Conectáte con nosotros

Política

Por tráfico de influencias el diputado Portillo va a juicio oral

Portillo es acusado junto a la abogada Lucía Escobar tras una denuncia por solicitar una coima de US$ 3.000. Foto: HCD

Portillo es acusado junto a la abogada Lucía Escobar tras una denuncia por solicitar una coima de US$ 3.000. Foto: HCD

Se elevó a juicio oral y público el caso donde el diputado Carlos Portillo está acusado por tráfico de influencia. La jueza penal de Garantías de Ciudad del Este a cargo del caso es Cinthia Garcete, tras la audiencia preliminar realizada ayer en Ciudad del Este.

En la audiencia preliminar la fiscala Liliana Alcaraz, solicitó que el caso sea elevado a juicio oral, tras analizar las pruebas la magistrada Garcete dispuso que finalmente el proceso abierto a Portillo en el 2018 se elevado a juicio oral.

Ahora se debe sortear el Tribunal que juzgará a Portillo  y la fecha.

Portillo sigue ocupando su cargo en la Cámara Baja, donde sus pares lo salvaron de la pérdida de investidura, a pesar que se configura en tráfico de influencias en el ejercicio de sus funciones.

Antecedentes

El caso data de años pero la denuncia la realizaron en 2018 cuando a Portillo se lo acusó junto a la abogada Lucía Escobar tras una denuncia por solicitar una coima de US$ 3.000 a la contadora Auda Fleitas (que estaba procesada por estafa), para conseguir una sentencia favorable.

El diputado le aseguró a Fleitas que tras el pago conseguiría la resolución favorable en la Sala Penal de la Cámara de Apelaciones, donde estaba el expediente.

Dicha sala estaba integrada por Mirian Meza de López, Aniceto Amarilla y Isidro González, quienes están destituidos por otro caso. Meza de López reconoció que la visitó el diputado, en presencia de Amarilla.

La Fiscalía confirmó los datos en el cruce de llamadas entre los involucrados, para la supuesta obtención de la resolución favorable para Fleitas.

En un audio presentado como evidencia se oye a Portillo pedirle el dinero a la mujer.

Portillo logró chicanear el proceso y llevarlo a Ciudad del Este, donde lo mantuvo cajoneado por años gracias a una serie de chicanas.

Clic para comentar

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los más leídos