportar semejante vergüenza internacional, todo porque los referentes políticos no supieron leer el significado real de la democracia ganada hace tres décadas.

¿Qué se ha logrado en estos años?, ¿convertirnos en un país mendicante y atado de manos y pies ante peligrosos criminales que frenan el desarrollo del país?

Ojalá que los miembros honestos de la CSJ puedan seguir con la limpieza de la justicia, es más que justo y necesario devolver la tranquilidad al pueblo y, sobre todo, que se vuelva a creer que hay justicia para todos en el país.

 

*Correo electrónico: [email protected]

Click para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Los más leídos

error: Content is protected !!